Posteado por: museodegrandesnovedades | febrero 12, 2012

Los perros de la metropolitana

http://www.lanacion.com.ar/1444510-cada-vez-hay-mas-trabajo-para-perros

Cada vez hay más “trabajo” para perros

Varias instituciones y organizaciones del país y el exterior preparan ejemplares de todas las razas para las más diversas funciones

Seguridad, contrabando de divisas, terapia asistida, rescate, búsqueda de especies amenazadas, detección de enfermedades, salvataje… Cada vez son más las “ofertas laborales” para los perros, cualquiera que sea la raza. Los ovejeros alemanes ya no son los predilectos para las tareas policiales ni los labradores son sólo excelentes animales de compañía. Las cualidades del animal ante los primeros desafíos son determinantes.

El inspector Rodrigo Conesa, jefe de la Escuela de Canes de la Policía Metropolitana, sostiene que, para seguridad, “tiene que ser un perro con carácter. Buscamos que se imponga. No ataca si el guía no se lo ordena”. Para eso, se lo adiestra en dos etapas. “Primero, lo condicionamos con repeticiones para que cumpla una orden. Cuando lo logramos, tenemos que desacondicionarlo para que cumpla la misma orden, pero con una seña o una voz de mando”, comenta Conesa, mientras el oficial mayor Ramón Arregin dirige los ejercicios de Mora, Zuca y Golum en el campo del Instituto Superior de Seguridad Pública, en el Bajo Flores.

Allí, cada perro tiene su función. Golum es un boxer que el año pasado halló 200 kg de cocaína escondidos en un automóvil durante un allanamiento. Su trabajo lo comparte con un mestizo y una malinoise, Sucaa, que los fines de semana hace tareas de prevención en plazas porteñas con Dana e Indio, dos ovejeros alemanes, y Matías, un rottweiler bastante curioso. Mora, una labradora de pelo negro azabache, está tan especializada como Arón, un golden retriever, en la búsqueda de explosivos.

Para el adiestramiento, según comenta Conesa, “hay que tener paciencia, ganas y tiempo. El perro también tiene que tener ganas de hacer los ejercicios y para eso tiene que estar descansado y bien cuidado. Se lo entrena con lo que más le gusta jugar. Llega un momento en que logra una asociación con un 100% de éxito”.

Tanto en estos perros como en los que buscan especies amenazadas, los que colaboran en el tratamiento de enfermedades, que buscan drogas, explosivos o billetes, que rescatan personas o encuentran cadáveres en derrumbes, avalanchas o aludes, la preparación empieza con el juego.

Primero, conocen los olores con los que trabajarán: los ácidos para producir las drogas, las tintas de los billetes, la pólvora de los explosivos o los líquidos del cuerpo humano en descomposición. Si se trata de la búsqueda de personas, se usan señuelos. Lo primero que van a encontrar es su juguete, que, de a poco, se reemplaza con un objeto o una persona. Luego, la preparación se perfecciona con ejercicios durante horas y recorridos por sitios con entornos similares a los del trabajo real.

En todas estas tareas, el olfato canino es clave.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: