Posteado por: museodegrandesnovedades | noviembre 13, 2011

Los cambios de gabinete para la próxima no-gestión

El rol de la PM en la nueva gestión PRO.

http://www.noticiasurbanas.com.ar/info_item.shtml?x=103723

Los actuales uno y dos de la Policía Metropolitana (PM), Eugenio Burzaco y el comisario general Miguel Ángel Ciancio recibieron la noticia la semana pasada. En pocas palabras y agradeciendo la tarea cumplida se les comunicaba que quedarían afuera de la fuerza. Aunque los cambios eran previsibles no por eso la noticia era menor, ya que se debía a la salida de la cúpula actual de la institución. La movida fue ideada por el ministro de Justicia y Seguridad del Gobierno de la Ciudad, Guillermo Montenegro, quien será durante la nueva gestión macrista el hombre fuerte de la PM y por eso mismo el encargado de los cambios, ya que su plan es reestructurar la fuerza y colocar en los lugares de poder a hombres de su entera confianza.
En ese nuevo esquema surge un cuarteto de ex policías federales que son de absoluta confianza del ministro y que tendrán todo el mando. Ellos son: el ex comisario general de la PF, Horacio Giménez, quien fue desplazado de la Superintendencia de Interior y Delitos Federales, en diciembre de 2010 cuando Nilda Garré se hizo cargo del Ministerio de Seguridad de la Nación y que además suena para ser el nuevo jefe de la Metropolitana; el superintendente de Seguridad Pública y Comunitaria, el ex comisario mayor de la Federal Ricardo Pedace; el superintendente de Investigaciones, Carlos Kevorkian y el superintendente de Comunicaciones, Eduardo Martini.
Este cuarteto de oficiales responde fielmente a Montenegro. Pero además, hay un dato nada menor de lo que vendrá: la caja de la institución seguirá siendo manejada por un civil. Así lo decidió el ministro, pese a las versiones que indicaban lo contrario. También se preven cambios en los cargos de comisionados generales y comisionados mayores.
De esta forma el organigrama de mando de la institución cambiará en gran medida ya que la fuerza esta organizada con un jefe y un subjefe, cuatro Superintendencia, a las que le siguen primero los Comisionados Generales y luego los Comisionados Mayores.
Giménez sería el uno pero aún no se sabe quien sería el dos, suena para ese puesto Pedace, quien subiría en el escalafón dejando su Superintendencia por un lugar de mayor importancia. Si eso se confirma se debería resolver quien ocupa su jefatura en la Superintendencia vacante. Por otro lado, la cuarta Superintendencia, la de Desarrollo Policial seguiría a cargo del comisario general Jorge Roberto Cots.
La salida de Burzaco estaba cantada desde hace tiempo, ya que el macrista nunca congenió con Montenegro, ni tampoco con los capos de la PM. Por lo que el jefe de la PM también venía analizando su salida.
El caso Ciancio: A fines de abril, mediante el decreto 195/11 se oficializó el nombramiento de Ciancio como subjefe de la fuerza, lo que lo convirtió en el hombre con mayor jerarquía dentro de la Metropolitana, después de Burzaco. Hasta entonces, ocupaba la Superintendencia de Seguridad Pública y Comunitaria. A Ciancio le reconocen la tarea fundamental de haber puesto en funcionamiento gran parte de la estructura operativa de la fuerza, aunque en su contra pesaba que nunca fue hombre de Montenegro. “La salida de Ciancio será negociada y en buenos términos por sus servicios prestados. Además, no perderá influencia en la institución, ya que Pedace e importantes comisionados generales y mayores le responden”, le informó a Noticias Urbanas un alto oficial de la PM.
Para el 2012 la PM piensa contar con 3.850 efectivos y sumar una cuarta comuna al control de la fuerza, que ya se encuentra en la Comuna 4 (que abarca los barrios de la Boca, Barracas, Parque Patricios y Pompeya); en la 12 (Villa Pueyrredón, Villa Urquiza, Coghlan y Saavedra) y en la 15 (Villa Ortúzar, Chacarita, Villa Crespo, La Paternal, Agronomía y Parque Chas).

http://www.noticiasurbanas.com.ar/info_item.shtml?sh_itm=c0b639ef591165d2ba3031922c238576

Ante las dificultades para avanzar en una división de la cartera que conduce Guillermo Montenegro, Macri encontraría una solución salomónica que conformaría al actual Ministro (quien mantendría su poder ministerial sin escisiones), al sector que lidera Daniel Angelici y e incluso al michettismo y al espacio que comanda José Torello.
Con la asunción como legislador del actual subsecretario de Justicia, Daniel Presti, dicha subsecretaría quedará vacante. Un enroque entre Legislatura y Ejecutivo se llevaría a cabo. Presti, quien llegó a la lista de legisladores con el apoyo de Torello, podría ocupar la presidencia de la Comisión de Justicia que actualmente comanda el radical PRO Martín Ocampo. Respondiendo al interés de Angelici de incrementar su despliegue en áreas judiciales, Ocampo podría dejar su banca para ser designado Subsecretario de Justicia (aunque también se insiste en su paso a la Procuración de la Ciudad). En el caso de que se concrete la salida de Ocampo de la Legislatura con rumbo Ejecutivo, asumiría Diana Martínez Barrios (un gesto para la actual legisladora y para su esposo, el actual auditor Juan Carlos Toso, quien no renovaría en la Auditoría).
Pero este no sería el único cambio en el Ministerio que conduce Montenegro. A las cinco subsecretarías actuales que posee dicha cartera (Policía Metropolitana, de Administración de la PM, de Seguridad Urbana, de Emergencias y de Justicia) se sumaría una sexta.
Bajo la denominación “Subsecretaría de Planificación y Coordinación de Políticas de Seguridad” el PRO planea crear un área de trabajo político y territorial para el desarrollo del plan de seguridad porteño. El trabajo con las Comunas, los Foros de Seguridad (una iniciativa aprobada tiempo atrás y vetada por Macri, pero que fue reeditada por el legislador de la CC Fernando Sánchez y que ya cuenta con despacho para su tratamiento en la sesión del próximo 3 de noviembre), el Consejo de Seguridad y Prevención del Delito, e incluso el diálogo con el Gobierno Nacional para la convivencia de fuerzas en la Ciudad y el traspaso de la Policía Federal, serían las tareas que esta nueva subsecretaría asumiría. El actual presidente de la Comisión de Seguridad en la Legislatura, Martín Borrelli, (hombre del michettismo con buena llegada a Montenegro y al sector liderado por Torello) es quien tendría a su cargo la nueva dependencia.
Por decreto, Macri ordenará una tropa que con necesidad y urgencia clama espacios.

http://www.ciudad1.com/Notas-16836-Un-debate-fino-y-derecho-

La diputada María José Lubertino cuestionó la eventual designación de Claudio Avruj en la Subsecretaría de Derechos Humanos, debido a su cercanía con Fino Palacios

La decisión del ejecutivo porteño de reemplazar a Edgardo Berón por Claudio Avruj para dirigir la Subsecretaría de Derechos Humanos generó una fuerte polémica.

“el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, tiene la libertad de designar a la persona que a él le parezca, pero no deja de causarnos rispidez y preocupación que alguien como Claudio Avruj esté frente a la Subsecretaría de Derechos Humanos”.

“Avruj apoyó la designación de Jorge “Fino” Palacios como jefe de la Policía Metropolitana, un personaje nefasto que aún se encuentra procesado por espionaje” expresó Lubertino.

“en la Subsecretaría de Derechos Humanos tiene que haber gente idónea en la materia. Personas como Avruj o Palacios constituyen una afrenta”.

Avruj, actual director general de Relaciones Institucionales, había tenido tensas discusiones con el representante de víctimas de la AMIA, Sergio Burstein, cuando en una oportunidad twitteó “La comunidad judía se maltrata a sí misma”.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-179974-2011-10-28.html

Como informó Página/12, Mauricio Macri no tiene pensado hacer grandes cambios. Habrá, sí, dos nuevos ministerios: el de Gobierno, que conducirá el peronista Emilio Monzó, y el de Modernización del Estado, al que ascenderá Andrés Ibarra, actual secretario de Recursos Humanos. Desde el comienzo de su gestión en 2007, el área de Derechos Humanos nunca fue una prioridad para Macri. Por ese lugar pasaron dos funcionarios: Helio Rebot –que dejó el cargo para asumir una banca– y Edgardo Berón.

Con el cambio de mandato, Berón deberá dejar su cargo en manos de Avruj, quien será premiado. Avruj fue funcionario ejecutivo de la DAIA durante diez años: entre 1997 y 2007. Luego se incorporó a la gestión PRO, bajo el ala del secretario general, Marcos Peña. En 2010, cuando declaró ante la comisión investigadora especial sobre las escuchas ilegales, Burstein recordó que, el 17 de febrero de 2009, Avruj le había dicho que a Palacios no lo iban a designar. “A mí me llamaron de parte de Macri, me llamó Claudio Avruj, para decirme: ‘No sigas con el discurso contra Fino Palacios, porque fue dejado de lado como jefe de la policía. No hagas ese discurso porque vas a quedar pedaleando en el aire’.” Macri designó a Palacios como jefe de la Policía Metropolitana el 2 de julio de 2009. El ex comisario tuvo que renunciar al cargo el 25 de agosto de ese año. La causa de las escuchas ilegales –por la que Macri continúa procesado– se llevó también a su segundo, Osvaldo Chamorro.

Avruj se presentó a declarar ante la comisión investigadora el 26 de octubre de 2010. Bajo juramento, debió admitir que le dijo a Burstein que “no estaba confirmado que Palacios iba a ser el jefe de la Metropolitana”. También debió reconocer que Macri no había recibido a los familiares de las víctimas del atentado que querían plantearle sus reparos hacia Palacios. Lo atribuyó a problemas de agenda.

El funcionario macrista se ocupó de apuntalar, además, la versión de Macri de que a Palacios lo había recomendado el ex embajador de Israel Rafael Eldad, aunque el funcionario israelí dijo no conocerlo. “Eldad lo conocía perfectamente al comisario Palacios. Yo compartí varios eventos con Palacios, y yo lo vi”, afirmó Avruj, quien dijo que Palacios era muy apreciado en la comunidad judía.

“Alguien que justificó la designación al Fino Palacios va a ocuparse de las políticas públicas de Derechos Humanos. Parece una burla”, criticó Lubertino. “Respetamos la potestad institucional del jefe de Gobierno para designar a sus funcionarios, pero debemos advertir la irritación que va a suscitar en los organismos de derechos humanos y en los debates de la comunidad judía”, afirmó la legisladora. En tanto, Burstein se preguntó: “¿Qué derechos humanos puede dirimir quien me mintió para favorecer el nombramiento de un procesado por el encubrimiento del atentado de la AMIA? Llama mucho la atención la calidad de personas que están capacitadas para ser subsecretarios de Derechos Humanos en el gobierno de Macri. Para llegar a eso hay que mentir y encubrir. Como presentación deja mucho que desear”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: