Posteado por: museodegrandesnovedades | julio 20, 2011

La metropolitana contra los abortos (6)

El 5 de Julio publicábamos la noticia del dictado de falta de mérito al doctor Germán Cardozo en La metropolitana contra los abortos (5)

Las repercusiones no fueron pocas

2 días después de publicada apareció en “La voz de Tandil” la nota con varios párrafos copiados y pegados hasta en los errores (y sin nombrar la fuente). Y en “El eco digital” también de Tandil le hicieron un reportaje al Dr. Germán Cardozo.

Pero fue recién el 18 de julio en que la noticia circuló como reguero de pólvora a partir de la publicación por Mariana Carbajal en el único diario de tirada nacional al que le interesó la nota. Que si bien, se nota que investigó y levantó el teléfono para averiguar también publicó nuestro error (y sin nombrar la fuente).

http://www.lavozdetandil.com.ar/ampliar_nota.php?id_n=27915&com=1

Dictaron la falta de mérito al doctor Germán Cardoso

La causa fue girada al Juzgado Contravencional y Faltas 1 de Capital Federal. El defensor oficial del médico ahora busca la nulidad de todo lo actuado. El profesional había sido detenido en un procedimiento con alto contenido mediático y sindicado como el “doctor aborto”.

El caso conocido como el “doctor aborto”, que tuviera tremenda repercusión mediática en la Capital Federal con un procedimiento de la Policía Metropolitana, que incluyó la detención del acusado, tuvo un vuelco significativo ya que la Jueza Laura Bruniard, del Juzgado de Instrucción N 16, Secretaría III, dictó la falta de mérito del doctor Germán Cardoso.
El profesional que reside en nuestra ciudad es asistido por el defensor oficial, doctor Marcelo Bertelotti.
Ahora la causa pasó a la órbita del Juzgado N 28, Secretaría 142 a cargo de la doctora Rita Acosta y
se ha pedido la nulidad de todo lo actuado por el Juzgado Contravencional y Faltas N 1 de la Capital Federal.
El doctor fue encarcelado por la Policía Metropolitana en un operativo cinematográfico y cuyas imágenes se difundieron por TELEFE. El procedimiento de irrupción de la Policía Metropolitana al consultorio fue para poder actuar en “flagrancia”, ya que no es un delito en que la policía pueda actuar.
La causa había sido caratulada como “ejercicio ilegal de la medicina” que es uno de los delitos (artículo 208) cedidos por la Justicia Federal a la Justicia Contravencional de la Ciudad para justificar el accionar de la Policía Metropolitana.
Según el defensor oficial, doctor Marcelo Bertelotti “resulta que esta causa es un hecho aberrante que no puede quedar como antecedente” y sin imágenes cinematográficas que mostrar, la resolución judicial no tuvo la misma repercusión que al momento de la detención del doctor Cardoso, quien fue mostrado por televisión y fotos, esposado en medio del consultorio.
El médico accedió en su momento a hablar con multimedios LA VOZ DE TANDIL para hacer su descargo frente a lo que consideró una condena social injusta. Se clamó inocente, víctima de una orquestación montada por la Policía Metropolitana.
Tal como se informó oportunamente, el doctor estaba acusado de practicar abortos ilegales. Oportunamente el jefe de Area Especial de Investigaciones de la Policía Metropolitana, comisionado Gabriel Rojas, manifestó que la investigación, comenzó a raíz de diferentes publicaciones que el médico realizaba en Internet (página web, blog, chats y foros públicos) en los que indirectamente ofrecía interrumpir el embarazo con diferentes valores económicos, según la complejidad y las edades, ya que también habría realizado abortos a menores de edad.

http://www.eleco.com.ar/noticias/Inter%C3%A9s-General/145580:4/El-doctor-Cardoso-apunt%C3%B3-que-armaron-la-escena-de-su-detenci%C3%B3n-para-hacerla-estallar-en-los-medios.html

El doctor Cardoso apuntó que “armaron la escena” de su detención para hacerla “estallar” en los medios

El juzgado que entiende en la causa dictó la falta de mérito del profesional sindicado como el “Doctor Aborto”. Ahora espera que se resuelva el pedido de nulidad sobre lo actuado. El profesional aseguró que “lo que me quita el sueño es salir de todo este entuerto en el que estoy metido”. Además apuntó que “armaron la escena” y la hicieron “estallar” en los medios. “Esto ha sido un golpe muy duro”, insistió.

La causa que tiene como imputado al médico Germán Cardoso, acusado de practicar abortos clandestinos en pacientes, presentó en los últimos días un nuevo capítulo. Es que el Juzgado de Instrucción 16, Secretaría II, a cargo de la jueza Laura Bruniard, dictó la semana pasada la falta de mérito en la investigación que se siguió luego de su detención en Capital Federal.
Tras conocer la noticia, Cardoso detalló ante El Eco de Tandil en su consultorio de 4 de Abril al 1100 las últimas novedades en torno a la causa.
En ese sentido, manifestó que “el 28 de junio, los defensores oficiales me comunicaron que la jueza dictó la falta de méritos, que quiere decir que no hay pruebas que afirmen lo que se dijo”.
Ahora, por una cuestión burocrática, el expediente pasó al Juzgado 28, Secretaría 142, a cargo de la doctora Rita Acosta. En ese tribunal se está tratado el pedido de nulidad “de todo lo actuado”, efectuado por los defensores oficiales, indicó.
Recordó que, luego de la detención por parte de la Policía Metropolitana en la ciudad de Buenos Aires, actuó en primera instancia un Juzgado Penal, Convencional y Faltas 1, que “no tendría que haber intervenido ni investigado. En cualquier momento va a salir, como positivo o negativo”, señaló el profesional en cuanto a la solicitud de nulidad.
“Eso es lo que estamos esperando”, acotó, para luego explicar que “el pedido de nulidad fue realizado de inmediato por el defensor oficial que tuve. También la incompetencia del juzgado y la nulidad de todo lo actuado”.

“Una afectación
en general”

A su vez, Cardoso se refirió a su relación con los pacientes y el modo en que lo afectó, tanto en su vida profesional como personal: “Los que me conocen, la relación no ha cambiado. Pero ha habido una afectación en general”, reconoció.
Y agregó que “no soy el mismo antes que después. Esto ha sido un golpe muy duro. Además de para mí, para mi familia, porque se hablaron muchas cosas”.
Por otro lado, y ante este panorama, Cardoso planteó que, “una vez que se resuelva todo esto, tengo que ver otros abogados y ver qué es lo que se hará”.
“Pero en este momento, lo que me quita el sueño es salir de todo este entuerto en el que estoy metido”, aseguró.

El efecto, que “estalle”
el caso en los medios

En cuanto al operativo, que estuvo a cargo de la División de Investigaciones Telemáticas de la Policía Metropolitana, y que derivó en su detención, evaluó que, “así como yo he sido víctima, otras personas e instituciones han sido víctimas”.
“Hay gente que está procesada por escuchas ilegales, que no es un tema menor”, citó como ejemplo.
Por ello, consideró que “se están haciendo cosas, que uno conoce porque le ha tocado. Es una manera de actuar que tienen como para hacer que están trabajando contra la inseguridad. Armaron toda esta escena, la hicieron estallar en los medios y después no les preocupa qué pasó con el resto”.
“El efecto era ése, que estalle en los medios unos días, tal vez para tapar otras cosas”, apuntó Cardoso.
El tema fue difundido inicialmente por el programa de televisión “Telefé Noticias”. En una de sus ediciones, pasaron el espectacular operativo, con la irrupción de los efectivos en el consultorio ubicado en Carlos Calvo y Solís, del barrio porteño de Constitución, y la posterior detención del doctor.  “Apresaron al Doctor Aborto”, tituló el medio en su informe.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-172472-2011-07-18.html

El show de la Metropolitana que fue un fiasco

LA POLICIA PORTEÑA DETUVO CON ESPECTACULARIDAD A UN MEDICO POR UN SUPUESTO ABORTO, PERO LA JUSTICIA LO LIBERO

Hubo medio año de investigaciones y un operativo filmado y entregado a noticieros televisivos. El caso se conoció como el “Dr. Aborto”. Ahora, la Justicia consideró que la fuerza porteña no debió actuar en esa causa. Y dictó la “falta de mérito” al acusado.

La Justicia dictó la “falta de mérito” al médico detenido poco más de un mes atrás acusado de realizar abortos en un consultorio del barrio porteño de Boedo, en un procedimiento cargado de espectacularidad realizado por la Policía Metropolitana. En aquel operativo llamó la atención que la propia fuerza se encargara de filmarlo y entregara luego las imágenes a noticieros de televisión para su difusión, exponiendo en la pantalla no sólo al médico –cuyo rostro aparecía borroneado pero no así su nombre y apellido–, sino sobre todo a una mujer que se encontraba en el lugar en el momento en que los efectivos tiraron la puerta literalmente a patadas para ingresar. El defensor público que intervino en un primer momento en la causa, Mariano Bertelotti, cuestionó la legalidad de la investigación que derivó en el allanamiento, por basarse en información tomada de sitios de Internet que podrían haber sido abiertos por cualquier persona, sostuvo que el juzgado que autorizó el procedimiento –el de Primera Instancia en lo Penal, Contravencional y de Falta Nº1 de la Ciudad– no tenía competencia para intervenir y planteó la nulidad de la actuación.

El caso fue conocido como del “Dr. Aborto” y tuvo amplia repercusión en los medios por la espectacularidad que le imprimieron los efectivos metropolitanos, y el hecho de haber cedido a la fuerza el video a los canales además de colgarlo en su página institucional, tal como informó oportunamente este diario. La investigación del caso no se cerró, pero no se encontraron pruebas para incriminar al médico. La falta de mérito fue dictada por la jueza nacional en lo Criminal de Instrucción Rita Acosta. Pero la Policía Metropolitana no se encargó de darle difusión a la noticia, ofreciéndosela a los canales de televisión. Tampoco se ocupó de colgar la resolución judicial en su página web como en su momento hizo con las imágenes del allanamiento al consultorio.

Según informó en su momento la fuerza de seguridad creada por el gobierno de Mauricio Macri, la División de Investigaciones Telemáticas de la fuerza, que se dedica a la persecución de los delitos informáticos, estuvo casi medio año siguiendo los pasos del médico que presuntamente practicaba interrupciones voluntarias de embarazo y a quien acusaron de ofrecer sus servicios a través de Internet, dejando en evidencia cuáles son sus prioridades a la hora de perseguir el delito. El fiscal Martín Zavaleta, de la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 2, autorizó la intervención de los IP de la página de Internet, el blog y las cuentas de correo investigados y también de los celulares supuestamente pertenecientes al médico investigado. Los IP son la identificación de las computadoras y permiten localizar a su usuario. En el caso tomó intervención el Juzgado de Primera Instancia en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 1, a cargo de Gabriela Angana. La causa fue caratulada en un primer momento como “Ejercicio ilegal de la medicina”. La jueza ordenó el allanamiento realizado en el consultorio en la mañana del miércoles 8 de junio. En el lugar se encontraba una mujer, que fue filmada y cuyo rostro podía ser identificado por las personas que la conocían en el video que entregó la Metropolitana a diversos canales. Telefe fue uno de los que lo difundieron. También la Metropolitana se encargó de “escrachar” al médico, con nombre y apellido. El médico fue detenido en el allanamiento y trasladado a la comisaría comunal Nº 12 del barrio de Saavedra y puesto a disposición de la Justicia. Pocas horas después fue liberado.

La causa pasó en pocos días por varios juzgados. En primer lugar, el defensor oficial del Fuero Contravencional y de Faltas Nº 13 de la Ciudad, Mariano Bertolotti, cuestionó en la primera audiencia la legalidad de la investigación, consideró que ni siquiera se trataba de un intento de aborto, dado que la paciente estaba vestida y sentada cuando irrumpieron en el consultorio los efectivos metropolitanos, y planteó la nulidad de la actuación, para evitar que quedaran como precedente. Entre otros aspectos, el defensor oficial señaló que durante la pesquisa se debió dar intervención a la Defensoría para controlar la legalidad de algunas pruebas que luego se usaron para justificar el allanamiento. El defensor cuestionó el hecho de que se le diera verosimilitud a información proveniente de sitios de Internet que podrían haber sido subidas por cualquier persona. Pero el punto central es que la Justicia local no tiene competencia para investigar al médico por el supuesto delito que fue imputado, lo que podría convertir al procedimiento en ilegal. Al punto que la jueza Angana, que avaló el allanamiento se declaró inmediatamente incompetente.

Para justificar el accionar de la Metropolitana, la causa había sido caratulada originalmente como “Ejercicio ilegal de la medicina”, uno de los delitos cedidos por la Justicia Federal a la Justicia Contravencional de la Ciudad. Pero el caso no tenía que ver con ese delito sino con el de aborto: al médico lo investigaban porque supuestamente hacía abortos. El expediente pasó luego al Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 16 a cargo de Laura Bruniard, que estaba de turno. Allí le tomaron declaración indagatoria al médico, quien rechazó los cargos en su contra, y fue liberado. La causa pasó luego al Juzgado de Instrucción Nº 28, cuya titular, Rita Acosta, le dictó falta de mérito.

http://www.eleco.com.ar/noticias/Policiales/146651:2/Am%C3%A9rica-Noticias-volvi%C3%B3-a-poner-en-la-mira-al-profesional-tandilense-Germ%C3%A1n-Cardoso-.html

América Noticias volvió a poner en la mira al profesional tandilense Germán Cardoso

Nuevamente un canal televisivo puso ayer en el tapete al médico tandilense Germán Cardoso, quien fuera detenido acusado de practicar abortos clandestinos en la Capital Federal. Tras el informe televisivo, el médico indicó que “pretendían hacerme una trampa y quise hacerlos entrar”. Rechazó que realizó prácticas ilegales.

Luego de que cayera la imputación por la supuesta práctica de abortos y que el profesional volviera al ejercicio de su profesión en Tandil y en Benito Juárez, ayer –cerca de las 19.15- el canal capitalino América presentó un informe en el que cuestionaba que el médico ejerciera en Tandil y puso en el aire una llamada telefónica de una supuesta paciente que pretendía realizarse una interrupción de embarazo.
Atribuyendo la voz masculina que respondía a Cardoso, el trabajo de investigación pretendía confirmar la continuidad de las cuestionadas prácticas.
El informe del canal planteaba que “pese a la espectacularidad del operativo registrado el 9 de junio, que incluyó a un paciente en espera, manchas de sangres, las pinzas y al propio médico en acción, para la Justicia algo salió mal y el polémico Dr. Aborto otra vez está trabajando”.
Finalmente el conductor del ciclo televisivo, Guillermo Andino, indicó que se trataba de “toda una polémica, que tiene que ver con la vida, con las condiciones en las que supuestamente, ¿trabaja, podemos decir? este señor, y lo que está prohibido absolutamente”.

La respuesta del profesional

Consultado por El Eco de Tandil, Cardoso planteó que “cuando me llaman así me doy cuenta que es una trampa”.
Añadió que “llamó una persona que dijo ser una menor de edad de Buenos Aires y enseguida me di cuenta que era una trampa”, reiteró y comentó que la llamada telefónica fue poco antes del programa.
La interlocutora dijo llamarse Mariana, según Cardoso.
“Son trampas que me ponen y tal vez tendría que haber tenido el tacto de no contestarle o tomarle el pelo, pero me di cuenta que era una trampa”, acotó a este diario.
– Concretamente, ¿usted realiza interrupciones de embarazos?
– No. No lo hago y no es legal. Contesté así porque uno se da cuenta que le hablan de esa forma. Un poco era hacerla entrar…
El diálogo

Mujer: -¿Con el Dr. Cardoso?
Hombre: -Sí, él habla.
M: -Hola… Sí, ¿qué tal? Yo quería pedir un turno.
H: -¿De dónde me estás hablando?
M: -De aquí, de Capital.
H: -Mirá… Yo no estoy atendiendo en Capital.
M: -¿Dónde podría molestarlo?
H: -Eh…. Estoy atendiendo en Tandil.
M: -En Tandil, está bien…. ¿Y cuánto me sale una interrupción de embarazo?
H: -Eh…. Tres mil pesos.

http://www.eugenioburzaco.com/contenido_310.htm

La opinión de Eugenio Burzaco en su página web.

Señor Director:

“Con un bebe de meses en brazos, una mujer llega muy asustada al consultorio de su ginecólogo. Tiene un serio problema: está embarazada nuevamente y quiere interrumpir su embarazo para no tener dos hijos tan seguidos. El médico piensa un poco y le propone un método mejor y menos peligroso. Ella sonríe aliviada? hasta que el doctor le sugiere crudamente matar al niño que tiene en brazos aduciendo que así tendrá un respiro hasta el nacimiento del otro niño. «Si vamos a matar, no hay diferencia entre uno y otro niño. Y hasta es más fácil sacrificar al que tiene en brazos puesto que así su salud no correrá ningún riesgo», explicó. La mujer se asustó y exclamó: «¡No, doctor! ¡Qué horror! ¡Matar a un niño es un crimen!» Aplomado, el médico le responde que él piensa igual, pero que al verla tan decidida quiso ayudarla de alguna forma. Su lección surtía efecto: convenció así a la madre de que no hay la menor diferencia entre matar a un niño que ya nació… y matar a uno que está por nacer, y que está vivo en el seno materno. ¡El crimen es exactamente el mismo!
“En la Argentina actual, donde se tiende a banalizar el debate profundo, me pareció oportuno plantear una anécdota real que refleja con crudeza y realismo el valor supremo que está en juego cuando debatimos acerca de legalizar el aborto: que es el derecho a la vida de un niño o niña indefenso. No hay bien superior a defender por cualquier funcionario público que el derecho a la vida.”

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/172473-54737-2011-07-18.html

Fracasos

El aborto es un problema de salud pública, justicia social y derechos humanos. No se resuelve con mano dura y generando terror. La penalización lo único que consigue es poner en situación de mayor vulnerabilidad a aquellas mujeres de sectores populares que enfrentan un embarazo que no quieren continuar sin contar con el dinero que cuesta una intervención segura (clandestina, pero segura). La criminalización del aborto atemoriza a las mujeres, demoniza la práctica, pero no la evita. La amenaza punitiva claramente no es eficaz. La persecución penal tampoco. Cada año deberían ir presas las casi 460 mil mujeres que se estima –de acuerdo con estudios encargados por el Ministerio de Salud de la Nación– que recurren a un aborto. ¿Estamos dispuestos como sociedad a meterlas en prisión? Son mujeres cercanas. Una tía, una prima, una amiga, la esposa del jefe, la compañera de trabajo, la maestra de nuestro hijos, nosotras mismas.

El Informe sobre Derechos Humanos en Argentina 2011, publicado por el CELS, aporta algunos datos que ayudan a comprender el fenómeno: entre 1993 y 2009 sólo en la Ciudad de Buenos Aires se registraron cerca de 1130 causas por el delito de aborto, 809 de las cuales fueron por aborto propio. “Si bien las cifras indican que los números son, año a año, cada vez más bajos, hay cientos de mujeres que deben enfrentar largos procesos penales, con el claro impacto sobre la vida personal, familiar, económica que ello implica”, señala Andrea Pochak, hasta hace pocos días directora adjunta del CELS, autora del capítulo del Informe sobre “La despenalización del aborto en la Argentina”. Por eso, agrega Pochak, qué importa sin las condenas han sido pocas: el sufrimiento es grande. De acuerdo con datos obtenidos por el Cedes, apenas 22 mujeres fueron condenadas en todo el país por el delito de aborto entre 2002 y 2008. “Sólo en la provincia de Mendoza, en el período 1996-2009, se dictaron ocho condenas a mujeres”, señala Pochak. La persecución judicial, indican las sentencias, no está dirigida a los profesionales de la salud o parteras y curanderas que favorecen o llevan a cabo la interrupción de embarazo, sino hacia las mujeres, que en la desesperación de un embarazo no deseado son capaces, incluso, de poner en riesgo su propia integridad física, con tal de poner fin a una gestación inconveniente. Otro dato interesante que aporta el rastreo del Cedes: ningún médico ha sido condenado en los últimos años por el delito de aborto. ¿Para qué mantener entonces el aborto en el Código Penal si no se persigue el delito, no resulta disuasivo para prevenirlo y lo único que consigue son graves consecuencias en la salud y la vida de las mujeres por la amenaza punitiva?

Brindar educación sexual integral en las escuelas, promover el acceso a la anticoncepción, difundir la posibilidad de recurrir a anticoncepción hormonal de emergencia ante un coito sin protección, y garantizar un aborto seguro para aquellas mujeres que deciden interrumpir voluntariamente una gestación, son los caminos adecuados para proteger la salud y la vida de más de la mitad de la población del país. La penalización ya ha demostrado su fracaso. ¿Qué más se debe esperar?

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-172473-2011-07-18.html

“La sociedad reclama el debate”

La entidad defensora de los derechos humanos se sumó a la campaña que impulsa la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo. Aquí, la abogada Lourdes Bascary explica la posición del CELS y evalúa el caso de la Metropolitana.

“La vigencia del tipo penal lo que procura es mantener el control social sobre las mujeres y perpetúa los efectos aberrantes que tiene la criminalización del aborto sobre la vida y la salud de las mujeres que se enfrentan a un embarazo no deseado. La falta de un debate serio y profundo sobre esta cuestión sólo muestra el desinterés por la vida y la salud de las mujeres, y sobre todo de las más pobres. Lo que logra la penalización del aborto es remarcar las desigualdades en la sociedad”, señaló la abogada Lourdes Bascary, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS). La entidad de derechos humanos acaba de decidir su adhesión a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que impulsa una reforma legal que despenalice y legalice la interrupción voluntaria del embarazo. En una entrevista con Página/12, Bascary analiza los efectos de la penalización y sus efectos en los cuerpos de las mujeres.

–¿Cuál es la eficacia de la amenaza penal?

–La amenaza punitiva es por completo ineficiente para prevenir y evitar la práctica del aborto. No desincentiva a las mujeres que deciden abortar a pesar de que saben que es un delito. Los estudios indican que hay cerca de 460 mil mujeres que cada año interrumpen voluntariamente un embarazo en el país. Pero sí tiene un resultado muy eficaz la penalización al convertir a mujeres y varones que no quieren serlo en madres y padres y al mismo tiempo al empujar a aquellas que sostienen su decisión de abortar a la clandestinidad, con los riesgos que esa situación implica para su vida y su salud. Cada año mueren unas cien mujeres como consecuencia de los abortos inseguros. Son muertes evitables. Entre 1883 y 2008 fallecieron casi 2600 mujeres por complicaciones de abortos clandestinos. En cuanto a los trastornos en la salud, por interrupciones inseguras de embarazos, las estadísticas oficiales registran alrededor de 80 mil internaciones anuales en hospitales públicos.

–¿Qué objetivos pudo haber tenido el operativo de la Policía Metropolitana en el caso del llamado “Dr. Aborto”, si no era de su competencia investigar la supuesta comisión de ese delito?

–Desconozco las motivaciones. Podría tener relación con la idea de reforzar la amenaza de la persecución penal a quienes se realizan un aborto. Esa amenaza tiene consecuencias realmente muy nocivas sobre las mujeres de sectores populares. Si están con un aborto en curso no se acercan a un hospital a recibir ayuda por temor a la denuncia, con consecuencias que pueden ser fatales. Y en los casos en que se trata de abortos legales –contemplados en el Código Penal– pueden preferir el circuito clandestino, por las trabas que se siguen poniendo en los hospitales públicos. Está el ejemplo de L.M.R. por el cual el Estado argentino acaba de ser sancionado a nivel internacional.

–¿Por qué el CELS acaba de decidir su adhesión a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito?

–El CELS considera que hay un retardo en colocar esta problemática en la agenda de los derechos humanos. Como sociedad nos tenemos que animar a dar debates más profundos sobre la vulneración de los derechos humanos. Por varias razones la penalización del aborto es una de las principales violaciones de los derechos humanos que enfrenta más de la mitad de los habitantes del país. Esta discusión es una deuda que no se explica. Cualquier otro fenómeno de salud pública que causa las consecuencias que genera el aborto en la vida de las mujeres ha tenido respuestas. Frente a las muertes por dengue la sociedad tomó la decisión de prevenirlas. Pero no sucede lo mismo con el problema del aborto. Queremos darle centralidad a este debate pendiente.

–¿Cuál debe ser la respuesta del Estado?

–Un debate serio respecto de la despenalización del aborto. Todos los sectores de la sociedad lo están reclamando. El Estado tiene como mandato analizar cómo evitar todas las muertes evitables. Las consecuencias de los abortos inseguros son la principal causa de mortalidad materna desde hace décadas en la Argentina y no se reducen, lo que demuestra que las políticas públicas encaradas no son las adecuadas. Hay que revertir las consecuencias de la amenaza de la persecución penal.

–La relatora especial de los Derechos de las Mujeres de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, Luz Patricia Mejía, aclaró el miércoles en el Congreso que el aborto legal no es contrario a la Convención Interamericana de Derechos Humanos. ¿Qué dicen otros tratados de derechos humanos incorporados a la Constitución Nacional al respecto?

–No hay ningún tratado de derechos humanos que sostenga que la despenalización o el aborto legal sean contrarios a las obligaciones internacionales asumidas por el Estado en materia de la protección al derecho a la vida.

–En su último informe sobre Derechos Humanos en la Argentina-2011, el CELS dedica un capítulo al aborto y sostiene que la despenalización será “un paso hacia una sociedad más justa y equitativa”. ¿A qué se refiere?

–No hay ninguna circunstancia que coloque a los hombres en una situación similar que a las mujeres por no querer seguir con un embarazo en curso. Es inadmisible mantener esta situación de desventaja que padece más de la mitad de la población.

 http://noticias.terra.com.ar/politica/dirigente-radical-reclama-que-macri-brinde-explicaciones-por-la-poli,b924b56cc5341310VgnVCM10000098f154d0RCRD.html

DIRIGENTE RADICAL RECLAMA QUE MACRI BRINDE EXPLICACIONES POR LA POLI

El dirigente radical Marcelo Montero acusó a la Policía Metropolitana de “arruinar investigaciones” y reclamó al jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri que brinde “explicaciones sobre el accionar irregular de la fuerza de seguridad”.
En declaraciones difundidas hoy a la prensa, el radical consideró que Macri debe dar explicaciones serias y contundentes sobre una buena cantidad de asuntos que están en la cuerda floja, y que colocan a su fuerza de seguridad en una situación por lo menos incómoda.
Montero, que decidió apoyar al candidato kirchnerista Daniel Filmus en los comicios porteños, calificó al macrismo “como absurdo” porque “sólo actúa para la TV, y no le interesa tener a una Policía como fiel auxiliar de la Justicia, sino como buscadora de resultados espectaculares.
Macri piensa que tiene una Policía que puede hacer inteligencia, que puede meterse a investigar todo tipo de delito y que pueda incursionar en el área que considere, y no es así, añadió.
Montero aludió a un reciente caso que investigó la Policía Metropolitana creada por Macri, sobre un médico acusado de practicar abortos y cuya responsabilidad finalmente no pudo ser comprobada por la Justicia por falta de mérito.

http://www.impulsobaires.com.ar/nota.php?id=123196

Montero (UCR): “Macri debe dar explicaciones por su Policía Metropolitana, la que actúa de forma marketinera y arruina investigaciones”

El dirigente de la UCR Capital, Marcelo Montero, -de buena llegada al gobierno nacional-, se refirió a la nota publicada este lunes en Página 12, llamada “el show de la Metropolitana que fue un fiasco”, y resume: “hubo medio año de investigaciones y un operativo filmado y entregado a noticieros televisivos. El caso se conoció como el “Dr. Aborto”. Ahora, la Justicia consideró que la fuerza porteña no debió actuar en esa causa. Y dictó la “falta de mérito” al acusado”.

En ese marco, Montero sostuvo que “el macrismo es tan absurdo que solo actúa para la TV, y no le interesa tener a una policía como fiel auxiliar de la justicia, sino como buscadora de resultados espectaculares”.
“Macri piensa que tiene una policía que puede hacer inteligencia, que puede meterse a investigar todo tipo de delito, y que pueda incursionar en el área que considere, y no es así”, sostuvo, y agregó: “ahí vemos como por un error grosero posiblemente lo hayan arruinado todo”.
“Yo creo que Macri debe dar explicaciones serias y contundentes. No solo sobre este caso, sino sobre una buena cantidad de asuntos que están en la cuerda floja, y que colocan a su fuerza de seguridad en una situación por lo menos incómoda”, destacó el dirigente.

http://www.elargentino.com/nota-149174-Desde-1922-se-puede-hacer-abortos-en-los-hospitales-publicos.html

“Desde 1922 se puede hacer abortos en los hospitales públicos”

Así lo sostuvo Mabel Bianco, doctora de la Fundación de estudios e investigación de la mujer (FEIN), en declaraciones a Radio América. Agregó además que “Con perseguir a médicos y encarcelarlos no solucionan el problema”.

En el contexto sobre el debate acerca de la interrupción voluntaria del embarazo y el debate social que el tema propone, la doctora de la Fundación de Estudios e Investigación de la Mujer (FEIN), Mabel Bianco, explicó en declaraciones a Radio América que “desde 1922 se puede hacer abortos en los hospitales públicos y no todo es ilegal”, y remarcó que “está comprobado que no da resultado este tipo de acciones con persecuciones a médicos y pacientes para solucionar un problema tan grave”.
Sobre una irrupción con formato de procedimiento policíaco, por parte de la Policía Metropolitana, que ingresó a un consultorio donde una mujer iba a practicarse un aborto, y la cual fue filmada y emitida por televisión, Bianco explicó que “hubo una difusión muy mala de un tema muy delicado, donde se grabaron y se identificó a la paciente y a los médicos. Victimizaron a una mujer y la expusieron bruscamente en esa situación. Lamentablemente la liberación del médico no repara el daño moral. Esto es realizado con maldad”.
“El aborto es un tema complejo, el problema es que por una legislación que no se aplica bien y por un déficit del Congreso de la Nación para terminar con el problema de la no claridad de la ley y mejorarla se mantiene en silencio”, sostuvo Bianco.
“Este problema no es de un caso, son de miles, las familias que viven este drama las obligamos a padecer algo que no tienen que vivir, se hace en la clandestinidad y desde 1922 se puede hacer en los hospitales públicos y no todo es ilegal”. “Con perseguir a médicos y meterlos en la cárcel no solucionan el problema porque las mujeres siguen haciéndose los abortos y mueren”, concluyó Bianco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: