Posteado por: museodegrandesnovedades | julio 5, 2011

Militarizar las barriadas pobres no soluciona el problema de seguridad (2)

Decíamos en post anterior: Militarizar las barriadas pobres no soluciona el problema de seguridad

Que desde el ministerio de seguridad, el estado nacional, de una vez por toda tenga un informe sobre la convivencia entre la policía federal y el delito nos parece bien.

Esperamos que las decisiones que se tomen no sean nuevamente la del desplazamiento de algunos efectivos policiales sin denuncia penal sino que se presenten en la justicia todas las pruebas necesarias para que esos efectivos sean condenados legalmente.

Ese sería un gran paso para que los “buenos” policías, no corruptos ni involucrados en los delitos (que la institución ampara) dejen de cometer los delitos de complicidad, encubrimiento, ni los de incumplimiento de los deberes de funcionario público al no denunciar a los “malos” policías.

De no ser así, el estado nacional, nuevamente estaría protegiendo a delincuentes y los habilitaría para ingresar en la policía metropolitana.

Nos parece bien, que se limpie de los poli-narcos y poli-chorros antes del definitivo traspaso de las fuerzas policiales a la ciudad. Hacer el traspaso antes de resolver la delincuencia organizada en la policía federal implica la pérdida económica de los políticos y funcionarios del gobierno nacional y la ganancia económica de los políticos y funcionarios del gobierno de la ciudad.

Bueno, nada de esto pasó. 1000 efectivos de las policías ejercerán en otros barrios de Buenos Aires.

Decíamos también:

Ahora, no nos parece la solución, de ninguna manera, lograr eso mediante la militarización (ya que la gendarmería se define como una fuerza de seguridad de naturaleza militar) de los barrios pobres de la ciudad.

Por varios motivos: la gendarmería no es una fuerza limpia de toda mancha, no más recordar el ingreso (y el egreso) de droga al país, la participación como fuerza represiva como lo hicieron en el puente Pueyrredón hace 9 años que culminó con Darío Santillán y Maximiliano Kosteki asesinados y cientos de militantes populares jóvenes (que ya existían antes del 2003) heridos de bala, o las diversas denuncias que reciben los organismos de derechos humanos (que ya existían antes del 2003) sobre violencia por parte de gendarmes a los pibes de los barrios humildes.

Nada hace que la salida de una fuerza y el ingreso de otra en “zonas conflictivas” solucione los negociados entre las fuerzas de seguridad y los punteros (políticos, del tráfico de armas, del tráfico de drogas y del tráfico de personas)

El ingreso de 1.000 agentes de seguridad nuevos en esas comunas no hacen que se resuelva la conflictividad social.

Esperamos que el Plan Nacional de Participación Comunitaria en Seguridad sea la vía para controlar a los funcionarios policiales, prefectos y gendarmes y no solo una idea que suene linda pero que no lleve a ningún lado.

Bueno, todo lo que nos temíamos es lo que terminó siendo.

http://www.villalugano.com.ar/seguridad-se-pone-marcha-plan-unidad-cinturon-sur-h1104

El lunes 4 de julio se pone en marcha el Operativo Unidad Cinturón Sur, cuya misión será optimizar el servicio de seguridad ciudadana en la Capital Federal, según el Decreto 864/2011. Habrá 1.250 efectivos de Prefectura en La Boca, Barracas y Parque Patricios. Mientras que en Nueva Pompeya, Bajo Flores, Villa Soldati y Villa lugano, Gendarmería aportará 1.250 efectivos. En tanto, 1.000 agentes de la Policía Federal serán reasignados a otros barrios de la ciudad.

Los objetivos principales de este plan, contemplado en el Decreto 864/2011 publicado el miércoles pasado en el Boletín Oficial, son lograr “más presencia policial”, “mejor prevención del delito” y “mayor vigilancia en accesos y autopistas”.

Los 1.250 efectivos de Prefectura Naval contarán con 26 camionetas, 24 cuatriciclos y 10 patrulleros. Los 1.250 efectivos de Gendarmería Nacional dispondrán de 60 motos, 45 patrulleros y 14 camionetas. Los 1.000 agentes de la Policía Federal usarán 180 motos y 200 patrulleros tecnológicos de la fuerza.

La Gendarmería Nacional y la Prefectura Naval Argentina ejercerán las funciones de policía de seguridad y las tareas de prevención e investigación de los delitos que se les asignen en las zonas de la Capital Federal que se detallan en el Anexo al Decreto.

En el Anexo al Decreto precisa las jurisdicciones de cada fuerza de seguridad, que son las siguientes:

Jurisdicción de la Gendarmería Nacional: El área de la Capital Federal limitada por: Av. General Paz, Torcuato Batlle y Ordóñez, Av. Escalada, Av. Tte. General Dellepiane, José Martí, Crisóstomo Alvarez, Varela, Balbastro, Varela, Av. Castañares, Av. Vernet, Av. Juan de Garay, Av. Boedo, Av. Sáenz, Av. 27 de Febrero hasta General Paz.

Jurisdicción de la Prefectura Naval Argentina: El área de la Capital Federal limitada por: Av. Sáenz, Av. Boedo, Salcedo, Catamarca, Luna, Alambrado del Ferrocarril General Roca, Aráoz de Lamadrid, Perdriel, Av. Australia, Benito Quinquela Martín, Herrera, Benito Quinquela Martín (mano para el Oeste), General Hornos, Benito Quinquela Martín, Garibaldi, Aristóbulo del Valle, Irala, Av. Martín García, Av. Paseo Colón, Av. Brasil, Av. Don Pedro de Mendoza, Lavadero, el límite físico con el Riachuelo hasta la intersección de Av. Sáenz.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El anuncio del Plan Cinturón Sur

http://www.minseg.gob.ar/index.php/comunicacion/287-la-presidenta-lanza-un-plan-de-seguridad-integral

La Presidenta lanzó Plan de Seguridad Integral

La presidenta Cristina Fernández lanzó un nuevo plan de seguridad para el sur de la ciudad de Buenos Aires. Acompañada por la ministra Nilda Garré. El “Plan Cinturón Sur” reasigna mil policías Federales y el agregado de 2.500 gendarmes y prefectos a la zona sur porteña.

El operativo
El Ministerio de Seguridad informó que el objetivo es asignar “más adecuada y racionalmente los recursos policiales federales, para asegurar el Derecho a la Seguridad”.
Destacó que va a “aumentar radicalmente la cantidad de efectivos policiales en la ciudad de Buenos Aires y articular las fuerzas de seguridad según un diagnóstico pormenorizado del nuevo escenario del delito y la violencia de cada barrio”.

Detalló que va a reasignar a mil agentes de la Policía Federal Argentina (PFA) de seis comisarías de los barrios del sur porteño y va a agregar en esa zona 1.250 agentes de la Gendarmería Nacional y otros tantos de la Prefectura Naval.”La Gendarmería y la Prefectura son fuerzas con un nivel de experiencia y profesionalismo muy útiles para optimizar los resultados”, en esta área, con “una alta concentración demográfica y amplios segmentos de población desfavorecidos”, sostuvo la cartera.

Indicó que sobre la margen sur porteña, policías federales, gendarmes y agentes de Prefectura “coordinarán con la Policía Bonaerense, como viene haciéndose del lado de provincia, en el marco del Operativo Centinela”.
Además, Seguridad puntualizó que todo el personal no administrativo de la PFA de las seis comisarías involucradas en el dispositivo será redesplegado: irá a reforzar la vigilancia en la autovía General Paz y realizará patrullajes intensivos de grandes avenidas.
La Gendarmería y la Prefectura tendrán a su cargo tareas policiales y, en los casos de narcotráfico, tareas de policías investigativas. La Policía Federal permanecerá en las comisarías a cargo tanto de las tareas administrativas y judiciales, como de la custodia de los detenidos y bienes incautados.
Seguridad detalló que la Prefectura Naval, con experiencia por su desempeño en la zona de Puerto Madero, desplegará sus dispositivos en jurisdicción de las comisarías 24ª de La Boca, 30ª de Barracas y 32ª de Parque Patricios.
La Gendarmería, en cambio, hará lo propio en las comisarías 34ª de Nueva Pompeya, 36ª de Villa Soldati y 52ª de Villa Lugano.
Esas comisarías pasarán a llamarse Unidades de Seguridad Ciudadana.
El Ministerio agregó que la Policía Federal ejercerá la acción directa y única ante incendios, a través de la Superintendencia de Bomberos, y en la provisión de seguridad de espectáculos deportivos, a través de la Superintendencia de Seguridad Metropolitana.
“Al efecto de la puesta en marcha de este sistema también se modificarán las jurisdicciones de las comisarías 12ª y 38ª, ambas con jurisdicción en parte de los barrios de Caballito y Flores hasta esta reestructuración”, finalizó Seguridad.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-171088-2011-06-29.html

LA PRESIDENTA ANUNCIO EL REEMPLAZO DE LOS FEDERALES POR GENDARMES Y PREFECTOS

El sur también existe para la seguridad

Desde que llegó al Ministerio de Seguridad, Nilda Garré viene insistiendo en la necesidad de poner más efectivos en la calle. Lo que se busca es que el efecto de una mayor presencia de uniformados signifique una real prevención del delito y que eso lleve a bajar los índices de inseguridad. Garré dispuso que la mayoría de los efectivos dejen las tareas administrativas en las comisarías, los policías federales ya no intervienen en la confección de documentos y se redujeron los adicionales y guardias dentro de edificios para sacar una mayor cantidad de policías a la calle. Pese a ello, se dice que la Policía Federal no terminaba de cumplir con el número de efectivos en la calle que se le pedían. Del otro lado, en cambio, señalaron que la incorporación de los gendarmes y prefectos tiene el objetivo de producir un shock en la cantidad de patrullajes y despliegue de hombres.

En el Ministerio de Seguridad le bajan el tono al choque con la Federal. “El objetivo del plan es terminar con una desproporción –señaló una importante fuente de la cartera–. La zona sur no tenía la cantidad de efectivos asignados en proporción a la población. Era una zona más desprotegida. Es cierta la existencia de bandas de narcos, pero que llegan a otras partes de la Ciudad. No queremos estigmatizar. Estamos saldando una deuda tratando de darle al sur igual seguridad que al resto. Los jefes de la Federal saben que los recursos eran insuficientes y aceptaron que se reforzara con Gendarmería y Prefectura.”

Desde el punto de vista de la operatividad, hay dos planos distintos.

– La seguridad inmediata, preventiva. Cuando un vecino llame al 911 y lo que se esté planteando es una emergencia en la zona correspondiente a la Gendarmería o Prefectura, la llamada se derivará a los centros de cada una de esas fuerzas, porque requerirá de una respuesta inmediata y a veces el vecino quiere explicar en detalle dónde está ocurriendo el hecho y las circunstancias. O sea que si hay una comunicación por un robo en la Boca, el llamado se transferirá a un centro de la Prefectura, a cargo del despliegue en ese barrio.

– Investigaciones, análisis del delito. En esto se actuará de forma conjunta a través de un Centro de Comando y Control, encabezado por el Ministerio de Seguridad e integrado por representantes de las tres fuerzas federales. Allí se definirán, por ejemplo, los puntos donde actúan algunas bandas, las zonas donde se repiten delitos y la forma de enfrentar esos fenómenos.

Este diario le preguntó a uno de los funcionarios que diseñó el plan cómo va a actuar un efectivo de la Prefectura o de la Gendarmería cuando detenga a una persona. “Por lo menos en una primera etapa, la idea es que al detenido no se lo lleve a una unidad de la Gendarmería o la Prefectura sino a la USP. Queremos que ése sea el punto de referencia en materia de seguridad para todos los vecinos de una zona. Será todo un desafío que en las actuales comisarías, desde ahora USP, convivan las tres fuerzas. Seguramente cada una tendrá su oficina, pero el edificio, la dependencia, será la misma. Es lo que dijo la Presidenta: tenemos que hacer un gran esfuerzo de integración. No puede ser que no podamos combinar a las tres fuerzas federales.”

Habrá otro desafío que no será sencillo: la compatibilidad de los sistemas de comunicaciones. Los delitos no se producen únicamente dentro de una misma jurisdicción. Es posible que un móvil que va detrás de un delincuente en una zona necesite el apoyo de efectivos de otra zona. Ese es uno de los aspectos en que se necesitará una comunicación fluida, que se utilicen las mismas frecuencias, pero que haya colaboración y no boicot de una fuerza contra otra.

La mayoría de los expertos consultados por este diario consideraron que las cosas no serán sencillas en una primera etapa. Los gendarmes y prefectos conocen poco el territorio que van a ocupar, su preparación para salir a la calle se hizo bastante a las apuradas por la necesidad de poner rápidamente en marcha el plan, todavía no están familiarizados con los tres sistemas judiciales que se entrecruzan en la Ciudad y están las desconfianzas entre las fuerzas. Pero esos mismos expertos consideraron que la apuesta vale la pena, porque el beneficio de tener más efectivos en la calle debería producir un impacto positivo muy superior a esos obstáculos iniciales que se plantean.

Días atrás, un sector de la Federal disconforme con los cambios hizo trascender una supuesta renuncia del jefe y subjefe por este tema, pero ese hecho nunca se verificó.

El impacto más importante del plan está en la ruptura de una especie de rutina delictiva. El narco que ya sabe con quién debe arreglar, el desarmadero de autos que tiene su contacto de uniforme, el prostíbulo que paga la cuota mensual, la zona liberada para robos o salideras y así sucesivamente. La aparición de nuevos protagonistas en las seis jurisdicciones desestabiliza buena parte de esos pactos que son uno de los trasfondos de la inseguridad. Eso producirá un fuerte impacto en las complicidades y “arreglos” que convirtieron a esos barrios, por ejemplo, en los de mayor registro de tiroteos entre narcos y aparición de cadáveres de mulas, es decir, personas que traían o llevaban cocaína.

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-171385-2011-07-03.html

LA MINISTRA DE SEGURIDAD EXPLICA EL PLAN CINTURON SUR

–Cuando se piensa en el sur o en las villas, a nivel de seguridad, se instala el estigma de que de allí viene la “inseguridad” para el resto de la Ciudad de Buenos Aires. ¿Hubo contacto previo con los vecinos para saber su opinión, para saber qué quieren?

–Hubo contacto previo con mucha gente. Esto no es algo improvisado. Evaluamos que, en general, mucha gente pide a la Gendarmería. Hay una buena imagen de la Gendarmería, lo mismo de la Prefectura por el desempeño en la zona de Puerto Madero y en la zona de la comisaría 24, en La Boca, en la ribera. Eso forma parte de su labor específica. Todo hace que la gente las conozca, a Gendarmería y Prefectura, y hay una buena imagen de estas fuerzas. Eso lo certificamos con contactos que mantuvimos previamente con organizaciones sociales y de diverso tipo que hay en estos barrios. Las primeras noticias que tuvimos, desde que se hizo el anuncio, es que hubo una recepción favorable.

–¿Cómo va a ser la interacción entre las tres fuerzas y cómo fue la recepción que tuvo el plan dentro de la Federal? Hubo versiones sobre malestar e incluso sobre la supuesta renuncia del jefe de la policía.

–No voy a hablar sobre versiones, porque es absurdo hacerlo. Hubo ochocientas versiones. Algunas las inventan, otras las deducen. Las tres son organizaciones verticales y, en ese marco, el Ministerio de Seguridad es la conducción política hoy. Es lo que nunca se tenía que haber dejado de ejercer: la autoridad política es del Gobierno porque el Gobierno es el que da las directivas.

–¿Y cuál fue la recepción en la Federal?

–La verdad es que nosotros encontramos un poco de sorpresa, al principio. Eso llevó a la necesidad de explicar la medida, que de ninguna manera es en contra de la policía porque la policía se redistribuye hacia otras comisarías y van a seguir ejerciendo sus funciones. No es un apartamiento de la policía. Es una redistribución más racional porque nos faltaba gente. Dos mil agregamos en los primeros meses de gestión y ahora va a haber 2500 más. Estamos duplicando ese primer aporte de dos mil. Yo creo que lo han entendido bien y están colaborando con todo esto. El operativo se llama Unidad Cinturón Sur porque la idea es mostrar una acción coordinada, con división de tareas pero coordinada, de las tres fuerzas. Más aún, también de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, que si bien está muy limitada en su especialización a aeropuertos, va a ayudar inicialmente con algunos efectivos para la elevación de sumarios, donde ellos tienen una experiencia interesante.

–En la zona sur, por el déficit habitacional, la gente es proclive a la ocupación de tierras. ¿Se ha diseñado alguna política para evitar la represión y los hechos de violencia?

–Eso formará parte de las tareas, sobre todo la prevención de todo tipo de delitos, también el de la ocupación de espacio público, Lo que hay que hacer es prevenir que no se produzcan esas situaciones. Cuando se patrulla y se camina, y se habla con la gente, se detectan a tiempo ese tipo de amenaza, ese tipo de riesgo.

–¿Se va a intentar trabajar en conjunto con la Policía Metropolitana? El jefe de Gobierno, Mauricio Macri, ya salió a criticar el plan para el Cinturón Sur.

–Macri cuestiona todo, porque está puesto como en automático. Tan pronto el gobierno nacional tiene una iniciativa, aunque sea buena, él sale a criticar. No puede de ninguna manera venir a discutir porque él y su partido siempre han pedido más presencia policial en las calles. Cuando tomamos una medida seria, importante, inédita, sale de inmediato al cruce. Hay una intención muy clara del gobierno nacional y de la presidenta de la Nación de reforzar la seguridad en el distrito que Macri gobierna. Y hay que reforzar la seguridad porque él no hizo nada por la zona sur. Macri no urbanizó las villas, no lanzó ningún plan para sacar a los chicos del paco, ese flagelo terrible que los está matando, no hizo nada para construir viviendas. No tomó ninguna de las medidas que mejorarían la situación de conflictividad en la zona sur y lleva cuatro años de gestión. Si él hubiera hecho la gestión que tenía que haber hecho y que el sur necesita, la conflictividad en la zona sería menor.

–Algunos voceros del gobierno porteño avalaron el hecho de la mayor presencia de fuerzas de seguridad en las calles.

–Creo que es una medida que nadie la puede objetar porque es lo que la gente está pidiendo. Además, las fuerzas de seguridad reciben directivas para que actúen en el marco de la ley, el Estado de Derecho y el más absoluto respeto por los derechos humanos. El plan no es invasivo ni autoritario. Todo lo contrario. Vamos a tratar de garantizar una mejor prevención y una más eficiente conjuración del delito en esos lugares. Estamos llevándole tranquilidad a la gente. Después, por supuesto, habrá que hacer muchas otras cosas para reducir la conflictividad en esos lugares. Esperemos que tome nota Mauricio Macri de que el sur existe.

–Uno de los graves problemas en la zona sur es el auge de la droga, sobre todo del paco, que mata a muchos chicos. Los curas villeros, sin oponerse a la despenalización de la marihuana, pidieron una política específica para las villas, sobre el tema de la droga. ¿Cómo se va a tratar el problema desde el punto de vista de la seguridad, teniendo en cuenta que siempre hay sospechas sobre la participación policial en esos negocios?

–No sé si la Federal tiene participación en esos negocios. No puedo asegurar algo que no me consta, pero vamos a perfeccionar las tareas que están vinculadas a la represión del narcotráfico. Es uno de los temas que más nos preocupa e incluso va a ser uno de los motivos más importantes de la gestión. Vamos a hacer mejor inteligencia, mejor patrullaje, medidas que nos permitan resolver con más eficiencia ese tema. Es una de las preocupaciones que tenemos sobre la zona sur, aunque por supuesto, no es sólo esa zona donde hay drogas. La policía tendrá que hacer, en el resto de la ciudad, y en la zona sur lo harán Prefectura y Gendarmería. Será necesario hacer más inteligencia criminal, bien hecha y coordinada entre las fuerzas. Y si existió algún vínculo o algún sector de la Policía que tuvo vinculación con sectores relacionados con el narcotráfico, esta medida de hacer ingresar a otras fuerzas va a resultar útil para romper cualquiera de esos vasos comunicantes si los hubo.

–Si uno ve la televisión, Buenos Aires parece una ciudad que está en manos de los delincuentes. ¿Qué influencia tienen los medios, sobre todo la televisión, para transmitir esa “sensación de inseguridad” que repercute sobre sectores de la comunidad?

–La tasa del delito indica que puede haber habido algún aumento con relación a años anteriores, a épocas en que la Argentina tenía menores niveles de conflictividad. Cuando yo era chica había un policía en la esquina y el delito era barrial, a lo sumo. Ha cambiado el contexto, ha cambiado la naturaleza del delito. Hoy tenemos el tema de la droga, organizaciones muy sofisticadas, de criminalidad compleja, trasnacional. Es una realidad nueva que aumenta cierto nivel de delito, pero igual Buenos Aires y Argentina están muy por debajo de la tasa de delitos de otros países. Si se compara a Buenos Aires con Caracas o Bogotá, Río de Janeiro o San Pablo, no hay ni cómo empezar para hacer una comparación. Nosotros estamos más arriba en lo que hace a la “sensación de inseguridad”.

–Allí aparecen los medios…

–Esto puede estar potenciado por dos fenómenos. Uno son los canales de noticias, que a la noticia policial la repiten muchas veces en el día. A veces por puro amarillismo porque son noticias truculentas y otras veces simplemente porque el canal repite la noticia porque transmite las 24 horas. Esto potencia la sensación de miedo. Y también, hay un libro muy interesante de Gabriel Kessler (Seguridad y Ciudadanía, Siglo XXI Editores) sobre el tema. Allí se dice que tiene influencia en la sensación de inseguridad de los ciudadanos el hecho de que sienten que las policías no los protegen adecuadamente. Uno dice: “Encima que hay delincuentes, no tengo policías que me protejan”.

–Usted dice que hay más confianza en Prefectura y en Gendarmería.

Son fuerzas nuevas en la zona, lo que no quiere decir que no pueda existir la “tentación” de vincularse al delito. Hace diez días incautamos casi mil kilos de cocaína en Salta y fueron detenidos dos gendarmes. Investigamos y apareció ahora un tercer gendarme. Lo importante, ante un caso así, es tomar medidas muy duras para quebrar toda solidaridad corporativa y escarmentar a los culpables.

–A veces parece que sólo caen algunos eslabones de la cadena, pero nunca los jefes del narcotráfico.

–En esta investigación por la droga en Salta hubo avances muy importantes sobre los que vamos a informar la semana que viene. Si hay una tarea seria y sistemática, si colaboran todas las fuerzas de seguridad nacionales con las provinciales y las de los países limítrofes, se pueden obtener resultados importantes.

http://www.larazon.com.ar/economia/Cristina-admitio-dificultades-luchar-inseguridad_0_254100031.html

Cristina admitió dificultades del Estado para luchar contra la inseguridad

Fue al confirmar el desembarco de 2.500 gendarmes y prefectos en la zona sur de la Ciudad. La presidenta reconoció que la delincuencia “lleva mucha más modernidad” que “las fuerzas estatales”.

La presidenta Cristina Fernández confirmó el despliegue de 2.500 gendarmes y prefectos en la zona sur de esta Capital para combatir el delito y admitió que la “demanda de seguridad nunca va a poder ser satisfecha porque siempre vienen nuevos problemas de inseguridad”. Pero advirtió a la oposición que quien prometa erradicar totalmente la delincuencia “está mintiendo”.
La Presidenta habló en la Casa Rosada al presentar el Plan Cinturón Sur para esa zona porteña, que implica la entrega de equipamiento moderno, la reasignación de mil efectivos de la Policía Federal y el agregado de los gendarmes y prefectos en esos barrios desde el 4 de julio.

http://www.laprensa.com.ar/377334-Admiten-que-hubo-discusiones-con-la-policia-por-el-despliegue-de-Gendarmes.note.aspx

Admiten que hubo “discusiones” con la policía por el despliegue de Gendarmes

El subsecretario de Gestión y Bienestar del Personal de las Fuerzas Policiales y Seguridad de la Nación, Gustavo Palmieri, admitió que hubo “discusiones” con la Policía Federal por la decisión oficial de desplegar gendarmes y prefectos en la zona sur de la Capital Federal, pero afirmó que autoridades de esa fuerza “entendieron y están participando” en este nuevo plan.
Palmieri, funcionario del ministerio que conduce Nilda Garré, negó la información que trascendió la semana pasada de que la cúpula de la Policía Federal había renunciado al enterarse que Gendarmería y Prefectura Naval iban a intervenir en las jurisdicciones de las comisarías del sur porteño.
“No hubo renuncia de la cúpula. Lo dijeron los medios. En ningún momento escuché algún planteo concreto al respecto. Al contrario”, expresó Palmieri.

En declaraciones radiales, Palmieri explicó que “la Prefectura y Gendarmería en varios de los barrios del sur desde La Boca hasta Villa Lugano van a priorizar tareas de seguridad, patrullajes con despliegue en las calles”.
Por su parte, “la Policía Federal, en esas mismas jurisdicciones, va a realizar tareas de policía judicial, aunque algunas cuestiones que tienen que ver con delitos complejos en esas áreas, como el narcotráfico, desarmaderos van a estar concentradas por el Ministerio de Seguridad y se van a seguir de forma más cercana”, agregó Palmieri.
“Hay un sentimiento institucional de la Policía Federal con la ciudad de Buenos Aires como una ciudad propia que se asocia con valores positivos y con valores posesivos”, aseveró Palmieri.
Al respecto, añadió: “Eso ha generado discusiones con distintos funcionarios, pero ellos saben que no tienen cantidad de efectivos suficientes para cubrir el servicio como se necesita, entendieron y están participando”.
Los policías, gendarmes y prefectos destinados en este operativo estarán coordinados bajo un “centro comando y de control unificado dirigido por un funcionario del Ministerio de Seguridad, que va a articular el trabajo de estas fuerzas en las áreas, recibiendo la información y dando las indicaciones operativas”, detalló Palmieri.
El funcionario comentó que el vecino se podrá dirigir a la comisaría y “allí va a recurrir a la Prefectura o Gendarmería según la especificidad de lo que está reclamando”.
“El teléfono de emergencias 911 lo manejaba la Policía y ahora si las llamadas provienen de esos barrios del sur se derivarán a Prefectura o Gendarmería”, señaló.
Palmieri profundizó: “Cuando uno llama en esos barrios por una problemática particular que tiene que ver con la atención urgente, la que tiene que canalizar ese llamado es Prefectura en algunos de estos barrios y Gendarmería en otros, porque la respuesta tiene que ser urgente”.
Palmieri reconoció que los gendarmes y prefectos destinados a este operativo “conocen menos la ciudad de Buenos Aires que algunos funcionarios de la Policía Federal, esto es cierto, pero tienen experiencia en tareas de seguridad preventiva en territorios” de otros lugares.
“Hay ejemplos claros. La Prefectura está en Puerto Madero y no hay problemas y la Gendarmería está en barrios complicados, como es Fuerte Apache”, subrayó Palmieri.

 

Circula por mail

Esta nota la estamos difundiendo a los medios de Televisión – Radio y Gráfica para que lo DIFUNDAN, para el 1º de Julio – Policía Argentina

COMUNICADO DE PRENSA DEL PERSONAL DE POLICÍA FEDERAL ARGENTINA
Debido a la gran cantidad de contradicciones de parte de la señora Garré (entre otros), los 1000 pesos de aumento al personal está en negro y no es para la totalidad de los mismos, en virtud que los Servicios de Policía Adicional fueron quitados de forma artera, produciendo un aumento de horas en la calle a menor precio y sobre exigiendo la resistencia que puede tener un ser humano por intentar dividir y enfrentar a las Fuerzas de Seguridad, Gendarmería, Prefectura y Policía , haciendo que esta última sea comandada desde el 1º de Julio, en forma ridícula y sin sentido intentando entremezclar jurisprudencias con las Fuerzas hermanas de refectura y Gendarmería.

El personal policial de calle, determina que el 1º de julio del corriente año a las 00:00 (hora  de cubrirlas calles) “NO saldrá a relevar por 15 minutos durante las guardias, a saber:

El personal permanecerá dentro de las comisarías sin salir de la dependencia, permaneciuendo correctamente uniformado de 00:00hasta las 00:15

Desde las 06:00 hasta las 06:15

Desde las 12:00 hasta las 12:15

Desde las 18:00 hasta las 18:15

Y desde las 23:59 hasta las 00:15 de la fecha ,mencionada anteriormente

Agradecemos difundir para que la sociedad tome conocimiento y resguardo, haciendo responsable a la señora ministra Garré y al señor Jefe de la Policía Federal Argentina de los delitos que ocurrieran en en dicho tiempo.

“Cuando la Patria está en peligro, todo sirve… salvo no defenderla”

PARTICIPA DONDE SEA,POR UN CAMBIO www.salvarnosdeargentina.eListas.net www.egrupos.net/userProfile/775025.

 

Circula por twitter

María Elena Gadeo, Legisladora de la Ciudad de Buenos Aires dijo a través de Twitter que: “La reforma en seguridad de Nilda Garré muestra la ineficacia y complicidad de la PF con el delito. Es una estrategia para cambiar en serio.” “La mayoría de los jueces apelaban a gendarmería para los delitos de drogas. Este fue uno de los síntomas más fuertes.” @mariaenaddeo

 

Defensa de Garré a los dichos de Macri

http://www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&dis=1&sec=1&idPub=227686&id=431863&idnota=431863

Garré: “El caso de Macri es patético”
La ministra de Seguridad, Nilda Garré, dijo en Rosario que “el caso” del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, “es patético” porque critica las acciones del gobierno nacional en el sur de la Ciudad pero “no hizo nada” en esa materia.

“El caso de Macri es patético, yo soy porteña y por eso me duele como porteña”, dijo la ministra.
La funcionaria cuestionó las críticas del macrismo a la decisión del Gobierno de llevar más efectivos policiales al sur de la Capital, porque provienen, dijo, de “alguien que no ha hecho nada por el sur de la ciudad de Buenos Aires durante su gobierno, que no se hizo presente con las agencias, ni con las sociales ni con su famosa Policía Metropolitana”.
Garré dijo que “ahora hay una decisión seria, continuidad de una política que mantenemos desde que se creó el Ministerio, de aumentar la presencia policial en la calle”.
En esa línea, destacó que “ya pudimos poner 2.000 personas más redistribuyendo agentes de la Policía Federal, y ahora como en la zona sur seguía siendo insuficiente, y podemos traer otros 2.500” efectivos.
“Que critique, cuando no hizo nada, no urbanizó villas, no construyó viviendas, no llevó soluciones sociales ahí, no sacó a los chicos del paco, realmente es patético Macri”, añadió.
Además, subrayó que “la presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) ha mostrado su preocupación extrema por el tema (seguridad) porque le ha dado el más alto rango institucional posible, creando el Ministerio de Seguridad”.

 

Críticas opositoras

Por derecha

http://www.nuevociclo.com/gendarmeria_hace_pie_a_la_ciudad_2011.htm

Gendarmería hace pie en la ciudad

El actual presidente de la Comisión de Seguridad en la Legislatura porteña, legislador Martín Borrelli (PRO), quien sostuvo: “La política de seguridad del gobierno nacional es un rotundo fracaso: se siguen acumulando las decisiones improvisadas (…) Con la medida no se hace más que especular electoralmente con la sensibilidad de los vecinos”

“Se somete a los ciudadanos a ensayos de prueba-error y en lugar de soluciones inteligentes para el complejo y terrible problema de la inseguridad se buscan, irresponsablemente, títulos en primera plana”, añadió.

“la formación, la estrategia, la experiencia y el conocimiento territorial de una fuerza policial no se puede reemplazar por la capacidad de despliegue de fuerzas como la Gendarmería o la Prefectura Naval; que pueden ser un excelente complemento en situaciones de crisis o para combatir delitos específicos pero que no tienen como función natural hacerse cargo de la complejidad que tiene la seguridad en zonas urbanas”, comparó el diputado porteño.

“Se sigue perdiendo tiempo y recursos sin lograr un sistema integrado de seguridad ciudadana: el patrullaje y la presencia son solo herramientas y no una política integral”, contrapuso Borrelli, en consonancia con los deseos de Macri.

http://www.quilmespresente.com/notas_actual.aspx?idn=125492

Críticas de Macri a Cristina por su programa de seguridad

Molesto por el anuncio de la Presidenta, para el que no fue consultado, Macri resaltó en su mensaje a los policías porteños: “Aún no somos responsables de la seguridad global en la Ciudad, sino que lo siguen siendo el Gobierno nacional y la Policía Federal, pero estamos avanzando cada día más”.
Por su parte, Vidal, se quejó porque -a su entender- el anuncio de la Presidenta fue efectuado “cerca de las elecciones” porteñas, en las que Macri deberá competir con el candidato kirchnerista Daniel Filmus.
“Parece que el Gobierno está empezando a entender que la inseguridad no es una sensación. Lástima que este tipo de cosas se haga tan cerca de las elecciones. En estos temas no se tiene que improvisar”, recalcó la compañera de fórmula de Macri.

http://www.minutouno.com.ar/minutouno/nota/148848-montenegro-rechazaplan-de-seguridad-oficial/

Montenegro rechaza plan de seguridad oficial

El ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, consideró este miércoles como un “anuncio de campaña de mal gusto” la instalación de 2.500 gendarmes y prefectos en la zona sur de la Ciudad para  combatir el delito.
“Llamarle a eso plan de seguridad es casi una falta de respeto a un plan”, sostuvo Montenegro al tiempo que reconoció que le cuesta entender cómo va a ser la coordinación entre gendarmes, prefectos, la Policía Federal y la Metropolitana.
El Ministro porteño sostuvo que compartir la coordinación entre la Nación y la Ciudad “no solamente es por una cuestión policial, sino también de emergencia médica, con el SAME, con las 300 cámaras puestas por la comuna en la zona sur”.
“No entiendo quién le va a dar la oren a los gendarmes y prefectos cuando el 911 lo atiende la Federal y después le tenga que transmitir el alerta, el anuncio de ayer (por el martes) sonó más a un anuncio de campaña, mostrando motos y autos, que algo planificado, me pareció de mal gusto”, precisó.
En ese sentido, Montenegro estimó que “este comando bicéfalo va a ser perjudicial para las investigaciones”.

http://www.adnciudad.com/index.php?option=com_content&task=view&id=14513&Itemid=29

“SON BIENVENIDAS LAS FUERZAS”

El jefe de la Policía Metropolitana, Eugenio Burzaco, dijo este miércoles que “son bienvenidas las fuerzas de seguridad en el sur de la Ciudad”, en relación al anuncio del Gobierno nacional del plan “Cinturón para el Sur”.

“Es la zona más compleja, viene bien la presencia de la Gendarmería y la Policía Federal”, expresó el funcionario porteño.

Burzaco, en una postura más pragmática que la exhibida por Montenegro, se refirió al plan de seguridad del Cinturón Sur de manera positiva: “Viene bien la presencia de Gendarmería, Prefectura y la Policía Federal”, señaló el funcionario PRO.

Además anticipó que la actuación de la Metropolitana en esa zona será de “alta densidad” y detalló que se va a usar “tecnología como cámaras”. También “se está construyendo la Comisaría Comunal en Parque Patricios”, añadió.

http://www.adnciudad.com/index.php?option=com_content&task=view&id=14529&Itemid=29

“NO DAN PIE CON BOLA”

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, renovó este jueves las críticas al Gobierno nacional por el reciente plan de seguridad:

“Después de nueve años de no dar pie con bola se da cuenta que el tema seguridad es un clamor de todos los que vivimos acá y empieza a querer hacer algo”.

Cuando fue consultado sobre su opinión de que el robo de 3,2 millones de dólares en el Banco Finasur, en pleno centro porteño, ocurrido este martes y recién se conoció ayer miércoles oficialmente, Macri respondió: “Es el manejo discrecional de la inseguridad. Si fuera por el Gobierno nunca informan nada porque creen que trae psicosis”.

Para Macri, el anuncio realizado por Fernández de Kirchner el martes pasado, “no son planes, sino que anuncian medidas aisladas que llaman planes”.

“La primera medida que tienen que tomar es decir: ‘acá estamos, esta es la cantidad de delitos que tenemos, homicidios robo de autos, drogas, y a partir de ahora vamos a empezar a medir en cada comisaría si bajamos o subimos todos los meses’. Eso es lo que se hace en cualquier sociedad normal”, puntualizó.

Luego que Fernández de Kirchner informara el envío de efectivos de la Gendarmería y de la Prefectura a barrios del sur porteño, Macri mandó este miércoles a la Policía Metropolitana a patrullar las zonas de Parque Patricios, La Boca, Barracas y Pompeya, con una dotación de 300 efectivos.

http://www.parlamentario.com/noticia-37750.html

Bullrich pidió declarar desde el Congreso la emergencia en seguridad

La diputada instó a sancionar con urgencia una ley con este carácter, previo al operativo de seguridad que se llevará a cabo en zona sur de la Ciudad.

Tras el reconocimiento del Gobierno nacional de la inseguridad reinante y la publicación del Decreto 864/2011, por el que se establece el Operativo Unidad-Cinturón Sur, la diputada Patricia Bullrich expresó que: “previamente a la adopción de dicha medida –que pretende reemplazar con prefectos y gendarmes a los policías en la zona sur de la Ciudad – debería haberse declarado la emergencia en seguridad. Debemos sancionar ya mismo desde el Congreso una ley declarando la emergencia en materia de seguridad”.
“De repente, por declaraciones en los medios y los considerando el referido decreto – continuó Bullrich -, vemos cómo oficialmente, de una vez por todas, se decide a reconocer en forma abierta no sólo que hay problemas de inseguridad sino que éstos son graves. De hecho, en varias consideraciones se hace referencia a la necesidad de restablecer el orden y la tranquilidad pública o de actuar para satisfacer un interés de la seguridad nacional”.
La diputada, a su vez, manifestó que “tal como lo habilita la ley 24059, se debe convocar de urgencia a constituir un Comité de Crisis, en el marco del Consejo de Seguridad, “para ejercer la conducción política y supervisión operacional” de la Policía Federal Argentina, la Gendarmería, la Prefectura y también la Policía Metropolitana, “empeñadas en el reestablecimiento de la seguridad interior”. Dicho comité debería estar integrado, como mínimo, por el ministro del Interior, la ministra de Seguridad, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y los titulares de las fuerzas de seguridad federales”.
Por otra parte, Bullrich afirmó que “resulta más que relevante asignar una partida presupuestaria especial para la aceleración de la formación de agentes de la Policía Metropolitana”.
“Hay que convocar de manera urgente a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad para la evaluación de la factibilidad de destinar efectivos de la Policía Metropolitana a las zonas en las que se desafecto a la Federal de las tareas de prevención”, finalizó.

http://observandobuenosaires.com/?p=568

Cristian Ritondo criticó con dureza a Nilda Garré

“Garré es la misma que destruyó las Fuerzas Armadas, la Policía Federal y ahora quiere destruir Buenos Aires con Filmus-Tomada”, dijo el jefe de Bloque PRO en la Legislatura sobre la Ministra de Seguridad de la Nación.

El titular del bloque PRO en la Legislatura, Cristian Ritondo, criticó duramente a la ministra de Seguridad, Nilda Garré, por sus críticas al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, tratandolo de “patético” y no hacer “nada por la zona sur de la ciudad en cuatro años de gobierno.

“Ella es patética”, dijo Cristian Ritondo, quién afirmó que “Garre es la responsable de la destrucción de las Fuerzas Armadas, durante su gestión Argentina fue el país que menos dinero gastó en defensa en toda América del Sur. La ‘camaléonica’ ministra tuvo el previlegio de dejarnos en el puesto número 26, entre los países más indefensos del mundo, junto a Bangladesh y Albania”.

Ritondo agregó que “Garré es la misma que fue Viceministra del Interior durante el Gobierno de Fernando De la Rúa y que como embajadora de Venezuela en el 2005, inició el camino de la corrupción del gobierno de Cristina Fernández, que termino con la ‘valija’ de 800 mil dólares de Wilson Antonini, Claudio Uberti, Julio De Vido y compañia”.

El titular del bloque PRO en la Legislatura continuó con sus acusaciones: “La ministra Nilda Garré es la misma que en julio de 2007 el juez Guillermo Tiscornia imputó por el delito de contrabando agravado en una causa judicial en la que se investigan supuestas irregularidades en la exportación de material bélico por parte de la empresa Fabricaciones Militares”.

“Es la misma que fue denunciada por los presuntos delitos de ‘encubrimiento y violación de los deberes de funcionario público’, por no haber planteado ante la justicia las presuntas irregularidades detectadas en la Policía Federal sobre las que habló públicamente”, dijo el legislador del PJ macrista.

Ritondo continuó con su ataque a Garré: “Es la misma que dejó a la Ciudad de Buenos Aires sin Policía Federal en las escuelas, parques, hospitales y establecimientos oficiales. Es la misma que autorizó la represion a los docentes de Santa Cruz, de los tobas de la comunidad Qom y los más de 1000 piquetes que soportaron ya los porteños”.

“Ahora como Ministra de Seguridad nos quiere dar cátedrá de seguridad llevandonós al enfrentamiento permanente con la Policía Federal, la Gendarmería y la Metropolitana, generando conflictos innecesarios, culpandónos del abandono a los chicos del paco, como si ella no tuviera nada que ver o como si la droga fuera un problema desde el 2007 cuando Mauricio Macri asumió en la Ciudad”, dijo Ritondo quien planteó que “fue nuestro gobierno quien creó el primer Centro de Prevención de Adicciones en el Barrio Los Piletones en Villa Soldati”.

Ritondo expresó que “esta gestión fue la única que ha hecho para reducir la brecha histórica entre el Sur y el Norte de la Ciudad, olvidada por los socios k de Aníbal Ibarra y compañía”.

Ritondo además enumeró obras de la gestión Macri: “Urbanizamos la primera villa de la Ciudad, ex villa 19, hoy Barrio Inta; instalamos el Distrito Tégnológico en Parque Patricios con más de 75 empresas que dan trabajo a mas de 10.000 personas; terminamos el Centro  Metropolitano de Diseño, de Centro de Información y Formacion Ambiental; culminamos el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires; terminamos e intalamos el Polo Circo; nivelamos la Avenida Patricios; mejoramos la Avenida Perito Moreno, los puentes La Noria y Bosh y empezamos decisivas obras hidráulicas para que el Sur no se inunde más; llevamos la Policía Metropolitana a la Comuna 4 que abarca los barrios de Pompeya, Barracas, La Boca y Parque Patricios; abrimos el primer centro de prevención de adicciones en el Barrio Los Piletones en Villa Soldati; construimos el Nuevo Centro Asistencial Cecilia Gierson en Villa Lugano (primera etapa del Hospital)”.

Finalmente, el legislador macrista mencionó que “cuando llegamos al gobierno habia 59 cámaras de seguridad en toda la Ciudad. Hoy tenemos 794 y pensamos llegar a las 2000 en lo que resta del año 2011″.

http://www.adnciudad.com/index.php?option=com_content&task=view&id=14575&Itemid=29

el presidente del bloque de diputados nacionales de la UCR, Ricardo Gil Lavedra, consideró “exclusivamente electoral” la puesta en marcha del llamado Cinturón Sur de Seguridad. “Es verdaderamente indignante que, una semana antes de las elecciones comience a funcionar el operativo, anunciado 15 días antes y es una vergüenza que con sólo propósito de tener un resultado electoral se tomen medidas atinentes a la seguridad de los vecinos”, dijo.

Y amplió: “Demuestra que el Gobierno nacional tiene a los vecinos de rehenes en materia de seguridad, actúa cuando quiere. Y por otro lado, en cuanto a la medida en sí misma, me parece que es una medida opinable. Argentina tiene fuerzas de seguridad en materia federal destinadas a investigar los delitos federales, por un lado, que es la Policía Federal, controlar las fronteras terrestres que es Gendarmería y el mar territorial que es la Prefectura”.

Por último, Gil Lavedra manifestó: “Esta constante afectación de personal de Gendarmería y Prefectura para tareas propias de policías locales, de territorio, me parece que desnaturaliza gravemente su función, porque quién va a custodiar las fronteras. Tenemos problemas enormes de trata de personas, de narcotráfico y los que hacemos es desvestir un santo para tratar de vestir a otro. Esto me parece que requiere un diagrama, una política en materia de seguridad pública mucho más intensa y demuestra que la Policía Federal jamás debió haber sido la policía de territorio de la ciudad, es decir, es un cuerpo federal que tiene que tener otro propósito que con las investigaciones de los delitos federales y no el control de la calle en el territorio de la Ciudad”.

 

Por izquierda

http://www.gacetamercantil.com.ar/notas/5692/pino-denuncio-anibal-f-presuntos-nexos-entre-pfa-narcos.html

“Pino” denunció a Aníbal F. por presuntos nexos entre la PFA y los narcos

El candidato a jefe de Gobierno porteño denunció al jefe de Gabinete por su eventual responsabilidad en la “articulación” de miembros de la Policía Federal y narcotraficantes

Ante el juez de instrucción en lo criminal Eliseo Otero, Solanas recordó que el funcionario “tuvo a su cargo la conducción de esa fuerza” hasta que Nilda Garré asumió en el Ministerio de Seguridad.

A días de las elecciones para la Jefatura de la Ciudad, Solanas intentó así meter un pie en la reforma de seguridad anunciada por la presidente Cristina Fernández de Kirchner en el sur porteño y que avasalla notoriamente el rol que debe tener la Policía Metropolitana en la ciudad autónoma.

Para Solanas fue una “grave medida” lo hecho por el Gobierno nacional al disponer “en los hechos la intervención de las comisarías 24, 30, 32, 34, 36 y 52”, hacia donde anunció el envío para colaborar de Gendarmería y Prefectura.

“Que se haya designado a dos fuerzas cuya tarea central es la Defensa Nacional pone en evidencia el gravísimo estado de inseguridad ciudadana” con incumplimiento de “autoridades nacionales y locales al respecto”, sostuvo.

Y recordó una frase de la misma Garré referida a que “hay sectores de la fuerza que disputan negocios y comisarías que recaudan bien”.

También pidió al juez que investigue el patrimonio de jefes policiales federales de esa zona.

http://www.pts.org.ar/spip.php?article18036

CRISTINA ABRAZA LA AGENDA DE LA DERECHA

Guiñando un ojo a las franjas más reaccionarias de las clases medias porteñas, Cristina acaba de anunciar el desembarco de 2.500 efectivos de Gendarmería y Prefectura para patrullar las calles de los barrios del sur de la Ciudad de Buenos Aires, donde se concentrarían las “zonas calientes” del “mapa del delito”. Simultáneamente, 1.000 efectivos de la Federal serán desplazados hacia otros barrios, mientras otros 300 realizarán tareas de asistencia. Conjuntamente, Cristina adelantó la construcción de una nueva cárcel en Mercedes que permitirá la deslocalización del penal de Villa Devoto junto al fortalecimiento de los “controles” de las 35 cárceles que integran el Servicio Penitenciario Nacional.

Complementariamente, Mauricio Macri anunció el envió de 600 nuevos efectivos de la Policía Metropolitana en dos etapas que cubrirán cuatro de las seis localidades del sur porteño. Evidentemente, la convergencia de macristas y kirchneristas constituye toda una revelación.

El denominado plan Cinturón Sur añade una cuenta más del giro a derecha del gobierno kirchnerista desde la creación del Ministerio de Seguridad al mando de Nilda Garré, una respuesta reaccionaria a la ocupación del Parque Indoamericano, cuando más 1.400 familias desposeídas reclamaban el derecho a la vivienda, con el saldo de tres compañeros inmigrantes asesinados por la tarea conjunta de la Federal y la Metropolitana. Decididamente, Cristina abrazó la agenda de la “seguridad ciudadana” en aras de la defensa de la propiedad privada de los grandes capitalistas.

Criminalización de la pobreza

Cristina apuntaló por derecha a Daniel Filmus, candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de Bs. As. por el Frente para la Victoria, quien apoyó la brutal represión a los docentes de Santa Cruz que reclamaban destrabar el conflicto en las puertas del Ministerio de Trabajo, donde talla su compañero de fórmula, el ministro Carlos Tomada.

Haciendo a un lado su simulado perfil progresista, Filmus bendijo el plan Cinturón Sur que tendría por finalidad articular nuevas políticas represivas entre las cuatro fuerzas (Gendarmería, Prefectura, Policía Federal y Metropolitana) focalizando la atención sobre los barrios más pobres, particularmente villas miseria, asentamientos y núcleos habitacionales precarios, donde se registran las tasas de mortalidad infantil más altas de la Capital.

Cristina, Garré y Filmus asimilan la experiencia del Operativo Centinela, celebrada a rabiar por los intendentes del conurbano bonaerense, los que destacan, sin pudor alguno, el notorio incremento de las detenciones por averiguación de antecedentes, aunque omitiendo el crecimiento de los casos de gatillo fácil, que cada 28 horas, según señala la CORREPI, se cobra una nueva vida. Los 9.000 gendarmes instalados en los barrios más humildes del conurbano cercaron los alrededores de villas como Fuerte Apache y La Cava, hostigando a los sectores más desposeídos. La nueva iniciativa se propone ajustar las clavijas de los más desposeídos que residen en zonas “calientes” como la villa 1.11.14 del Bajo Flores y la villa Rodrigo de La Boca, área bajo dominio de la Prefectura.

Mientras los empresarios embolsan fortunas y el INDEK registra que la mitad de los asalariados percibe un ingreso de hasta $2.200, Cristina ajusta una nueva vuelta de tuerca criminalizando la pobreza.

¿Control efectivo?

Los trascendidos periodísticos señalaron que el nuevo plan obedece a los informes elaborados por Garré, los que denuncian la connivencia de la Policía Federal con el tráfico de drogas, la prostitución, así como de innumerables delitos. A su modo, los kirchneristas reconocen que la Federal es una banda de delincuentes irreformable, pues a puertas cerradas confiesan que Gendarmería y Prefectura deberían ejercer un “control efectivo” sobre las comisarías porteñas. Irónicamente, el mismo día que trascendió el plan, dos gendarmes fueron sorprendidos in fraganti con una tonelada de cocaína. Es inconcebible el desarrollo de negocios ilegales como el narcotráfico o la comercialización de autos robados omitiendo su relación con las fuerzas de seguridad que patrullan las fronteras como administradoras del gran delito.

En realidad, los kirchneristas se proponen relegitimar a las fuerzas de seguridad para avanzar pasos hacia la restauración del poder de fuego del Estado y así lidiar contra el derecho a la protesta social y los métodos de acción directa que emplean los trabajadores y los sectores populares, que tanto Cristina como los empresarios condenan.

¿Qué malabares diseñarán Martín Sabbatella, su colectora de Nuevo Encuentro y la llamada izquierda kirchnerista para llamar a votar a Filmus y a Cristina tras esta política reaccionaria digna de derechistas como el gobernador Scioli y el candidato del radicalismo Francisco De Narváez?

http://www.pts.org.ar/spip.php?article18038

FILMUS Y SOLANAS SE QUIEREN PARECER A MACRI

El dato saliente de la campaña electoral porteña en los últimos días es el esfuerzo de Filmus y Solanas por parecerse a Macri. Primero Filmus justificó la brutal represión policial contra los docentes de Santa Cruz que iban a acampar frente al Ministerio de Trabajo con el argumento tradicional de la derecha de que “los habitantes de la Ciudad también tienen derecho de trasladarse de un lugar a otro”. El candidato a vicejefe de gobierno Carlos Tomada, actual Ministro de Trabajo, viene de protagonizar un escándalo cuando salieron a la luz las escuchas telefónicas con su amigo íntimo Pedraza, uno de los principales responsables de la muerte de Mariano Ferreyra. No olvidemos además que Tomada es quien garantiza a nivel nacional las distintas formas de precarización y tercerización laboral y que más del 40% de los trabajadores esté en negro. En su mismísimo Ministerio, hay cientos de trabajadores contratados, lo que se hizo público gracias a la reciente lucha de los trabajadores.

El martes, el gobierno nacional anunció el despliegue de 2500 gendarmes y prefectos en la zona sur de la Ciudad, con el argumento de “terminar con la desigualdad en materia de seguridad”, mientras Macri anunciaba que también pondría a la Policía Metropolitana en los mismos barrios. Por su parte, Pino (o, mejor dicho, “Bonsai”) Solanas no tuvo mejor idea que ir a un “desayuno” organizado por la organización patronal golpista IDEA, donde afirmó que su idea era “sacar los piquetes de las calles y llevarlos a la Plaza de Mayo”. Como viene ocurriendo en toda la campaña, Filmus y Solanas han aceptado no sólo los temas de campaña impuestos por la derecha macrista, sino que cada vez más muestran su coincidencia con las “soluciones” reaccionarias propuestas por el PRO. Apenas se diferencian en matices. Han aceptado la visión sostenida por la prensa reaccionaria de que los problemas de la Ciudad son “de orden público”. No discuten sobre cómo solucionar la carencia de vivienda para 150.000 familias (500.000 habitantes aproximadamente), sino como realizar los desalojos más “eficientemente”.

Se confirma lo que dijimos desde un comienzo: que estos candidatos no son ninguna alternativa al macrismo. Si algunos opinaban que exagerábamos, los hechos nos han dado completamente la razón. El resultado de esto es el crecimiento de las probabilidades de Macri de ganar la elección en segunda vuelta, según señalan todas las encuestas. La candidatura de Filmus se encuentra estancada y en crisis con sectores que lo apoyaban “por izquierda”, del escándalo de Schoklender para acá. La de Solanas está perdiendo apoyo raudamente si lo comparamos con la elección anterior, especialmente después del papelón de la ruptura con Binner por cargos y fondos electorales y de un claro giro a derecha discursivo en relación a la campaña de 2009. Ruptura que ha dejado partida a la centroizquierda a nivel nacional y que ha llevado a Solanas a encabezar su lista nacional con Alcira Argumedo como candidata a presidente. Al mismo tiempo el “Bonsai” Solanas estuvo presente en el lanzamiento como candidato a presidente de Binner, toda una muestra de sus contradicciones y de una política a la deriva para quienes dicen presentarse como alternativa del bipartidismo.

http://www.gacetillasargentinas.info/noticias/el-frente-popular-dario-santillan-regional-capital-repudio-el-qcinturon-de-seguridadq-del-gobierno-nacional-y-la-policia-metropolitana-de-macri-en-los-barrios-del-sur-de-la-ciudad?utm_source=feedburner&utm_medium=twitter&utm_campaign=Feed%3A+gacetillasargentinasweb+%28Gacetillas+Argentinas+Web%29

El Frente Popular Darío Santillán – Regional Capital – repudió el “cinturón de seguridad” del Gobierno Nacional y la Policía Metropolitana de Macri en los barrios del sur de la Ciudad.

No se resuelve la inseguridad saturando de Policía, Gendermería y Prefectura los barrios del sur de la Capital
En la última semana, el gobierno nacional anunció la instalación de un “cinturón de seguridad”, con 2.500 efectivos de Prefectura y Gendarmería para patrullar los barrios del sur de la ciudad. En el marco de la disputa electoral, a su vez, el gobierno de Macri agregó la instalación de 300 policías metropolitanos en los barrios de la Comuna 4, que incluyen a Parque Patricios, La Boca, Barracas y Pompeya.

Desde el FPDS Regional Capital, repudiamos esta decisión de los gobiernos nacional y porteño y reafirmamos que, frente a la inseguridad, la peor respuesta es la saturación de uniformados de fuerzas que nos han demostrado hasta el cansancio las consecuencias de su accionar. En nuestros barrios hay inseguridad, pero también hay falta de trabajo, de vivienda, de educación y miles de personas que han sido excluidas de la ciudad. La experiencia de uniformados saturando cada calle del barrio, tiene consecuencias negativas, especialmente considerando fuerzas represivas vinculadas al negocio del narcotráfico y trata de personas entre otras cosas.
La represión a los docentes de Santa Cruz frente al Ministerio de Trabajo es una muestra más de como el Gobierno utiliza las fuerzas de seguridad en las calles frente a la protesta social. La medida no tiende a resolver los problemas de seguridad de la población, sino a militarizar las zonas más pobres de la ciudad de Buenos Aires y al mismo tiempo, ejercer el control social como lo hicieron en el Parque Indoamericano.
Es por esto que rechazamos la decisión de enviar efectivos de Prefectura y Gendarmería a patrullar los barrios y exigimos que no se criminalice ni la pobreza ni la protesta social.

Desde el Frente Popular Darío Santillán, repudiamos el proyecto de ley impulsado en la Legislatura porteña del candidato a Jefe de Gobierno Jorge Telerman que busca prohibir los cortes de calles en las principales Avenidad de la Ciudad (tales como Av. 9 de Julio, Av, de Mayo, Corrientes). También repudiamos las declaraciones de Daniel Filmus, quien habla de priorizar el “derecho a la libre circulación” por sobre el derecho a la manifestación de los ciudadanos, consagrado en la Constitución Nacional. De esta manera, se cercena el derecho a la protesta de quienes vivimos o transitamos en la Ciudad.
Es preocupante que los principales candidatos que se proponen  gobernar la ciudad acuerden en restringir la libre manifestación de los ciudadanos, Todos ellos parecen coincidir en que la vivienda, la educación y la salud son problemas estructurales de la Ciudad de Buenos Aires, sin embargo todos los proyectos que elaboran tienden a prohibir la protesta pero ninguno a solucionar de manera definitiva los graves problemas estructurales que las motivan.
El proyecto de ley que impulsa el candidato Jorge Telerman es una vergüenza y llamamos a rechazarlo. ¿tendremos que ir entonces los trabajadores del Garraham, del Borda, los jubilados, los pueblos originarios, los trabajadores precarizados, los usuarios estafados por las empresas privatizadas, los estudiantes, y todos los sectores populares a un “piquetódromo” como proponía Carrió y ahora acuerdan la mayor parte de los candidatos?
Desde el FPDS decimos claramente que NO, porque sabemos que las únicas soluciones que el pueblo obtuvo fueron a través de la protesta y la lucha en las calles.
Por todo esto exigimos:
– No a la instalación de la Metropolitana, Gendarmería y Prefectura en nuestros barrios.
– No a la criminalización de la protesta y la pobreza
– Vivienda, salud , educación y trabajo digno para todas y todos.

 

CORREPI – BOLETÍN INFORMATIVO Nº 614
POLICÍA, GENDARMERÍA Y PREFECTURA EN LA CALLE: AHORA SÍ ESTAMOS INSEGUROS…
En menos de una semana, tres noticias involucraron a la gendarmería con el negocio del narcotráfico. El gobierno trató, como siempre, de despegar a la fuerza enmarcando estos hechos en el funcionamiento del “operativo transparencia”.
Lo cierto es que 966 kilos de clorhidrato de cocaína eran transportados por dos gendarmes cerca de la localidad de Tartagal, recién contrabandeados desde Bolivia.
Al mismo tiempo, aparecieron 444 kilos que iban a transportar en un “narco velero” por Puerto Madero.
Y 145 kilos de marihuana fueron incautados a dos suboficiales de la gendarmería en Misiones.
A pesar de lo escandaloso del asunto, la ministra Garré, justifica a sus fuerzas de seguridad e intenta dar una respuesta ante la situación: “son muy jóvenes, recientemente incorporados a la fuerza y con muy poca experiencia”. “Uno supone que no eran estos chicos quienes podrían estar en condiciones de financiar esto. Seguramente, fueron contactados para transportar la droga. Atrás de esto hay una organización de mucha envergadura”. Y hay que reconocer que en esto Garré tiene razón, si cayeron fue por inexperiencia… todavía no aprendieron cómo se hace el negocio ni con quién hay que transar.
Pero la ministra, no sólo se muestra “comprensiva” con las fuerzas, sino que anunció que serán el apoyo del gobierno nacional para la disputa electoral en la Ciudad.
¿Cómo? Les dará el control de las comisarías de la zona sur de la Capital, con la oportunidad de que ahora gendarmes y prefectos compartan los negocios de la droga, los robos y la prostitución en los barrios más empobrecidos de la Ciudad de Buenos Aires: Prefectura iría a las seccionales 24ª (La Boca), 32ª (Pompeya/Barracas/Parque Patricios) y 34ª (Parque Chacabuco/Boedo), mientras que gendarmería se ocuparía de la 26ª (Constitución/Barracas), la 28ª (Barracas/Parque Patricios), 36ª (Villa Soldati/ Bajo Flores), 30ª (Barracas) y 52ª (Villa Lugano).
Y para no quedarse afuera, Macri también mandará la metropolitana a los barrios sureños a partir del 1º de julio.
Represión y control social sigue siendo la respuesta del oficialismo y los partidos de la oposición propatronal. Todos hablan de las mil y una forma en que combatirán la inseguridad, metiéndonos cada vez más policías de toda clase y color, gendarmes y prefectos que se disputan a capa y espada los negocios más repugnantes.
Por supuesto, a ninguno de los candidatos, ni a sus partidos, les preocupa el problema de la vivienda, del trabajo, de la pobreza, de la educación ni de la salud del pueblo. Para cuando esos problemas estallan y el pueblo se indigna por las condiciones a las que nos someten a vivir, están los palos, los hidrantes, los perros, las balas, la cárcel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: