Posteado por: museodegrandesnovedades | abril 18, 2011

Dos defensas a la policía metropolitana muy pobres

El mismo día dos artículos diciendo lo mismo, con diferentes autores y cometiendo los mismos errores contestados punto por punto.

http://vozdelalibertad.blogspot.com/2011/04/trampa-para-portenos.html

TRAMPA PARA PORTEÑOS

“LA SEGURIDAD: UNA NUEVA TRAMPA PARA LOS PORTEÑOS”
Por la Dra. Nora Ginzburg (*)
Quienes sabemos del accionar de la doctora GARRÉ a través del tiempo conocemos su volubilidad, pero vislumbrar que fue nombrada Ministra de Seguridad al sólo efecto de perjudicar al Jefe de gobierno porteño, sin importar que con ello se nos castiga a todos, supera cualquier cambio que se pudiera concebir en ella.
Hace pocos días leía en una nota que la Ministra, cuando fue Diputada Nacional por esta Ciudad, apoyó expresamente una moción de traspaso de la Policía Federal a la órbita de la Ciudad. Ya antes, perdura en mi recuerdo, cuando las dos fuimos Convencionales Constituyentes por la Ciudad de Buenos Aires, ambas integrábamos el grupo que reclamaba fervorosamente que el Gobierno Nacional, el Presidente MENEM en aquel entonces, llevara a cabo la transferencia de las competencias a la ciudad de Buenos Aires.
En efecto, el Artículo l29 de la Constitución Nacional, modificada en 1994, establece: “La ciudad de Buenos Aires tendrá un régimen de gobierno autónomo, con facultades propias de legislación y jurisdicción, y su jefe de gobierno será elegido directamente por el pueblo de la ciudad. Una ley garantizará los intereses del Estado nacional mientras la ciudad de Buenos Aires sea capital de la Nación”. Y la ley que se dictó en consecuencia, la Nº 24.588 (llamada Ley Cafiero), reservó una cantidad de competencias para el Gobierno Nacional que nada tienen que ver con garantizarle sus intereses reales, sino simplemente por una cuestión de mero poder.
Debido a eso, muchos seguíamos afirmando que tenían que traspasarnos la Superintendencia de Investigaciones, es decir las 53 Comisarías locales, quedando el resto de organismos de la Policía Federal en manos del Gobierno Nacional, de la misma manera que ocurre en otras jurisdicciones, donde existe una policía provincial y otra federal. Y hasta el presente ello no se ha materializado.
Cuando se habla de “policía de aproximación” de esto se trata, es decir que tengamos una policía igual que la de Córdoba, Salta, Santa Cruz o cualquier otra provincia. Que tengamos una policía que enfrente todos los delitos ordinarios, dejando los federales a cargo de la Policía Federal.
No obstante, el Artículo 7 de la citada ley dispone: “El Gobierno Nacional seguirá ejerciendo, en la ciudad de Buenos Aires, su competencia en materia de seguridad y protección de las personas y bienes. La Policía Federal Argentina continuará cumpliendo funciones de policía de seguridad y auxiliar de la justicia en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, dependiendo orgánica y funcionalmente del Poder Ejecutivo Nacional.”

FALSO: la ley cafiero (24.588) fue modificada en su artículo 7mo por la ley 26.288 que dice:

El Gobierno nacional ejercerá en la Ciudad de Buenos Aires, mientras sea Capital de la República, sus funciones y facultades en materia de seguridad con la extensión necesaria para asegurar la efectiva vigencia de las normas federales. El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ejercerá las funciones y facultades de seguridad en todas las materias no federales. El Gobierno nacional las seguirá ejerciendo hasta tanto aquel ejercicio sea efectivamente asumido por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La Ciudad de Buenos Aires podrá integrar el Consejo de Seguridad Interior.”

Desde que se sancionara la Constitución de nuestra ciudad hubo varios Jefes de Gobierno. El primero, el doctor FERNANDO DE LA RÚA, nada pudo hacer por cuanto el Presidente de la Nación era de signo contrario. El segundo, el doctor ANÍBAL IBARRA, quien asumió con un presidente del mismo signo, el doctor FERNANDO DE LA RÚA por la Alianza, inexplicablemente nada hizo al respecto. Cuando asumió la presidencia EDUARDO DUHALDE, muchos escuchamos decir a IBARRA que tenía mejor relación con éste que con su antecesor. Siguió el presidente, hoy fallecido, doctor NÉSTOR KIRCHNER. ¿Qué hizo el doctor IBARRA en tantos años para obtener algún avance en el traspaso de la Policía a la órbita de nuestra ciudad?: nada. Luego prosiguió el señor JORGE TELERMAN, en muy buena sintonía con el doctor KIRCHNER, con quien nos reuníamos los Diputados nacionales por la ciudad de Buenos Aires de todas las tendencias políticas para lograr esta transferencia. ¿Qué hizo el señor TELERMAN?: nada. Más grave aún. Hace dos días en un programa televisivo este señor dijo que los porteños teníamos que tener una policía que se ocupe de las faltas, de las contravenciones, de los delitos menores como, por ejemplo, las usurpaciones y otros de similar entidad, pero no una policía en serio como tienen todas las demás provincias de nuestro país. Ignoro qué bases jurídicas contemplan tal tesitura, porque no lo dijo. Ahora entiendo su atención tan amable, pero evasiva y simuladora, obviamente sin ningún objeto.

FALSO. La policía metropolitana es una policía que debería ocuparse de las faltas, de las contravenciones y de los delitos menores como. Por ejemplo, las usurpaciones y otros de similar entidad. Por qué así lo determinó la ley que la creó en este gobierno.

Según siempre escucho decir a los provincianos, Dios está en todas partes pero atiende en Buenos Aires, pero pareciera no ser tan así, ya que los porteños seguimos siendo ciudadanos de segunda que no tenemos derecho a tener nuestra propia policía, a diferencia de nuestros hermanos del resto del país.

FALSO: La ciudad de Buenos Aires tiene la policía metropolitana.

Al asumir como Jefe de Gobierno el Ingeniero MAURICIO MACRI, se reúne con los funcionarios nacionales de más alto nivel y no consigue el traspaso de la Policía con la partida correspondiente. Y padecimos calamidades cuando un funcionario de la ciudad daba una orden y el Gobierno nacional una contraorden, y los auténticos damnificados éramos los vecinos de esta ciudad y no los funcionarios de aquí o de otro cualquier lugar. Así fue que no se quedó con el “nada”, sino que crea la Policía Metropolitana. Fue una novedad y empezó a dar resultados. Los habitantes de distintos barrios donde actuaba lo reconocieron, se sintieron más seguros, y muchos porteños nos sentimos orgullosos de tener por primera vez una policía propia, por ahora famélica o insuficiente como la calificaron, pero nuestra, que reafirma la autonomía de esta ciudad, tal como lo prescribe la Constitución Nacional.

FALSO: los índices de percepción de inseguridad en las comunas donde se encuentra la policía metropolitana aumentaron porcentualmente de la misma manera que en las comunas en las que no está. Sin embargo son buenos índices, tan buenos como antes de la presencia de la metropolitana. Pregunta ¿por qué la policía metropolitana no se encuentra en las comunas con peor índice de percepción de inseguridad?

Entonces llegaron los opositores de todos los costados. Quienes se justificaban diciendo “yo siempre estuve contra la Ley Cafiero, pero no se podía hacer una policía de esta forma”, “mejor la plata la hubieran utilizado” en no se qué, y otras consignas de este tipo. Señoras y señores ¿de qué forma? ¿cuándo?. Se ha criticado, pero nadie ha planteado otra solución viable.

FALSO: una policía no es una solución viable.

En modo alguno hay que ser macrista para reconocerle este logro que sin duda quedará en el haber de su gestión. Pueden criticársele muchísimas cosas, pero no ésta.

FALSO: este “logro” también se le puede criticar, porque es una policía formada a imagen y semejanza de la mafiosa federal de la mano de su primer jefe el fino Palacios, porque un altísimo porcentaje de sus miembros son exonerados de otras fuerzas, educados bajo la doctrina de la seguridad nacional, porque quiso ser equipada con picanas eléctricas portátiles, porque quiso ocupar espacios públicos para erigir sus precintos, porque los trajes fueron comprados a sobreprecio a uno de los acusados por el ataque a la AMIA, por haber enquistado en su ceno una asociación ilícita para realizar escuchas ilegales, porque sus miembros realizaron espionaje a pedido de un director de un CGP a los vecinos en una reunión de los preconsejos consultivos (de los que hablan también la constitución de la ciudad), porque no evitaron varias muertes al acompañar una ambulancia a la villa a pesar de haber una orden judicial al respecto y podríamos seguir así durante un largo rato.

Cualquiera que lo hubiera hecho recibiría igual reconocimiento de mi parte. Si algo es bueno lo es con independencia de quien lo haga. Y también la mezquindad de los políticos, como en este caso, impide que la ciudad pueda avanzar.

Pero, obviamente, esta policía metropolitana es escasa, el gobierno nacional no sólo no tiene políticas de seguridad sino que hasta no hace mucho la negaba. Decía que se trataba simplemente de una sensación.
Y nos trajo la gran solución: la doctora GARRÉ, autora del desguace más increíble y pavoroso que hayan sufrido nuestras Fuerzas Armadas. ¿Y que nos dice? Que las muertes de AZEL BLUMBERG, DIEGO PERALTA, CAPRISTO, MATÍAS BERARDI y tantísimos otros, no son nuestro problema principal.

FALSO: el que murió fue AXEL BLUMBERG y no AZEL y en su crimen había varios policías federales implicados en su secuestro.

La Ministra “decreta” que la tasa de homicidios bajó y que nuestro problema más grave es la corrupción de la Policía Federal, no obstante que desde octubre de 2003 gobiernan los KIRCHNER. Si es así ¿no pudieron sanearla en todo este tiempo? Entonces, todo el gobierno nacional fue cómplice.

POR SUPUESTO QUE SI: la tasa de homicidios bajó y el problema más grave es la corrupción de la Policía Federal y también es cierto que el gobierno nacional fue cómplice desde octubre de 2003.

Además, sostiene que no tiene pruebas y que lo dijo sólo por comentarios de vecinos. Y sólo por esos comentarios sin confirmar descabezó a la cúpula de la Federal. Algo tan grave demuestra que no sólo se trata de una persona versátil, sino también inefable, y que los porteños estamos ante un peligro de inseguridad mayor que antes de su nombramiento.

FALSO: el descabezamiento de la cúpula de la Federal no fue por comentarios de vecinos sino que fue por una investigación interna bastante intensa. Los dichos de la ministra de seguridad fue porque se les cagó a los federales y se desdijo de aseverar que la policía federal es parte del problema de inseguridad porque es partícipe de muchos de los delitos que hacen a la gente insegura. Ante el ataque de la oposición diciendo que si tiene pruebas que las presente a la justicia dijo que solo tenía comentarios de los vecinos. Pero podría haber nombrado todas las causas judiciales que tienen efectivos de esa fuerza policial. Casos de gatillo fácil, de gerenciamiento de prostíbulos, de vista gorda en casos de talleres que utilizan mano de obra esclava, en la complicidad en la trata de personas, en la participación en los desarmaderos, en la amenaza a jóvenes para que salgan a robar para ellos o sino desaparecen, son asesinados o son encarcelados, en las torturas en las comisarías, y podríamos seguir así durante un largo rato.

Siempre tuve en claro que la inseguridad no representaba un problema para el régimen kirchnerista, ya que indefectiblemente nunca la vio de un modo diferente, por que siempre fue insensible frente a toda la violencia de distinto orden desatada en el país durante su gestión.
Pero jamás pude suponer que, por una cuestión de exclusiva bajeza política, directamente y de modo voluntario, coloque a los vecinos de Buenos Aires, de repente, en un virtual estado de indefensión. Que haya venido avisándolo, según dice, desde hace dos meses no cambia la situación porque nadie es mago para solucionar un problema de semejante envergadura en tan breve lapso.

FALSO: la seguridad de los edificios de la ciudad de Buenos Aires le corresponde a la ciudad de Buenos Aires, por eso pagaba (con atrasos y mora) adicionales de la federal.  

Es una forma de intentar que el proyecto de la Policía Metropolitana fracase, porque imaginemos que MACRI se hubiera quedado haciendo “nada”, como sus predecesores ¿Cómo hubiera resuelto la doctora GARRÉ el problema que plantea? Es criminal lo que han hecho y viola el Artículo 7 de la Ley 24.588. La Ministra ha incurrido en los delitos, al menos, de Incumplimiento de los Deberes de Funcionario Público y Abandono de Personas.

FALSO: la policía metropolitana ya es un fracaso, lo dice Macri, Rodriguez Larreta, Ritondo, Montenegro y Burzaco. La policía metropolitana no puede hacerse cargo de cuidar 9 escuelas y 23 hospitales. Eso es un fracaso.

El artículo 7 de la ley 24.588 cambió, fue modificado por la ley 26.288. No hay incumplimiento de los deberes de funcionario público ni abandono de personas porque en el convenio entre el gobierno de la ciudad y la policía federal dice bien clarito que ante una mora del pago notificando con 10 días de anticipación la policía puede retirar sin que se la haga responsable sus efectivos que cumplan adicionales y también dice el convenio que con 30 días de anticipación ese convenio puede darse por terminado.

No otra cosa puede asegurarse frente a la decisión de esta funcionaria de retirar a la Policía Federal de la custodia de distintos inmuebles ubicados en la ciudad, siendo los más afectados escuelas y hospitales, con la excusa de que no corresponde por tratarse de adicionales y que, al tener la ciudad una policía propia (La Metropolitana), bien podía hacerse cargo de esa custodia.
Claro está que ese argumento no es más que la realidad de la excusa, pues la Federal cuenta en la ciudad con cerca de cuarenta mil efectivos, en tanto que la recientemente creada Policía Metropolitana no llega a los dos mil, es decir veinte veces menos.

FALSO: en ningún momento nadie dijo que la policía metropolitana debe hacerse cargo de la seguridad de la ciudad de Buenos Aires sino que debe hacerse cargo de la seguridad de los edificios que dependen de la ciudad de Buenos Aires y esas 1.400 adicionales (de 4 horas) pueden claramente ser suplantados por 700 metropolitanos de su servicio ordinario (de 8 horas)

Lo que en verdad sucede es que esos casi dos mil hombres le permiten a la Ciudad cooperar en materia de seguridad en cuatro comunas, y que su presencia en ellas cuenta con alto grado de aprobación por parte de la población.

FALSO: la ley que le da vida a la policía metropolitana no dice que esta policía se hace cargo comuna a comuna sino que se hace cargo de contravenciones, fallas y los delitos que el gobierno nacional le paso a la jurisdicción de la ciudad (por pedido de ésta)

El grado de aceptación no es real, no hay ninguna encuesta, estadística o dato objetivo y científico que indique que es así.

Si se quitaran esos efectivos de su actual situación de patrullaje y prevención del delito para dedicarlos exclusivamente a la custodia de edificios, claro está que se acentuaría el estado de desamparo de los vecinos de esas comunas, y ése es el verdadero objetivo político de la ministra GARRÉ, ya que lo único que en verdad interesa al gobierno nacional es perjudicar a MACRI.

FALSO: esas comunas no son las más peligrosas de la ciudad, así que si esos efectivos se fueran de ahí no cambiaría casi nada la situación, sí está claro que podría hacerse cargo de lo que por ley está obligada a hacer.

Pero la medida de GARRÉ es tan evidentemente discriminatoria para con los vecinos de la Ciudad que, así como se quita el personal de custodia, por ejemplo, de las sucursales del Banco Ciudad de Buenos Aires, no hizo lo propio con las sucursales del Banco de la Provincia de Buenos Aires en esta misma Ciudad. Claro, parece que SCIOLI no es un posible competidor.

FALSO: no se le quitó la custodia al Banco Ciudad que pertenece a la ciudad. Está claro que en el caso de que se le hubiera quitado la custodia al Banco Ciudad no se habrían quitado al Banco de la Provincia ya que el Banco Provincia no es responsabilidad del gobierno de la ciudad.

Hoy, esta señora se olvidó de la ciudad que la honrara con su representación, disfrazando su idea en aras de ningún beneficio para la seguridad de Buenos Aires. Nada de eso, todo lo contrario, lo hizo sólo para acompañar al Gobierno Nacional en su pelea contra el Jefe de la ciudad, sin importar si con su decisión nos sacrifica a todos los porteños.
(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de la Doctora Nora Ginzbug -Abogada, Convencional Constituyente de la Ciudad de Buenos Aires y Diputada Nacional (MC)- por gentileza de su autora.

http://miradornacional.com/despliegue-noticias.php?idnew=4843

Responsabilidad Ilimitada. Por Jorge R. Enríquez (*)

Sorpresivamente, la ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré, anunció que la Policía Federal dejaba de custodiar los edificios públicos porteños. El fundamento de la medida, según explicó, es que de tal forma se liberan efectivos para que estén en la calle, que es donde más se necesitan. Se trata de un cambio en la vigilancia de 114 lugares, que van desde la sede del Ejecutivo porteño y ministerios hasta hospitales, parques y cementerios, que eran custodiados por 1400 agentes de la Policía Federal.

FALSO: eran custodiados por 1400 adicionales de la policía federal, la diferencia es que 1400 agentes de la federal no es lo mismo que 1400 adicionales porque son la mitad de horas/hombre.

Queda así inerme la Ciudad Autónoma, porque ella no puede cumplir con las necesidades de seguridad que requieren esos ámbitos con los 1800 efectivos de la Policía Metropolitana, que tendría que dejar de cuidar las comunas en la que despliega su accionar para poner a todos sus efectivos en reemplazo de los policías federales.

FALSO: la ciudad no quedó inerme. Y requeriría como máximo 700 efectivos.

Nadie duda de que se requieren más y mejor capacitados policías en la calle, pero es dudoso que no se los requiera con igual o mayor necesidad en algunos edificios públicos, que por sus características exigen contar con un mínimo de seguridad.

FALSO: la seguridad de los edificios públicos de la ciudad le corresponde a la ciudad de Buenos Aires porque sino ¿para qué la ciudad pagaba por adicionales?

Más aún, pareciera que en algunos de ellos esa necesidad es clara, concreta y acuciante, mientras que “la calle” es un concepto demasiado vago. Aún en la calle, debe elegirse, porque los recursos humanos, como los materiales, no son infinitos, en cuáles habrá agentes y en cuáles no.

Pero sin ningún análisis serio -por lo menos que haya sido comunicado a la ciudadanía- de buenas a primeras los hospitales públicos porteños, por ejemplo, carecen de policías.

Por lo demás, si el argumento de la ministra fuera sincero -aunque equivocado-, no se entiende por qué la medida afecta a los edificios porteños y no a los nacionales.

Porque le corresponde cuidarlos al gobierno de la ciudad, por eso pagaba adicionales ¿no?

La ministra contestaría, probablemente, que para los porteños existe la Policía Metropolitana. Es un motivo completamente falaz. Como lo hemos dicho más de una vez, la ley Cafiero, que reglamenta y restringe inconstitucionalmente la autonomía porteña luego de la reforma constitucional de 1994, establece que la policía que interviene en la Ciudad de Buenos Aires está en la órbita de la Nación, es decir, es la Policía Federal.
La ley 24588 es clara. En su art. 7 dice textualmente que “el Gobierno Nacional seguirá ejerciendo, en la ciudad de Buenos Aires, su competencia en materia de seguridad y protección de las personas y bienes”.

FALSO: El artículo 7 de la ley cafiero fue reformado por la ley 26.288 para que pudiera crearse la policía metropolitana y después de la reforma el texto es otro.

En innumerables oportunidades se le reclamó al oficialismo la modificación de esa ley, para transferir la parte de la Policía Federal que se ocupa de la seguridad porteña al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. El kirchnerismo, como antes el menemismo, se negó. Sólo admitió una modificación tímida y muy parcial a esa ley, que le permite a la Ciudad crear su propia policía, pero sin resignar el principio general, que determina la responsabilidad primaria de la Federal en esa cuestión.

FALSO: esa reforma tímida y parcial dice que: “El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ejercerá las funciones y facultades de seguridad en todas las materias no federales.”

Luego de esa modificación, el Gobierno de la Ciudad creó la Policía Metropolitana, que es aún embrionaria, está en formación y no cuenta con la cantidad de personal ni con la logística necesaria para sustituir a la Federal.

Por lo tanto, la medida del Gobierno nacional es temeraria e inconsistente, y su única finalidad es entorpecer la gestión de un gobierno que no se le subordina políticamente. No les importa -en el marco de esa concepción belicista con que conciben a la política- que en el medio los habitantes de la Ciudad y todos aquellos que transitan diariamente por ella queden más indefensos.

Es un ejemplo excelente de los desatinos a que puede llevar el “modelo” moyanokirchnerista.

FALSO: temerario e inconsistente es el lanzamiento de la policía metropolitana compitiendo con la federal en lugar de complementándola.

Desde otro ángulo la medida se inscribe en el marco de la intención de la funcionaria de reducir paulatinamente los denominados “servicios adicionales” hasta llegar a la eliminación de esta modalidad laboral.

Este esquema les ha permitido a los agentes federales incrementar sus ingresos en cerca de $ 3000 mensuales, por la realización de esas prestaciones fuera del horario de servicio. Para paliar esa merma económica cada integrante de la fuerza que sea afectado a esas tareas de prevención general del delito en la calle, recibirá una compensación no remunerativa de $ 1000, con lo cual se termina perjudicando al personal policial.

FALSO: lo que perjudica al personal policial es tener que trabajar más de 12 horas por día. Además ese dinero lo estaba poniendo el gobierno nacional ya que el gobierno de la ciudad solo aumentaba la deuda que aún sigue impaga.

A estos desatinos se ha sumado la actitud de Nilda Garré de emprenderla contra la Policía Federal, imputándole ineficiencia y corrupción, generando, así, la sensación de que la policía no es la solución sino el problema.

FALSO: no es un desatino imputándole ineficiencia y corrupción a la policía federal. Si fuera eficiente y no corrupta ¿estaríamos hablando de inseguridad?

Ahora bien, si esta grave acusación es cierta, se trata en verdad de una notable confesión. La ministra de Seguridad alega la propia torpeza del gobierno que integra.

En efecto, el kirchnerismo gobierna el país y controla la Policía Federal desde hace ocho años. Antes, bajo la dependencia directa de quien sigue siendo el Jefe de Gabinete, el devaluado Aníbal Fernández; ahora, bajo el mando de Garré; pero siempre en la órbita del mismo gobierno, ese que, según se desprende de la machacona propaganda oficial, refundó la República Argentina el 25 de mayo de 2003.

Eso es verdad, el gobierno nacional desde hace 8 años y los gobiernos anteriores no fueron torpes, sino cómplices.

¿Qué hizo en tan largo lapso para mejorar una institución tan sensible y tan necesaria, si es que los cargos son verdaderos?

Garré se comporta siguiendo el Manual del Funcionario Kirchnerista, es decir, como comentarista de la realidad, como si fuera una espectadora más y no quien tiene las atribuciones legales para modificarla.

¿Tiene pruebas de lo que dice? No, ella misma lo ha reconocido al manifestar que sus declaraciones se basaron en “dichos de vecinos” (sic). No parece una manera correcta de comportarse por parte de un funcionario nacional. ¡Cuántas cosas se dicen de ella y de sus pares en el gobierno que aquí no reproducimos si no tenemos certezas o vehementes sospechas sobre su veracidad!

FALSO: hay muchísimas pruebas de la ineficiencia, la corrupción y la participación en la mayoría de los delitos por parte de la policía federal. Están en muchas causas que sigue la justicia.

Lo de Garré es, otra vez, “fulbito para la tribuna”. En muchos oídos biempensantes, cae bien cualquier descalificación de la Policía. Entre tanto, la inseguridad no se detiene, y menos lo hará con una fuerza policial que es acusada públicamente sin pruebas por parte de su jefa. ¿Habrá aprendido esto en algún curso de motivación?

Es lo que hay. ¿Nos tendremos que resignar a esto?

(*) El autor es abogado y periodista.

 

FALSO: el autor es abogado, pero ¿periodista?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: