Posteado por: museodegrandesnovedades | abril 15, 2011

La ministra Garré se comió el garrón (2)

http://www.kaosenlared.net/noticia/163357/argentina-torturas-pais-derechos-humanos

UNA PELEA CON ELECCIONES DE FONDO 

El martes pasado, la ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré, anunció que unos 1.200 policías federales que habitualmente custodiaban edificios públicos en la ciudad de Buenos Aires, dejarían esos objetivos para volcarse, todos, a la calle.

La noticia puso los pelos de punta al gobierno de la ciudad, que salió a decir que, con esa medida, hospitales, escuelas y otros lugares públicos quedaban desamparados y expuestos a todo tipo de incursiones delictivas.

El gobierno nacional contestó que sólo 9 de las 833 escuelas públicas de la ciudad eran custodiadas por la federal. El procurador general de la ciudad, Ramiro Monner Sans, replicó con una denuncia penal contra Garré y el comisario Capdevila, jefe de la Federal, por incumplimiento de los deberes de funcionario público. La Federal se quejó de que el gobierno de Mauricio Macri no les paga los servicios adicionales, y que les debe más de 30 millones de pesos. El jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dijo que eso era mentira.

El gobierno nacional le sugirió a Macri que usara su policía metropolitana para custodiar hospitales y escuelas. Rodríguez Larreta dijo que no tienen suficientes hombres, y el ministro Montenegro concluyó, apocalíptico, que es una medida tomada deliberadamente por el kirchnerismo para complicar la gestión macrista.
La pelea, plagada de mentiras y medias verdades de uno y otro lado, tuvo otro round en el diario La Nación, que recurrió a sus archivos para recordar que Nilda Garré, allá por el año 2000, cuando era diputada nacional de la alianza UCR-Frepaso, presentó un proyecto de ley para traspasar la policía federal a la ciudad, es decir, lo que el macrismo reclamó desde que asumió la jefatura de la ciudad, y que el kirchnerismo, hoy con Garré en sus filas, no quiso hacer.

Y mientras a los medios no les alcanzan los micrófonos para entrevistar médicos, enfermeras, carteros, soderos, fleteros y cuanta persona que quiera contar que algo espantoso le pasó porque no había un policía –federal o metropolitano, según el caso- cerca, ahora de nuevo la ministra Garré ganó las tapas de los diarios, con lo que dijo en una charla organizada por La Cámpora en un local partidario de Balvanera.

“El problema más serio y más complejo que tenemos es la Policía Federal”, confesó su jefa. Y luego habló de algunos de los habituales delitos de la policía, como la extorsión a comerciantes por protección, a los inmigrantes sin papeles, a los vendedores ambulantes para dejarlos trabajar. Y hasta admitió la participación policial en el narcotráfico, aunque la limitó a la “vista gorda” en las cocinas de droga.

Se quedó corta la ministra, que no habló de las redes de narcotráfico dirigidas por la policía, ni del circuito criminal en materia de autos robados, de la trata de personas sometidas a la prostitución, de los robos, de los secuestros extorsivos, y todo ese etcétera que nos permite afirmar que no hay empresa del crimen organizado donde no salte el botón.

A su lado, compartiendo el panel, las opiniones y los gráficos, estaba el ministro de seguridad virtual, Horacio Verbitsky, autor intelectual de la tesis del autogobierno policial que desarrolló la ministra en esa charla y que es el nuevo discurso oficial del gobierno.

Así, según nos dicen Garré y Verbitsky, la criminalidad policial por ánimo de lucro, o la criminalidad que deriva de su función represiva, como el gatillo fácil o la tortura, no son la manifestación práctica de la política represiva que cada gobierno necesariamente implementa, ellos incluidos, sino simples abusos o excesos de individuos contaminados e incontrolables…

Es una buena tesis que sirve para lavarse las manos y despegarse, y hablar en tercera persona de sus subordinados, como si en los siete años y pico que llevan en la Rosada, hubieran gobernado todo el país… menos la Federal… y como si resultara creíble que Aníbal Fernández, tan falto de autoridad, nunca hubiera logrado que la policía le obedeciera…

La preocupación del gobierno nacional y del gobierno de la ciudad no pasa por darnos una vida mejor, que también es una vida más segura. Su único problema, común y compartido, aunque compitan entre ellos, es asegurarse, en un año electoral, los votitos necesarios para seguir haciendo lo único que pueden y saben hacer: defender los intereses de los poderosos. Y en eso, ambos saben que la policía es una de sus principales herramientas.

Del Boletín de CORREPI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: