Posteado por: museodegrandesnovedades | marzo 6, 2011

El delito y la PFA por sus propios dueños

Es mucho más de lo que se dijo desde el Estado sobre la policía desde el regreso de la democracia.

Eso es muchísimo, pero todavía está en palabras y nos seguirá pareciendo insuficiente.

El proclamado autogobierno del que se habla fue (y sigue siendo hasta que no cambie) funcional al delito y a la política. El gobierno de la policía subordinado a la política puede traer consecuencias funestas. La participación ciudadana si se queda solo en reuniones y no se traslada en verdadera puede dar lugar a un manejo punteríl de la policía.

El reconocimeinto que esa autonomía favorece las redes de la ilegalidad y de la impunidad es realmente un avance pero no reconoce que el problema no es que lo favorezca sino que directamente las redes de ilegalidad está llevado a cabo por la policía. Aclaramos lo obvio: no hay relación entre la policía y el delito, son lo mismo. Las mayores organizaciones delictivas están conformadas por policías. El robo de autos, la piratería del asfalta, la trata de personas, el narcotráfico no es favorecido por la policía sino que es realizada por la policía directamente. No es complicidad.

El cambio del personal y de los planes de estudio es una medida muy buena y necesaria pero en el pasado ya vimos esas medidas y los resultados no fueron auspiciosos.

Otro gran avance es que la ministra de seguridad hable que en las comisarías hay cajas, pero se queda corta al decir que se deben a “extorsión a comerciantes, a vendedores ambulantes y trapitos”, la caja mayor se debe al narcotráfico, la prostitución y el negocio de las armas.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-163502-2011-03-05.html

LA MINISTRA NILDA GARRE DELINEO LOS PUNTOS CENTRALES DE LA NUEVA POLITICA DE SEGURIDAD

“Es preciso dejar atrás el molde militar”

“Es preciso terminar con el autogobierno de las fuerzas policiales y dejar atrás el molde militar. La autonomía de las fuerzas policiales favorece la existencia de redes de ilegalidad y de impunidad que perjudican a toda la sociedad que incluye en ella a los miembros de las fuerzas, ya que es falsa la antinomia ciudadano-policía: los miembros de las fuerzas son también ciudadanos y como tales tienen obligaciones y derechos.” Con esta síntesis, la ministra de Seguridad, Nilda Garré, resumió los puntos centrales de la nueva política del Poder Ejecutivo en materia de seguridad: establecer una conducción política férrea de todo lo que tiene que ver con seguridad, renovar los mandos, convocar a los foros sociales para que ejerzan un control ciudadano, volcar más efectivos a la calle, romper las relaciones entre policías y delito y combatir las organizaciones delictivas, en especial, las que tienen que ver con el robo de autos, la piratería del asfalto, la trata de personas y el narcotráfico. Una de las medidas más nítidas de esta nueva etapa fue la realización en la madrugada del jueves de 40 allanamientos a prostíbulos porteños. Como existen muchas sospechas de complicidad de policías federales en la trata de personas, el operativo fue concretado por efectivos de la Gendarmería y la Prefectura.

Garré habló durante la inauguración del ciclo lectivo de la Escuela de Cadetes de la Policía Federal

No es casual que Garré haya presentado los lineamientos centrales de su gestión ante los cadetes. Justamente una de las primeras políticas del ministerio será transformar los planes de estudios de los tres niveles de la educación policial: la escuela de suboficiales, la de oficiales y la Universidad de la Policía Federal. Y no sólo cambiarán los planes de estudios, sino también las autoridades y profesores. Como primera medida, Garré constituyó un equipo que está evaluando todos los programas de estudios y formación. Habrá una fuerte reorientación en materia de valores, estudio del derecho, mecanismos de control o administración en el uso de la fuerza, negociación en caso de conflictos, protocolos de actuación ante las distintas situaciones, intervención en espacios públicos. Tampoco es casual que también ayer la ministra se reuniera con integrantes de las Madres del Dolor y les ofreciera su apoyo para contribuir a la investigación de los hechos que denuncian, que en muchos casos involucran a la propia policía. Las Madres del Dolor participarán en charlas con cadetes y oficiales.

La idea nodal en todos los aspectos es que se pone fin al autogobierno de las fuerzas de seguridad que antes manejaban gran parte de los ascensos, reubicación de jefes, planes de estudios, estrategias frente al delito, operativos y hasta los casos de sospechas de vinculaciones de efectivos con hechos delictivos. Garré lo dijo en forma explícita: habrá una fuerte conducción política, se termina la autonomía de las fuerzas de seguridad. Y cuando mencionó el concepto de abandonar el molde militar, Garré quiso dejar en claro que la vida en la Gendarmería, la Prefectura, la Policía Federal o la Policía de Seguridad Aeroportuaria no consiste en hacerle la venia al superior, sino en “desarrollar las fuerzas que nuestra sociedad necesita”.

La ministra enumeró que el objetivo será “proteger la vida, las libertades, los bienes, los derechos y las garantías de los ciudadanos. Luchar contra el crimen organizado y el delito complejo. Colaborar con la Justicia en el esclarecimiento del delito. Resguardar a las víctimas, evitando su revictimización. Hacer uso de la fuerza de modo racional y progresivo en conformidad con los estándares internacionales de derechos humanos. Actuar con transparencia y honradez en la gestión, luchando contra la corrupción. Incrementar la presencia policial en las calles y que esa presencia sea confiable para todos y todas, favorecer la persuasión y prevención frente a situaciones delictivas”.

Los síntomas de cambio en materia de seguridad son nítidos:

– El primero de todos, la creación del ministerio, con una figura fuerte como Garré a la cabeza.

– Se cambió la cúpula de la Policía Federal y es inminente el cambio de todos los jefes de las comisarías porteñas. Justamente es el ministerio el que está estudiando legajo por legajo para tomar las decisiones.

– Cambian todos los programas de estudio.

– La Policía Federal dejó ayer de tramitar y fabricar pasaportes. Ya el 25 dejó de entregar las cédulas de identidad. Todas esas funciones pasaron al Registro Nacional de las Personas. Con ello, los policías pasarán únicamente a ocuparse de seguridad y, además, se abandona el concepto de supervisión y control policial de la sociedad civil.

– Se hará una fuerte reconversión para que las tareas administrativas y de mantenimiento dejen de estar en manos de personal con estado policial.

– La estrategia es volcar más efectivos a las calles y a las tareas de seguridad.

– Este mes serán convocados todos los foros y organizaciones no gubernamentales abocados a cuestiones de seguridad. La idea es consolidar foros que se vinculen con cada comisaría y se efectivice un control social de la actuación policial.

– El énfasis estará puesto también en las cuestiones técnicas. Se instalarán más cámaras; se va a trabajar con la Policía Metropolitana en el sistema 911 que la Metropolitana va a inaugurar este mes y se está preparando un nuevo modelo de patrullero que sería presentado por la Presidenta en las próximas semanas.

– Habrá un estricto control del ministerio en procedimientos claves: allanamientos de desarmaderos, prostíbulos, investigaciones de narcotráfico, control de aviones y pesquisas relacionadas con robos de bancos o blindados.

– Se va a reflotar una comisión mixta de seguridad bancaria, incluyendo al gremio, los empresarios y el Banco Central. Se establecerán nuevas estrategias en esa materia.

– Garré buscará acuerdos con los países limítrofes, en especial Paraguay y Bolivia, para evitar que allí se inscriban autos de dudoso origen. También se buscarán convenios con Paraguay y Bolivia contra la trata de personas.

– Se están revisando todos los protocolos sobre actuación policial en calles o plazas. El objetivo fundamental será preservar las vidas, priorizar la negociación.

“Es indispensable romper los lazos policiales con cadenas del delito, allí donde existan”, dijo ayer Garré. Esta semana, la ministra desplazó a la titular de la comisaría de Almagro por las sospechosas fallas en la actuación frente a robos en departamentos. También los allanamientos a los prostíbulos, dejando al margen a la Policía Federal, marcan una tendencia. En la próxima semana, el Ministerio de Seguridad cumplirá apenas tres meses de existencia. Todo indica que los cambios recién comienzan.

http://tiempo.elargentino.com/notas/federal-no-es-solucion-al-tema-de-seguridad-sino-parte-del-problema

NILDA GARRÉ CONFIRMÓ LA RENOVACIÓN DE 53 COMISARÍAS

“La Federal no es la solución al tema de la seguridad sino parte del problema”

En un foro de formación política, la ministra le atribuyó a la fuerza “niveles importantes de corrupción” y un “autogobierno desmesurado”.
La ministra de Seguridad, Nilda Garré, confirmó que en los próximos días se pondrá en marcha una profunda reestructuración de la Policía Federal que incluirá cambios en los titulares de las 53 seccionales de la Ciudad de Buenos Aires. “Va a haber cambios en los comisarios que están a cargo de las comisarías de la Ciudad. Vamos a buscar renovación”, ratificó Garré ante la prensa al término de una larga exposición organizada por la escuela de formación política de La Cámpora.
Durante la conferencia en el Hotel NH, la ministra explicó durante más de una hora los lineamientos de la política de seguridad democrática. Ante rostros jóvenes y serios, Garré hizo un diagnóstico durísimo de la Policía Federal, a la que atribuyó un “autogobierno desmesurado y niveles importantes de corrupción”. “La Policía Federal no es la solución al problema de la seguridad sino parte del problema”, subrayó.
La frase llegó de inmediato a los portales de Internet, los medios más conservadores intentaron iniciar una polémica. Tras la exposición, Garré mantuvo un contacto con la prensa en el que profundizó las definiciones que había lanzado ante el auditorio. “En algunos lugares notamos falencias grandes. Hay denuncias, cuestionamientos. Vamos a poner gente nueva mientras se profundizan las investigaciones sobre el desempeño”, insistió la ministra. Le habían preguntado por el recambio de autoridades en las 53 seccionales  de la Federal.
Durante la conferencia, la ministra confirmó otros anuncios: dijo que el 14 de marzo la presidenta anunciará la incorporación a la flota de la Policía Federal de “110 patrulleros nuevos” que estarán equipados con GPS, cámaras de vigilancia internas y externas y una caja negra indestructible que almacenará movimientos y comunicaciones realizadas dentro del vehículo. También ratificó que el 21 de marzo se lanzará, desde la Biblioteca Nacional, un plan para organizar 53 mesas de participación comunitaria, una por cada comisaría.
En su diagnóstico crítico de la Policía Federal, la ministra mencionó “la versión muy extendida de que las comisarías tienen caja”, en referencia a la recaudación encubierta que se reparte entre los miembros de la seccional. Garré dijo que esa caja clandestina se alimenta de la “extorsión a comerciantes, a vendedores ambulantes y trapitos”, a los que los policías ofrecerían una protección especial a cambio de una entrega periódica de dinero. La ministra aseguró que su cartera habilitará una línea telefónica gratuita 0800 para combatir esa práctica.
El público siguió con atención el relato de Garré. Con el paso de los minutos la ministra se fue animando a contar anécdotas: como el resultado de las inspecciones sorpresivas a distintas comisarías de la Policía Federal que viene realizando su segunda, la secretaria de Seguridad Operativa, Cristina Caamaño. “Estuvimos en una comisaría donde se había suicidado un preso. Estamos investigando si fue suicidio. Vamos a implementar un sistema de evaluación de las comisarías”, anunció.
La evaluación permitirá dar un puntaje a cada seccional. Las reparticiones que obtengan mejores performances serán premiadas con el pago de un plus salarial para todos sus efectivos. También se premiará con mejores sueldos al personal que cumpla tareas de calle en cada comisaría. “Queremos premiar los comportamientos eficientes, eficaces y arriesgados”, informó Garré.
Al final, la ministra se refirió a los eventuales costos que podría tener una renovación tan profunda de la Policía Federal.
–¿No le preocupa la reacción que puede tener la Policía Federal?  Estamos a las puertas de una campaña electoral. ¿Puede desatarse un clima de desestabilización?
–No creemos que se puedan dar este tipo de operaciones. Confío en la madurez de las fuerzas de seguridad y de los diversos sectores sociales y políticos, que entiendan que la seguridad debe estar bajo un paraguas.

 

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-163448-2011-03-04.html

EL PLAN NACIONAL DE PARTICIPACION COMUNITARIA

A combatir el delito

La ministra de Seguridad, Nilda Garré, presentará en sociedad el 21 de marzo el programa que les dará protagonismo a los ciudadanos y prevé la participación de ONG.

Los ciudadanos tendrán un rol mayor en las políticas de combate contra el delito a partir de que se implemente el Plan Nacional de Participación Comunitaria que, a pedido de Cristina Fernández, lanzará el 21 de este mes la ministra Nilda Garré. Se trata de un plan que se aplicará de forma progresiva y prevé la participación de Organizaciones No Gubernamentales y vecinos en la puesta en práctica de programas y el control del accionar de las fuerzas de seguridad a lo largo y ancho del país, aunque sus primeros pasos se darán en la ciudad de Buenos Aires. “El derecho a la seguridad, deber del Estado, obra de todos” será el slogan con el que buscarán una mayor participación popular en la resolución de esta problemática.

De esta manera, el gobierno nacional busca retomar la iniciativa en un tema que hoy en día es usufructuado por la oposición, que lo tomó como bandera de campaña. La consigna es responder críticas con acciones. En ese sentido, el Plan Nacional de Participación Comunitaria, que había sido anunciado por la ministra Garré en una entrevista hace dos semanas, tiene como finalidad acercar herramientas para que los ciudadanos formen parte activamente de las políticas públicas en el área de seguridad, para mejorar con sus propuestas los planes de trabajo y a su vez controlar la labor policíaca en el día a día.

“Nuestra idea es trabajar intensamente en armar foros que controlen todo el accionar policial y el mapa del delito. La gente es la que más cerca está de todo lo que pasa en cada barrio”, había anticipado Garré. A eso se le agregará la participación de “organizaciones barriales, organizaciones no gubernamentales, asociaciones de vecinos y foros participativos” de toda la ciudad. “Hay unas mil quinientas ONG cuyo trabajo, en algún punto, tiene vinculación con temas relacionados con la seguridad”, explican desde el Ministerio. Consultados informan que hay “más de 600 que ya fueron contactadas, y a partir del anuncio muchas otras se acercarán para participar”.

El plan se lanzará el 21 de este mes y se irá aplicando en forma progresiva con la idea de que esté en funcionamiento pleno para fines de mayo, en coincidencia con el comienzo de la campaña. Para el 21 se prevé una actividad en la Biblioteca Nacional, que incluirá un acto en la explanada de ingreso, donde hablará la ministra; un plenario con especialistas en derechos humanos, seguridad y participación ciudadana, y culminará con cuatro talleres del que formarán parte las ONG que participen del programa y que servirán para comenzar a poner en práctica las primeras mesas barriales.

El primero de los talleres hará eje en la formación ciudadana y en “la capacitación en el diseño e implementación de políticas públicas de participación ciudadana”. El segundo, de prevención comunitaria de la violencia, buscará articular esas políticas en una “gestión asociada con adolescentes y jóvenes en situación de vulnerabilidad”. El tercero, de prevención y control comunitario, avanzará en la creación de “mesas barriales, planes locales de prevención y evaluación comunitaria del servicio de policía. Por último, el cuarto taller evaluará los resultados del Operativo Centinela en la provincia de Buenos Aires y buscará, a través de “mesas regionales de articulación comunitaria”, realizar “aportes de la comunidad al funcionamiento del Operativo” que puso a efectivos de Gendarmería a realizar controles en zonas “calientes” del conurbano.

http://www.larazon.com.ar/actualidad/titulo_0_219000025.html

RENOVARAN EL MANDO DE LAS 53 COMISARIAS METROPOLITANAS

Garré insistió en la baja del delito y confirmó cambios en la Federal

La ministra de Seguridad insistió en que el índice del delito en el país es uno de los más bajos en América Latina.

“La presencia de la Gendarmería en la provincia de Buenos Aires tiene un efecto disuasivo que tiende a disminuir la tasa de delitos”, definió. Pero la ministra de Seguridad siguió sin dar números ni estadísticas que reflejen esa baja de hechos delictivos.
“Esta semana espero dejar terminada la renovación de los titulares de las 53 comisarías de la Capital, en base a los legajos, las quejas y denuncias”, precisó Garré. La ministra se refirió así a la reestructuración de la Superintendencia Metropolitana de la Policía Federal, de la que dependen las 53 comisarías con injerencia en la Ciudad de Buenos Aires. El traspaso de esta policía al Gobierno porteño es lo que reclaman las fuerzas de la oposición que buscan llegar a la jefatura de Gobierno este año.
La ministra Garré reafirmó que “la tasa de homicidios es baja y una de las más bajas del continente”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: