Posteado por: museodegrandesnovedades | febrero 9, 2011

¿Una policía de proximidad contra el “terrorismo”? (4)

Ahora los progres kirchneristas se quieren despegar de la gestión de Scioli (después de 3 años). Lo que no quieren entender es la función real de la policía cualquiera sea, Federal, Provincial o la de Macri.

http://publicaronline.net/2011/02/09/actualidad/culpa-de-cupulas-buenos-aires-herald/

CULPA DE CÚPULAS

Buenos Aires Herald: By: Michael Soltys

Si la búsqueda del desaparecido testigo de un juicio por los derechos humanos, Julio López, hubiera decaído la semana pasada, podría habérselo atribuido a la decisión de no permitir que pasara desapercibido su octogésimo cumpleaños, pero su relanzamiento esta semana parece ser un palo más con el cual pegarle al gobierno de la provincia de Buenos Aires a través del eterno talón de Aquiles de su fuerza policial; que ahora está bajo fuego por los asesinatos del jueves pasado en José León Suárez. La confirmación de armas policiales bonaerenses en aquellas muertes les brinda a los partidarios del gobierno nacional celosos de la popularidad del gobernador justicialista de la provincia de Buenos Aires Daniel Scioli el trampolín perfecto desde el cual saltarle encima; aunque el blanco inmediato no sea Scioli mismo (por más que siempre parezca una buena idea bajarle los humos) sino más bien su ministro de Seguridad Ricardo Casal. Este último no sólo representa una jurisdicción rival y un abordaje cuestionador de la nueva ministra de Seguridad Nacional Nilda Garré; la semana pasada tuvo el descaro de desestimar la acusación del canciller Héctor Timerman, según la cual el centroderechista PRO del intendente porteño Mauricio Macri habría enviado a su Policía Metropolitana para “cursos de tortura” en instalaciones financiadas por Washington en Centroamérica, señalando que miembros de una policía bonaerense dirigida por el peronismo también asisten a la Academia Internacional para el Cumplimiento de la Ley. Y ahora, la continuación de la búsqueda de López se ve acompañada de insinuaciones de que si el esfuerzo ha sido infructuoso hasta ahora, esto radica en el obstruccionismo y la incompetencia deliberada de la Policía bonaerense, entre cuyas filas se hallan los culpables.

Pero hacen falta dos para bailar el tango, y las tensiones generadas por José León Suárez y Casal aún no han llevado a ninguna declaración de guerra abierta desde ningún sector. En lugar de defender su fuerza policial o cuestionar al gobierno nacional, el ministerio de Casal ha optado por remover al jefe de la Comisaría de José León Suárez junto con varios agentes de policía, apostando a que el daño no fuera más allá de eso. Por su parte, ni siquiera los enemigos más acérrimos de Scioli en el Frente para la Victoria pueden actuar muy abiertamente contra él mientras exista una chance de que se convierta en el candidato presidencial por el oficialismo. Y mientras que la policía bonaerense alimenta una vez más su notoria reputación, las otras fuerzas del orden tampoco están bañadas en gloria luego de no menos de cinco robos de gran escala en el microcentro (algunos de ellos extremadamente atrevidos) en lo que va de este joven año.

Sin embargo, las perspectivas de un enfrentamiento siguen latentes, aunque sólo sea porque el amor a la pelea está tan arraigado en los genes de las presidencias Kirchner; de hecho, hasta se podría decir que la estrategia opositora más inteligente sería la de seguir siendo tan inútiles, obligando de este modo a las facciones kirchneristas a destruirse entre sí.

Hasta el presidente de El Salvador nos dice, sin quererlo, lo que ya sabemos: Nadie habló de que recibían cursos de tortura, sin embargo el lo dice abiertamente, negando algo que nadie afirmó.

Lo que es cierto es que todos esos temores se deben a que efectivamente todas las fuerzas de seguridad torturan.

http://www.lanacion.com.ar/1348517-el-presidente-de-el-salvador-nego-la-denuncia-de-timerman

El presidente de El Salvador negó la denuncia de Timerman

Desmintió que en su país se enseñen métodos de tortura a los policías

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, negó ayer que en la Academia Internacional para el Cumplimiento de la Ley (ILEA), donde recibieron capacitación agentes de la Policía Metropolitana, se enseñen métodos de tortura y rechazó las denuncias del canciller argentino, Héctor Timerman.

“No entiendo de dónde el canciller Timerman hizo esas declaraciones, no las compartimos”, afirmó Funes, en una entrevista con la TV salvadoreña, al desestimar las acusaciones del funcionario, quien sostuvo que en ese centro de capacitación se instruye a personal policial en prácticas vinculadas con técnicas de represión.

“Estaría dispuesto a abrir los programas de trabajo para que cualquier observador internacional u organizaciones de derechos humanos pueda verificar en el terreno que no es cierto lo que dijo el canciller argentino”, afirmó el mandatario salvadoreño, que el 22 del mes próximo recibirá al presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

En tanto, el canciller Timerman insistió en sus críticas a la escuela y anticipó que la Cancillería “revisará y evaluará de acuerdo con la Constitución qué convenios fueron firmados, quiénes participan en los cursos de entrenamiento y en qué consisten esos cursos”.

“Está en la lógica de las facultades del Poder Ejecutivo saber quién va, conocer en detalle qué cursos se dictan y determinar si cada una de esas acciones es compatible con la política exterior argentina y con la Constitución y los tratados internacionales vigentes”, dijo.

Timerman explicó que la ILEA se instaló en El Salvador en 2005 luego del rechazo de Costa Rica a que operase en su territorio. Incluso, dijo, muchos legisladores norteamericanos propusieron quitarle los fondos. La escuela es financiada por el gobierno de los Estados Unidos y fue autorizada por el Parlamento de El Salvador para formar personal especializado en la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo y el crimen organizado.

Desprestigio

También el director de la Policía Nacional Civil de El Salvador (PNC), Carlos Ascencio, cuestionó las acusaciones de Timerman y defendió la escuela de formación. Calificó de “infundadas” las denuncias sobre la enseñanza de técnicas de represión.

“Es totalmente falso, son declaraciones infundadas y desafortunadas, porque desprestigian una institución que ha estado haciendo todo lo contrario”, afirmó Ascencio.

Consideró una “dicha” y un “lujo” que esa institución funcione en el país, adonde llegan policías de distintas naciones. “Después de la historia que hemos tenido en El Salvador, nadie va a acompañar aquí una instrucción para la tortura”, añadió el director.

“Es un privilegio para nosotros capacitar personal de la Policía Nacional Civil, junto con estudiantes de otras policías de la región y del continente”, añadió el funcionario salvadoreño. Indicó, además, que también concurren a formarse fiscales y jueces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: