Posteado por: museodegrandesnovedades | enero 26, 2011

Cámaras de seguridad (7)

http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0540/articulo.php?art=26674&ed=0540

EL ‘GRAN HERMANO’ DE MACRI

Más de mil cámaras espían a la gente en las calles porteñas

Los parques, calles y autopistas de la Ciudad de Buenos Aires comenzaron a plagarse de cámaras de seguridad, una alternativa para contener la creciente sensación de inseguridad, aunque todavía no ha dado resultados concretos. El centro de monitoreo del Gobierno de Mauricio Macri, montado por dos empresarios: el ex montonero Mario Montoto y el periodista Daniel Hadad. El aparente consumo de drogas en la vía pública y los robos al voleo están en el tope del ranking de delitos más registrados por este “Gran Hermano”.

Sentado en una plaza, camino al trabajo, a punto de subir a un tren o a un colectivo, cruzando una calle o una avenida, parado en una esquina hablando con un amigo, sentado en las mesas de afuera de un bar leyendo este diario… Las situaciones pueden ser distintas pero en algún momento serán capturadas por una de las 500 cámaras que hay en el espacio público de la Ciudad de Buenos Aires. Conectadas a través de una red con el Centro Unico de Monitoreo (CUM) ubicado en el Ministerio de Justicia y Seguridad, la cotidianeidad de los porteños es observada las 24 horas, los 365 días del año, por treinta operadores de la Policía Metropolitana.

Lo que comenzó en 2005 durante la gestión de Jorge Telerman, con la instalación de 73 equipos en parques y plazas, cobró un importante impulso durante el último tiempo: si bien para mayo de 2010 el número de artefactos seguía siendo el mismo, menos de un año después, al ritmo del Plan Integral de Seguridad del actual Gobierno porteño, la capital del país cuenta con 500 dispositivos y, según lo señalado por Mauricio Macri, en abril habrá mil y para finales de 2011 se llegará a las 2 mil cámaras que serán observadas en cuatro centros de monitoreo, el segundo de los cuales se encuentra en construcción, también, en el Ministerio de Justicia y Seguridad.

Si a los números señalados se suman los 200 equipos instalados en los cincuenta patrulleros de la Metropolitana (cuatro por móvil), el total da una idea de cómo se concretará el modelo descripto por el superintendente de Comunicaciones de la Policía porteña, Eduardo Martino: “Cuando se termine de implementar en la Comuna 12 (Coghlan, Saavedra, V. Pueyrredón, V. Urquiza), vamos a tener un modelo único: habrá un circuito cerrado de televisión que permitirá saber cuándo ingresa y cuándo sale una persona y los lugares en los que puede llegar a demorarse. Esto lo vamos a ampliar a todas las comunas porque es nuestro modelo”.

La cantidad creciente de cámaras fijas está acompañada por software de alta tecnología, que según señala el jefe de la Policía Metropolitana, Eugenio Burzaco, permiten “detectar comportamientos anómalos”, como personas caminando a contracorriente o alguien que deja una mochila y se va. Martino especifica: “Se trata de un zoom analítico que tiene la capacidad de individualizar a las personas. Y esto es muy importante para el personal policial, ya que son cosas que están automatizadas”.

El futuro es hoy. El Centro Unico de Monitoreo está equipado con un video wall central de 3,30 metros de ancho por 1,80 metro de alto. Sobre su superficie pueden verse imágenes que llegan desde casi todas las comunas de la Ciudad. Hay, también, cuatro plasmas de 50 pulgadas y cuarenta monitores LCD de 20 pulgadas cada uno. La capacidad de almacenamiento es de 5 petabytes, lo que significa casi cinco veces la capacidad de Facebook.

Los operadores observan las imágenes de alta resolución que llegan desde las cámaras fijas y domos (móviles) y se concentran siempre en los mismos espacios. Martino señala: “Cada operador mira siempre las mismas imágenes para que se familiarice con el lugar y conozca a los vecinos”. Frente a un hecho sospechoso, avisan a la Policía Federal o a la Metropolitana, tendencia que según Burzaco va en aumento. Hasta el momento las cámaras permiten alrededor de 150 intervenciones mensuales, “más que nada por el aparente consumo de sustancias ilegales… después también hay muchos arrebatos”.

El negocio. Tantas cámaras, software y tecnología de avanzada generan un negocio multimillonario que, según estimaciones, crecerá 39% en Latinoamérica hasta 2014. Consultados ni desde el Ministerio de Hacienda ni desde la Secretaría de Compras supieron especificar el gasto real realizado hasta el momento. Se estima, sin embargo, que cada cámara cuesta 2 mil pesos mensuales de mantenimiento durante el primer año y mil pesos durante el segundo, lo cual genera un gasto de más de 500 mil pesos por mes en la actualidad. Cuando se alcancen las 2 mil cámaras la inversión con estos fines superará el millón de pesos. Y esto solamente para que los equipos se mantengan en funcionamiento.

En la Ciudad, el negocio de las cámaras quedó en manos de Global View, una empresa multinacional a cargo del ex montonero y apoderado legal de Firmenich devenido empresario de seguridad Mario Montoto y a la que también está vinculado el dueño de C5N, Infobae y Radio 10, Daniel Hadad. Es esta empresa, con vínculos en Estados Unidos e Israel, la que tiene el monopolio del negocio desde 2005.

Privacidad. Alfredo Miguez, sociólogo vinculado a la Dirección de Educación bonaerense, destaca: “La inseguridad es una realidad concreta, pero lo que el ciudadano medio percibe es una sensación alimentada por los medios”. Así, mientras el mundo imaginado por George Orwell en 1984 comienza a ser superado por la realidad, muchos se preguntan hasta qué punto estos dispositivos no coartan el derecho a la privacidad.

Luis Somoza, experto en seguridad, opina que “hay sectores que cuestionan el uso de cámaras por considerarlas invasivas”, pero recuerda que cuando la gente se siente amenazada “es capaz de entregar una cuota de su libertad”.

Burzaco, en cambio, dice que es una preocupación exagerada, ya que “las cámaras solamente filman la calle, sólo graban la vía pública”.

Beatriz Busaniche, una comunicadora muy vinculada al mundo del software libre, cree que hay aspectos de la privacidad que se ven perjudicados: “Se instala un sistema panóptico en todos los espacios sociales. Se acostumbra a la gente a vivir vigilada, se naturaliza el control y no se controla a aquellos que nos controlan. No sabemos qué hacen con nuestros datos. Se refuerzan los estereotipos y el resultado es una pérdida de derechos en el espacio público y una pérdida de la privacidad. Es un tema muy grave que pasa demasiado desapercibido”.

Los vecinos, de todas formas, aceptan el uso de cámaras, según Burzaco, en un 90 por ciento de los casos. Para Miguez, esto se debe a que “hay un cierto acostumbramiento” a ser filmados en lugares públicos.

Utilidad. Con tantas cámaras la pregunta que resuena es hasta qué punto sirven para solucionar el problema de la inseguridad y el delito. Somoza explica: “Las cámaras son simplemente un elemento auxiliar en la prevención del delito. No son una solución mágica, sirven para brindar sensación de seguridad y disuadir a la comisión del delito pero por sí mismas son insuficientes. El éxito de su utilización radica en que debe formar parte de una política coherente de seguridad pública. La prevención excede la función policial. Incluye a la legislación penal, al Poder Judicial, al sistema penitenciario, a los patronatos de liberados. Todos deben ir en la misma dirección”. Las diferencias entre los distintos poderes del país relativizan la utilidad práctica de los sistemas de cámaras de vigilancia. El 20 de diciembre, durante el anuncio del “Operativo Centinela” que el 1º de enero envió a la provincia de Buenos Aires 6 mil efectivos de Gendarmería Nacional, Cristina Fernández de Kirchner dijo: “Muchas veces las fuerzas de seguridad se ven desanimadas cuando tardan días de investigación en aprehender a alguien que ha cometido un delito y por uno u otro motivo los jueces lo dejan en libertad. Resulta casi inexplicable que las cámaras de televisión exhiban con minuciosidad a personas que agreden y sin embargo no tengamos detenidos ni órdenes de captura”.

Sin ser tan categórico, Burzaco coincide con la Presidenta: “Yo no caería en generalizaciones, aunque entiendo el sentimiento de frustración porque lo veo acá adentro. A veces tenés una brigada investigando durante dos meses un ilícito y después llevás todas las pruebas y dejan salir a la persona en libertad condicional a pesar de haber cometido delitos complicados”.

Mientras tanto, las cámaras observan desde distintos puntos escondidos de la Ciudad. Los proyectos abundan y, entre otros, desde la Secretaría de Transporte de la Nación Juan Pablo Schiavi anunció que se instalarán cámaras en los 18 mil colectivos que circulan por el área metropolitana, cada vez son más las escuelas que instalan sistemas de vigilancia y en Recoleta los propios comerciantes financiaron la instalación de domos que, a través de un acuerdo con el Gobierno de la Ciudad, conectaron con el moderno Centro de Monitoreo.

Lagunas en la ley

La ley porteña 2.602, reglamentada en agosto de 2009, regula el uso de cámaras de seguridad en el espacio público. Además de prohibir filmar en el interior de las propiedades, captar sonidos, ceder o copiar imágenes y exigir la ubicación de carteles que avisen de la existencia de cámaras, en el Artículo 13 especifica que “la autoridad de aplicación competente debe crear un registro en el que figuren todas las videocámaras que se hayan instalado”. A pesar del requerimiento legal, en la web del Gobierno de la Ciudad figuran instaladas 192 cámaras, es decir menos de la mitad de las que realmente existen.

A esto se suma el vacío legal que existe en torno a las cámaras instaladas por privados, que cubren lugares públicos como estacionamientos o aceras, y no están alcanzadas por el registro que fija la ley.

Además, la norma dice que las imágenes almacenadas deben guardarse durante sesenta días hábiles, después de los cuales deben ser destruidas, con excepción de aquellas que estén vinculadas a alguna causa judicial.

La ley tardó más de un año y medio en ser reglamentada porque algunos artículos fueron vetados. Entre los puntos dejados de lado se destaca el artículo 7, que pedía la “comunicación a las Juntas Comunales para la instalación de videocámaras” y la presentación de un informe en el que se “deberá precisar el ámbito físico susceptible de ser grabado”.

Anuncios

Responses

  1. necesitaria saber como se puede conseguir para colocar cámaras de seguridad en mi barrio ( saavedra ) cerquita de la metropolitana , pero no se puede ir caminando porq te roban

  2. Hola como tendría que hacer para que coloquen una cámara domo en mi cuadra?

  3. Como se tiene que hacer para colocar una camara en mi cuadra por los robos gracias


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: