Posteado por: museodegrandesnovedades | enero 18, 2011

Clarín anuncia la próxima represión

http://www.clarin.com/ciudades/Capital-crecio-venta-ilegal-callejera_0_410359022.html

Capital: creció un 8,2% la venta ilegal callejera en 2010

En diciembre alcanzó el pico máximo desde 2004. Son datos de la Cámara Argentina de Comercio. Revelan que en los últimos dos meses la cantidad de puestos subió un 50%. La gente y los comerciantes se quejan, mientras el control disminuye

Mientras el Gobierno porteño asegura que “el espacio público no se negocia”, hay otros que hacen negocios en el espacio público. Y cada vez son más: la cantidad de puestos de venta callejera ilegal creció el año pasado un 8,2% , pero en los últimos meses subió un 50%.

Los datos surgen de un informe de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), que desde hace años releva los principales centros comerciales y alrededores de las estaciones de tren para ver cuántos puestos de manteros hay.

Según ese trabajo, en diciembre se detectaron 2.543 puestos, un 19,8% más que en noviembre. Pero sumados esos dos meses, el salto en la cantidad de puestos fue del 50%. Esto da que en cada cuadra relevada encontraron en promedio 8,9 puestos.

Claro que algunas zonas son particularmente críticas. Sin dudas, la más afectada por la venta ilegal es la peatonal Florida, donde hallaron 473 puestos en ocho cuadras, el 22% del total de manteros encontrados en la Ciudad. El caso de Florida tiene un agravante: el año pasado el Gobierno porteño había empezado a desalojar los puestos truchos. Pero luego acordó con los vendedores que se instalaran después de las 18. Ahora, los comerciantes de la zona afirman que los puesteros se ubican mucho antes, y que ya no se ve ni a la Policía Federal ni a la Metropolitana.

Respecto de las estaciones de trenes, las peores fueron Retiro y Once, con 140 puestos truchos cada una.

El tipo de productos que más venden los manteros son la ropa y el calzado, presentes en el 29,7% de los puestos. En segundo lugar los anteojos de sol y relojes, y en tercer puesto los alimentos y bebidas.

Otro problema asociado a la venta ilegal es la piratería. Según la CAC, en diciembre encontraron 602 falsificaciones de marcas.

¿Por qué creció tanto la venta ilegal? El año pasado, además del boom de consumo, hubo otro factor: el Mundial de fútbol, que provocó que un par de meses antes ya hubiera cientos de puestos donde se vendían gorritos y camisetas truchas de la Selección .

Pero la venta ilegal es un fenómeno crónico, amparado por leyes difusas e inacción del Estado. El Código de Contravenciones de la Ciudad prohíbe lucrar sin autorización en el espacio público, pero tolera la venta ambulante de “baratijas para la mera subsistencia”. Sin embargo, y aunque los puestos de los manteros obviamente no son ambulantes , la Policía dice que no puede actuar porque no puede determinar si la venta es de baratijas o no, al menos como explican en la Justicia porteña. Luego, los controles de los inspectores, tanto municipales como de la AFIP u otros organismos que deberían actuar, son insuficientes. Así, junto con la gente que realmente no tiene otra forma de ganarse la vida, aparecen las mafias que cobran por poner un puesto o que distribuyen mercaderías contrabandeadas. Esto es, claramente, una competencia desleal para los comerciantes que trabajan dentro de la ley.

Pero el Estado no sólo no controla lo suficiente sino que hasta intenta legalizar la venta trucha, por lo que terminaría cediendo el espacio público . A fines del año pasado, el legislador de PRO Bruno Screnci, cercano al ministro de Espacio Público Diego Santilli, presentó un proyecto en la Legislatura porteña para crear dos nuevas ferias, en Diagonal Sur y en la recova de Paseo Colón y Leandro N. Alem, y legalizar otras 30, entre ellas las de los parque Lezama y Centenario. De hecho, también pretendía legalizar los puestos que están en Perú entre Diagonal Sur y Avenida de Mayo, justo enfrente de la Legislatura. Por la oposición de los comerciantes, sobre todo los nucleados en CAME, el tratamiento del proyecto quedó en veremos, hasta este año.

http://www.clarin.com/ciudades/Pelea-diaria-puesteros-gente_0_410359023.html

Pelea diaria entre puesteros y la gente

Hace dos años Osvaldo (43) trabajaba como empleado en un local de ropa, hoy tiene su puesto en la esquina de Sarmiento y Pueyrredón, pegado a una de las paredes de la estación Once. Aunque hablar de puesto tal vez sea minimizar un poco la realidad, lo que él tiene es casi una empresa familiar. Detrás de las tres mesas que componen su “local” están su mujer, su hijo de 16 años y dos bebes durmiendo en sus cochecitos. La familia ofrece mercadería muy variada: fundas de celulares (de todo tipo y color) lentes de sol y lectura, gorras, zapatos, ojotas, ropa interior. Gracias a este amplio stock dice que “la puede pelear día a día, mientras espera que surja algo fijo”.

Sin embargo no todos en Once están contentos con la estadía de los puesteros. Irma (54) recorre todos los días las veredas del barrio camino a la estación y su opinión es clara: “Esto es un desastre. Es casi imposible caminar por acá. Además las veredas están llenas de mugre . Los tendrían que echar o llevarlos a otro lado donde no molesten”, argumenta.

En la peatonal Florida el panorama es igual o peor. El guardia de seguridad (prefiere no dar su nombre) de una conocida cadena de farmacias ubicada en Avenida de Mayo y Perú avisa: “Esta cuadra es la peor, acá hay artesanos pero de los complicados. Están todo el día fumando y dos por tres se arma algún problema. Es increíble que estén acá todo el día y nadie haga nada”.

En las cuadras que siguen casi no se ven artesanías. Las mantas siguen copando las calles, pero lo que se vende es ropa, juguetes, fundas de teléfonos, y otras chucherías.

http://www.clarin.com/ciudades/problema-aumenta_0_410359021.html

Un problema que aumenta

Son simpáticas las ferias de artesanías y antigüedades, ya sean cosas curiosas o de un valor no importante para el bolsillo. Es comprensible también que muchos tienen que vivir de lo que pueden y que a veces las ofertas de los mercaderes del trabajo en negro son irresistibles para quien no puede optar. La venta callejera ilegal no es un delito grave pero sí es un problema, porque transcurre en un tiempo y un espacio sin garantías ni salud para el mismo que la ejerce.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: