Posteado por: museodegrandesnovedades | enero 10, 2011

Informe sobre el estallido debido a la crisis habitacional (segunda parte) Desde la mesa de negociación hasta la aparición de barras y punteros

Viene de: Informe sobre el estallido debido a la crisis habitacional (primera parte) Desde el principio hasta la mesa de negociación

No a la represión

No a las patotas

Agua, Asistencia Sanitaria, censo y plan de acceso a una vivienda

La tercerización de la represión: Como cuando asesinaron a Mariano Ferreyra, como en el casino, como en el Banco Francés, como en la asunción de Duhalde

Corporación del sur: ¿Macri-kirchnerista o Kirchner-macrista?

http://www.noticiasmercedinas.com/101211po.htm

“No a la represión, no a las patotas”

Desde la izquierda exigen “viviendas para los sin techo”. “Mientras deshojan la margarita para ver quién debe reprimir, la situación de Soldati se agrava a cada hora”, indican y cuestionan al Gobierno Nacional y al de la Ciudad.

“Quieren avanzar en la expulsión de los vecinos sin techo del modo más perverso: los ocupantes, donde abundan las mujeres y los niños, han sido abandonados a su suerte, sin agua ni asistencia sanitaria. Tampoco han adoptado la menor iniciativa para censar a los ocupantes, y establecer un plan que permita el acceso a una vivienda a quienes la necesitan. En ese cuadro, patotas ligadas al Estado, a las barrabravas y a los punteros villeros pretenden infiltrarse en la toma. Estamos, otra vez, ante la tercerización de la represión: mediante provocaciones y patotas, quieren resolver lo que no lograron con la represión lisa y llana. De los crímenes de la policía, los Macri y los Kirchner han pasado ahora a la “zona liberada”, para que operen los lúmpenes que ellos mismos enviaron”, sostienen.

“Muchos vecinos han planteado la necesidad de preservar el parque Indoamericano como espacio verde de carácter público. Pero han denunciado también -y con razón- que el parque es hoy un baldío por su completo abandono. El Estado dispone de múltiples terrenos y otros lugares ociosos que permitirían otorgarles una vivienda a todos los actuales ocupantes del parque que la necesitan. Esos terrenos están registrados en la privatista Corporación Buenos Aires Sur: su directorio macrista-kirchnerista no los ha colocado a disposición para resolver crisis. Tampoco hace nada para convertir al Indoamericano en un verdadero centro de recreación deportiva y cultural. Los que gobiernan sólo piensan en satisfacer los intereses del capital financiero y la especulación inmobiliaria”, agregan y marcan que en “oposición a la represión, el abandono o la expulsión, las “únicas” salidas que proveen quienes gobiernan” planteamos:

– Ninguna represión contra los ocupantes. Ningún desalojo.

– Inmediato censo a cargo del estado, con control de las organizaciones vecinales de la zona. Provisión de agua, posta sanitaria y alimentos para las familias.

– Que el Estado nacional y de la Ciudad disponga los terrenos, viviendas ociosas y recursos para asegurarles una vivienda digna a todos los ocupantes que la necesitan. Publicación de los listados de terrenos y viviendas de la Corporación Sur con ese fin, y para asegurar espacios verdes de carácter público.

– Triplicación inmediata del presupuesto de vivienda, para atender a las demandas planteadas.

– Inmediato cumplimiento de la ley de urbanización de la Villa 20.

– Renuncia de la UGIS, del directorio de la Corporación del Sur y de todos los funcionarios involucrados en la represión.

Llegan por fin, los baños químicos y el agua prometida

http://www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&dis=1&sec=1&idPub=206073&id=391585&idnota=391585

Llegan 40 baños químicos al Parque Indoamericano
Las familias que ocupan el Parque Indoamericano en reclamo de tierras y viviendas trasladaban hoy desde Cruz y Escalada hasta el centro del predio más de 40 baños químicos, que llegaron al lugar.

Los baños químicos y el agua fueron el principal reclamo de las familias que están en el predio para poder continuar con el reclamo habitacional.
La distribución de los baños se acordó con los delegados de cada sector en que se divide el parque y con los representantes de las organizaciones sociales que apoyan la toma del predio.
También llegó un camión con agua que fue enviado por el Gobierno de la Ciudad y se instaló sobre la avenida Escalada, frente a donde está el grueso de los ocupantes.
Además, dos móviles de la policía Metropolitana iniciaron un patrullaje por las inmediaciones del predio y continúa apostado en forma permanente uno de la Federal.

El comienzo de la desmentida de los 4 muertos

La insistencia en la mentira sobre las muertes por tumberas

Los heridos en terapia intensiva de los que no se habla

El verso de la ausencia del Estado: el Estado se hizo presente con punteros, patotas y “liberando la zona”

http://www.tn.com.ar/sociedad/126541/cuatro-muertos-cinco-jueces-y-ningun-detenido

El jefe de prensa de la Policía puso en duda la muerte de una de las víctimas. Así, desmintió al titular del SAME, Alberto Crescenti, quien ayer había confirmado que un joven de 19 años había muerto de un disparo en la cabeza cuando estaba a punto de ser trasladado al Hospital Piñero. Según relató Crescenti, un grupo de personas desconocidas lo sacaron de la ambulancia y lo “remataron en el lugar”. El médico que estaba en el interior del vehículo debió ser internado por el stress que le produjo la situación.

Antes, ya habías muerto tres personas: Bernardo Salgueiro (24 años), ciudadano paraguayo habitante de la villa 20; Rosemary Cupeña (28 años), ciudadana boliviana, pobladora del barrio Los Piletones y Juan Castañares Quispe (38 años), también boliviano. Los primeros dos fallecieron el martes, según se cree por proyectiles de armas “tumberas”, mientras que Castañares Quispe falleció el jueves.

Además, hay varios heridos de gravedad internados en terapia intensiva. Desde el Hospital Piñero informaron que hay tres heridos internados allí. Uno de ellos tiene varios tiros en la cara y está en grave en terapia intensiva. Los otros dos fueron internados con heridas importantes. Al respecto, Crescenti confirmó que hay código rojo en todos los hospitales de la ciudad.

El jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta apuntó que la situación”está descontrolada” y que única solución es “mandar a la Infantería”, porque cualquier policía “no puede ocuparse de esto”.

“El Estado tiene que tener el monopolio de la fuerza. No hay que dejar que los vecinos hagan justicia por mano propia”, lanzó. Y agregó: “Es producto de la ausencia del Estado en lo que respecta al uso de la fuerza. Hemos sido testigos de vecinos defendiendo el espacio público”.

“No entiendo lo que dice la Presidenta. La responsabilidad es de la Policía Federal”, repitió. “Estamos en una situación inédita. Ya hace siete años que venimos con ese discurso, en el que no se cumple la ley. Se tiene que terminar esta situación de anarquía”.

 

El anuncio de la metropolitana que nunca se cumplió a pesar de estar a 6 cuadras

Macri sigue sin presentar las pruebas de las mafias y los narcos

Las versiones de las muertes según Macri

La única solución para Macri es la represión

¿La policía Metropolitana no tiene ninguna vinculación con un homicidio? ¿Qué te parece prevenirlo?

La importancia del IVC

La violencia jamás trae soluciones a la gente

Aparición de Duhalde

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/1-50821-2010-12-11.html

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró que “la violencia jamás trae soluciones a la gente” y dijo que los funcionarios de la Ciudad deberían buscar una salida política. Macri volvió a pedir que la Federal desaloje el parque.

Dicen que las imágenes valen más que mil palabras. Mauricio Macri eligió para hablar la sede de la academia policial. Se sentó en un sillón con el escudo de la Policía Metropolitana y, desde allí, ordenó el despliegue de “todos los recursos” sobre Villa Soldati.

Con el rostro más duro y la mirada más nublada que el día anterior, Macri les comunicó a los “vecinos de Soldati y Lugano” que “no los vamos a abandonar”. Pero pidió que mantuvieran la calma. Por la noche, sostuvo que “los vecinos se sintieron abandonados y tomaron justicia por mano propia”. En la conferencia de prensa, Macri hizo un curioso uso de la palabra “diálogo”, al tiempo que volvía a exigir que volviera la policía a continuar el desalojo.

Volvió a referirse a las “organizaciones mafiosas combinadas con el narcotráfico”, mientras aseguraba: “Seguimos desarrollando mecanismos de diálogo para convencerlos de que no pueden estar ahí”. ¿a las mafias combinadas con el narcotráfico? Luego remarcó que no les piensa dar subsidios “a los que cometen delitos y usurpan”. Acto seguido, le exigió una vez más a la Presidenta que mande al cuerpo de infantería de la Policía Federal a desalojarlos. “Estamos para apoyar a la Federal –destacó Macri– como en el primer operativo, que fue exitoso.”

Cuando le recordaron que el anterior intento de sacar a los ocupantes terminó con dos muertos, Macri dijo: “La primera muerte sucedió antes de que ingresara la Federal. Tiene que ver con la inseguridad. La segunda muerte tiene que ver con las organizaciones delictivas. La tercera muerte, con la puja interna”. Montenegro, en tanto, le respondió a la esposa del tercer asesinado, quien había dicho que a su marido “lo mató la Metropolitana” “No tenemos ninguna vinculación con el hecho. La Metropolitana apareció después”, afirmó el ministro de Justicia.

Macri anunció que iba a enviar la mayor parte de los policías porteños a la zona “para acudir en defensa de la ley”.

“Esta inmigración descontrolada ha traído gente que viene a instalar la droga en Buenos Aires”.

“No nos dejemos engañar. Las viviendas del IVC no son para resolver el problema habitacional. La Ciudad no se puede hacer cargo de los problemas de los habitantes limítrofes”.

–¿No reconoce que la causa es el déficit habitacional? –le preguntaron a Rodríguez Larreta.

–No, no, no.

–¿No se podía negociar con los ocupantes?

–Cuando hay gente armada, la única solución es la policía.

Aníbal Fernández recordó “La violencia jamás trae soluciones a la gente”. Además, mencionó que el ex presidente Eduardo Duhalde había hecho declaraciones desde Estados Unidos en las que instaba a poner “orden” y relacionó esas palabras con el discurso del jefe de Gobierno.

Fernández le insistió a Macri en que “tiene que tener una solución política” y no policial, como proponía Larreta. “Esto sucede porque Macri se niega a tomar medidas políticas, para que nuevamente sus funcionarios se sienten con quienes tiene representación en esos lugares y vayan encontrando una salida”, planteó en una conferencia en Casa Rosada. Fernández le insistió a Macri con que “se siente a tomar las medidas políticas para que no sea necesario sangre, ni heridos”.

 

Julio Capella, Barrabrava de huracán, Sindicalista con doble empleo del Estado de la Ciudad.

Sutecba y el negoci(ad)o de la crisis habitacional

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/1-50826-2010-12-11.html

Su propio abogado admite que trabaja en la obra social de empleados municipales y es miembro de la junta electoral de Sutecba, el sindicato del sector que también aportó al “vocero” de los que protestaron.

Julio Capella, el hincha de Huracán filmado con un arma el jueves pasado en el incidente en el Parque Indoamericano, de repente tiene más trabajos que amigos. Se habló de un puesto en el Estado nacional y se le atribuyeron distintos cargos en el gobierno porteño. Su abogado Rodrigo González asegura que Capella trabaja en Obsba, la obra social de los empleados municipales, y es parte de la junta electoral de Sutecba, el Sindicato Unico de Trabajadores del Estado porteño. Del mismo gremio sería otra persona que aparece en varias fotos con un arma en la cintura, Alejandro. “Es él pero no vive acá. No voy a dar más datos”, dice antes de cortar Luisa Noemí Gómez, su ¿ex? mujer. También pertenece al Sutecba el delegado Chacho Alvarez, que organizó y alentó a sus vecinos a marchar y se despachó por televisión.

“No puedo adelantar su defensa, pero antes de acusarlo de algo hay que probar si el elemento que tiene en la mano es un arma, porque tranquilamente puede ser una réplica. Y si es apta para el disparo, si funciona el percutor”, recita González. Y sigue: “Capella dice que no disparó y en los videos que analizamos, no se ve que se le mueva el brazo por la salida de una bala ni que lo flexione, ni que la gente que está alrededor se agache, como si se oyera un disparo”.

El abogado presentó dos escritos ante el juez de instrucción, Eliseo Otero. Uno con la designación de él como defensor, el otro poniendo a disposición del juzgado a Capella y solicitando una declaración indagatoria de su cliente para dar su versión de los hechos. Por el momento, asegura, Capella no tiene pedido de captura y aunque no quiera adelantar los fundamentos de su defensa, Rodríguez comentó que Capella no vive en Villa Soldati o Lugano, pero fue hasta allí para defender a su familiares, primos y tíos “que lo llamaron desesperados”.

Capella, de 34 años, jugó en la Primera A en el Club Deportivo Español, donde hoy no entrenan futbolistas sino los agentes de la Policía Metropolitana. Luego emigró a Italia para probar suerte en un club del ascenso. Volvió en 2005 y siguió desde la tribuna al equipo de sus amores: Huracán. Es cuñado de Pablo y Claudio Respinis, jefes de la barra brava del club de Parque Patricios, y es familiar de Carlos Hugo Capella, histórico masajista de Boca Juniors. “Pero no es un barrabrava, no tiene antecedentes penales ni orden de inadmisión en el club”, dice su abogado.

El Cabezón, como apodan a Capella, fue filmado y fotografiado sin camisa, con gorra negra y pantalón rojo largo, maniobrando un arma que escondía en su remera, durante la tarde-noche del jueves en la inmediaciones del Parque Indoamericano. Pero en este primer enfrentamiento entre los vecinos de Soldati y los ocupantes de un olvidado sector del parque, cercano al puente Escalada, también estuvo Alejandro, de remera blanca y jean celeste, que salió retratado mientras guardaba una pistola corta. Alguien relacionado con un legislador porteño lo reconoció y dice que pertenece a Sutecba y vive cerca del Parque Avellaneda, en Rodó 4236.

Noemí Gómez, la mujer que atendió el teléfono en el departamento mencionado por la fuente, hizo una pausa luego de oír que preguntaban por el hombre que salía en varios diarios y noticieros con un arma en la cintura. “¿Está ahí? ¿Se puede hablar con él?”, preguntó este diario. “Estamos separados”, dijo luego de confirmar que era él. Un tercer hombre armado de pantalones cortos claros, remera y gorra negra fue fotografiado, pero de espaldas, así que nadie pudo reconocerlo aún.

Los otros disparos partieron de los balcones de los edificios de la Avenida Castañares, que según afirman fuentes de la Auditoría General de la ciudad fueron adjudicados por sorteo pero en los que varios jerarcas de Sutecba y sus familiares “se quedaron con una buena tajada” de los departamentos. La presencia en esos edificios de dirigente de media y alta jerarquía del sindicato tendría relación con una misteriosa asociación sin fines de lucro: La mutual 23 de Mayo.

Tal como figura en su página web, el teléfono de la mutual es un interno de la Legislatura porteña. Desde esta asociación salió un plan de viviendas en 2003, que incluye esos departamentos a pagar en comodísimas cuotas y con vista al Parque Indoamericano. Será por esto que un delegado del Sutecba de la Dirección General de Administraciones de Infracciones porteña, Chacho Alvarez, organizó activamente la marcha del jueves que derivó en el enfrentamiento entre vecinos de las torres y ocupantes del Parque Indoamericano. Y hasta se mostró como un vocero de la protesta.

Con una remera gris y una gorra azul con líneas amarillas en el medio (es fanático de Boca), hizo gala de su diplomacia sindical esa noche después de los incidentes: “Exigimos que venga la Metropolitana y la Federal, nos llenaron de balas y piedras. Queremos seguridad para nuestras familias y nuestros hijos porque esta usurpación nos compete a todos los vecinos. Vamos a hacer una marcha pacífica a las siete de la tarde y les pedimos a los vecinos de la ciudad que nos acompañen con cacerolazos”.

Ayer la marcha fue menos pacífica y sumó más muertes a la toma. Al parecer, hay muchos interesados en la resolución violenta del conflicto.

 

Al final aparecieron las 9mm

La patota defendida por la metropolitana

La connivencia entre policía y delito

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/1-50824-2010-12-11.html

A Juan Castañeta Quispe lo balearon en el momento en que pasaban dos patrulleros de la policía porteña y una patota de 100 personas detrás. Desde ahí, aseguraron, venían los proyectiles, aunque por la oscuridad no pudieron identificar quién tiró la bala mortal.

Según el resultado de la autopsia que entregó ayer a la fiscalía el Cuerpo Médico Forense el proyectil le perforó el pecho: dejó un orificio de entrada y uno de salida de nueve milímetros. Al hospital, donde lo llevó un remisero amigo, llegó minutos después de las diez de la noche. Hubo vecinos que denunciaron inmediatamente lo sucedido. Uno de ellos, Alfonso Claros, declaró en la comisaría 36, y su testimonio fue incorporado a la causa, aunque es posible que vuelva a testificar. Claros estaba junto a Quispe en el momento y fue el primero en contar que los disparos vinieron de la calle, por donde pasaban dos patrulleros de la Metropolitana con una patota detrás, que se les acercó, entre quienes habría visto hombres con camisetas de Huracán y que vivaban a Macri.

Germán Claros, otro remisero de 42 años y familiar de Alfonso, estaba muy cerca de Quispe cuando se desplomó. Le contó a este diario que se habían arrimado a la calle para poner una bandera argentina. “Fue después de que sacaron a la gente del Indoamericano, que está enfrente nuestro. Nosotros estamos en un terreno fiscal. Ahí veo pasar dos patrulleros de la Metropolitana y detrás venía un grupo de personas, eran ochenta o cien. Los patrulleros voltearon a la izquierda y empezaron los tiros, pero no pude distinguir de quién venían, si de la policía o la gente. Primero pensé que Juan se estaba tropezando, pero le habían dado”, recapituló. Según relató, ellos están desde hace una semana. El martes, con el primer desalojo, dijo, “los policías, creo que los de la Metropolitana, nos decían váyanse a su país, bolivianos de mierda”.

Natalia Saralegui, de la agrupación Tendencia Piquetero Revolucionaria (TPR), estuvo con la mujer desde que supo del crimen de su marido, y la acompañó a la comisaría 36. “Le tomaron la declaración mientras miraban un partido de fútbol”, describió Natalia. También explicó que, al amanecer, hallaron un proyectil –en apariencia de calibre nueve milímetros– en el baldío, que fue entregado a la seccional con aviso a la fiscalía. Uno de los vecinos, de nombre Oscar, fue el encargado de entregarlo, junto con una campera con la que intentaron parar la hemorragia apenas cayó al piso.

Fuentes cercanas a la causa judicial señalaron que la investigación del homicidio de Quispe corre en paralelo, pero por cuerda separada de la de dos asesinatos del martes, donde hay fuertes sospechas sobre el accionar policial. Todo indicaría que se peritará la bala hallada y una serie de cartuchos recogidos por gente que estaba en el lugar. La fiscalía de Abraldes, que es la número 24, lanzó una convocatoria “a toda persona que haya sido testigo de los hechos o que pueda aportar cualquier otra evidencia”. Informó que atenderá hoy de 9 a 18 en Tucumán 966 piso 13, o telefónicamente en el 5171-5601/2.

 

El cuarto muerto que quieren desmentir

http://www.larazon.com.ar/ciudad/Enfrentamientos-disturbios-incendio-predio_0_193800118.html

Crescenti detalló que el fallecido fue sacado por la fuerza por desconocidos cuando ya estaba en la ambulancia que lo trasladaba al Hospital Piñero y fue “rematado en el lugar”.
“Apuntaron al chofer y al médico, bajaron al herido y le dispararon en el cráneo. La ambulancia se aprestaba a llevarlo al hospital, pero no pudo”, comentó nervioso. Y agregó: “hace mucho tiempo que no veo nada parecido. Realmente, es un hecho inexplicable”.

En tanto, el médico Julio González que estaba en el interior del vehículo debió ser internado por el stress que le produjo la situación.
http://www.elliberal.com.ar/secciones.php?nombre=home&file=ver&id_noticia=10121146R

Crescenti explicó que en el momento en el que el joven era subido a una ambulancia por personal del Same un grupo de desconocidos se lo arrebató a los médicos y lo fusiló de un disparo en la cabeza.

La comparación con las favelas de Brasil

El narcotrafíco gobernado desde la prisión sin que el Servicio Penintenciario tenga nada que ver

Una super mega gran organización de 20 personas

Una persona indagada en la causa sin protección policial (o por tenerla), muerta

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1333096

La amenaza de la “favelización” acecha a las villas de la Capital

Las mafias vinculadas a las drogas coparon la 1-11-14 y buscarían extenderse en el Sur

El remisero, de nacionalidad peruana y de 34 años, fue a la cita con dos presuntos distribuidores de droga sin saber que lo esperaba la muerte. Todo parecía normal hasta que llegaron dos hombres en moto. Uno bajó y disparó 13 veces con una pistola 9 milímetros. La víctima cayó muerta de siete balazos. Diez días antes, había sido indagada en una megacausa por narcotráfico.

Así matan en la villa 1-11-14, en el Bajo Flores, un territorio donde existe un aceitado mecanismo de comercialización de droga que cuenta desde “campanas” y “soldados” hasta financiadores de un negocio millonario. Un negocio que muchos temen pueda extenderse a otras villas de la ciudad que terminarían así “favelizadas”.

El homicidio del remisero peruano, ocurrido hace un mes, es investigado por el fiscal de Instrucción porteño Marcelo Munilla Lacasa. La víctima había sido indagada por el juez federal Sergio Torres en la causa en la que procesó a 14 personas, entre ellas a Marco Antonio Estrada González, alias “Marcos”, y a su esposa, Silvana Salazar.

“Marcos” y Salazar manejaban el negocio de la droga, según el juez Torres, privados de su libertad. Estrada González lo hacía desde el penal de Ezeiza, donde cumple una condena, y su esposa operaba desde el barrio privado La Celia, también en Ezeiza, donde penaba un arresto domiciliario.

La investigación de Torres, su secretario Diego Iglesias y la División Operaciones Metropolitanas de la Policía Federal, al mando del comisario Enrique Villarruel, dejó al descubierto cómo operaba la banda de “Marcos”, asentada en la villa 1-11-14.

Medio millón por mes

En la causa que instruye el magistrado Torres, hay 20 sospechosos con pedido de captura. “Sospechamos que por mes «Marcos» tenía una ganancia de 500.000 pesos. En uno de los últimos allanamientos, secuestramos 200.000 pesos”, explicó un vocero con acceso al expediente.

La organización, que según Torres comandaba “«Marcos» por teléfono desde la celda”, contaba con “campanas”, encargados de detectar y alertar sobre la presencia de extraños; “soldados” o “perros”, hombres armados que impedían el acceso a la zona protegida; “punteros” o “corners”, personas que se encargaban de la venta en esquinas vigiladas por los “perros” o “soldados”, y las “mulas” o “burritos”, los elegidos para transportar la mercadería desde la villa 1-11-14 hacia otros destinos.

Además, según la última resolución del juez Torres, había personas que se encargaban de la organización y del financiamiento, casi nunca tenían contacto con la mercadería. Otros cumplían funciones específicas dentro y fuera de la villa 1-11-14, en el Bajo Flores, para vender el material acopiado. En un nivel inferior, pero con un rol protagónico, estaban los encargados de controlar las operaciones, supervisar a los vendedores y recolectar los dividendos de las transacciones.

“La cocaína y el paco diseminan [sic] en pequeños recortes de bolsas del supermercado Día. Eso es para diferenciar la droga que sale de la villa 1-11-14 de la que se puede conseguir en otros lugares. Además, esta droga, en general, es la que tiene menos «corte», es decir que es más pura. Si un vendedor «corta» la droga y alguien viene a reclamar, lo sancionan porque está haciendo quedar mal al jefe «Marcos»”, sostuvo ante el juez Torres un integrante de la banda, que declaró como arrepentido.

Por ahora, en las otras villas, según fuentes policiales, no existe un organigrama tan completo como en la villa 1-11-14, ni hay referentes importantes o jefes de la magnitud de “Marcos”.

“En las otras villas hay «personajes» que son conocidos, pero ninguno tiene un rol de jefe o la hegemonía de «Marcos». En la 1-11-14 hay «soldados»; en las otras, no. Están los «campanas», que hacen su trabajo a cambio de droga para consumir”, sostuvo a La Nacion un alto jefe de la Policía Federal.

El año pasado, en la villa 20 de Soldati, en un procedimiento ordenado por el juez Torres a una madre y sus tres hijos se le secuestró droga, armas y chalecos antibalas. “Decían que lo tenían para defenderse de una banda rival”, explicó un investigador.

En la villa 21, en Barracas, donde misionaba el padre José “Pepe” Di Paola, que denunció que la droga estaba despenalizada de hecho, hay, según fuentes judiciales, “organizaciones pequeñas que venden marihuana y delincuentes que roban armados.

“No hay un nivel jerárquico como en la 1-11-14. Es otro nivel, por ejemplo, el año pasado detuvimos a un sospechoso.”

En la villa 15, conocida como Ciudad Oculta, en Mataderos, generalmente se descubren “quioscos” de droga regenteados por madres solteras.

 

La salida solo puede ser política

http://www.infobae.com/politica/551508-101275-0-Los-ex-jefes-Gobierno-porteno-coinciden-que-la-unica-salida-posible-es-la-negociacion

Enrique Olivera, Aníbal Ibarra y Jorge Telerman coinciden que la única salida posible es la negociación. Todos coinciden que la solución “policial” no es recomendable, dado el tiempo transcurrido; y consideran necesario ir al lugar para entablar un diálogo

Para los tres ex jefes de Gobierno porteño el único camino es negociar. Cada uno de ellos opinó:
– Enrique Olivera afirmó que la ocupación del Parque Indoamericano es “un delito” y que es una “obligación del Estado protegerlo”. El dirigente radical critica la “abdicación” de las autoridades municipales por no haber prevenido la usurpación. “Nunca viví una situación parecida”, apuntó.
“Hoy no habiendo prevenido el conflicto, no hay otra alternativa que procurar un diálogo multiactores con todos los interesados”, asegura Olivera y deben ser parte del mismo “el Gobierno Nacional y el porteño, y los actores que son fundamental como los vecinos de Lugano y gente que intrusó de manera de encontrar una solución”. “La creación de la Policía Metropolitana le ha dado excusas al Gobierno Nacional para desentenderse del problema de seguridad en la Ciudad” y “nosotros en su momento votamos en contra porque pedimos un acuerdo previo con la Federal”.
– Aníbal Ibarra aseguró que “no es una solución policial, y si lo es lo tiene que hacer la Metropolitana, no pretender Macri que otros se lleve el costo político” y señaló que “la toma del predio es una crónica de una ocupación anunciada porque estaba abandonada, no lo cuidó”. “Yo creo que deben abrir canales de negociaciones ofreciendo los distintos planes de vivienda. De esta manera habrá grupos que aceptarán y otros que no. Hay que reducirlos, aislarlos”, aseguró el diputado Ibarra. El ex jefe de Gobierno recordó que una vez vivió una situación parecida en su primera gestión y “fuimos con todos los funcionarios al lugar, negociamos, el predio quedó despejado y lo alambramos”.
– Jorge Telerman consideró que “cuando hay 2.000 personas, la policial nunca es una solución. El camino es la negociación y no entrar a sangre y fuego alli, aunque la estrategia de ellos pueda ser la de confrontar. Hay que sentarse a negociar e impedir que pase en el futuro”. “Nosotros trabajamos con las comunidades para integrar, lo preparamos para los vecinos. Había custodia y estaba enrejado”, explica Telerman.
“Los vecinos habían denunciado el tema”, recuerda y cuestiona que el gobierno de Macri no haya tomado acciones “preventivas sabiendo que el Indoamericano era un lugar vulnerable ya que linda con el Conurbano y hay instrusiones”.

http://www.noticiasurbanas.com.ar/info_item.shtml?sh_itm=ebe88d54492db292e96bf64cfeec55a1

Fatala propuso un plan de cinco puntos para superar la crisis
El subsecretario de Obras Públicas de la Nación, Abel Fatala, propuso la implementación de un plan para que el gobierno de Mauricio Macri sea capaz de superar la seria crisis en que quedó sumido tras la toma del Parque Indoamericano, que incluyen la formación de una Mesa de Diálogo y un Comité de Crisis.

Abel Fatala propuso un plan de cinco puntos para atender a las demandas en Villa Soldati, y sostuvo que “hay que acompañar al gobierno nacional en la búsqueda de una solución al problema de las personas”.
El subsecretario de Obras Públicas de la Nación, propuso acompañar la propuesta del gobierno nacional con vistas a resolver el problema de Villa Soldati mediante la implementación de los cinco puntos siguientes:
1) Establecer un Comité de Crisis en la rotonda de Escalada para producir el diálogo con los vecinos de los barrios Nágera, Copello, Samoré y el nuevo, Parque Avellaneda.
2) Convocar, a través del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a efectivos de la Policía Metropolitana para fijar un límite entre los vecinos “de adentro” y los vecinos “de afuera”. 3) Organizar una Mesa de Diálogo dentro del Parque Indoamericano con vecinos y organizaciones sociales.
4) Establecer un cronograma de acciones a realizar con los habitantes del Parque Indoamericano con vistas a dar soluciones.
5) Organizar tareas con vecinos del barrio para dar las soluciones habitacionales definitivas en los terrenos que cederá el gobierno nacional al gobierno de la ciudad, y que es el camino para resolver el conflicto.
“Mi propuesta parte de seguir el camino que adopte el gobierno nacional en la búsqueda de una salida a este serio problema. Con una gestión desde la ciudad, que atienda las demandas de los vecinos y realice diagnósticos adecuados, el problema de la vivienda se puede resolver positivamente, con participación vecinal, y en un plazo perentorio”, concluyó Abel Fatala, que fue ministro de Obras Públicas en la gestión de Aníbal Ibarra.

 

El desalojo violento y con muertos logró que una toma de 250 familias se convirtiera en una de 1500 familias

http://www.larazon.com.ar/ciudad/violencia-parque-ocupado-cobro-vidas_0_194100061.html

El conf licto había comenzado el fin de semana: primero 250 familias ocuparon el Parque Indoamericano. La Federal y la Metropolitana trabajaron en conjunto, en primera instancia, para iniciar el desalojo.

La ocupación aumentó hasta 1500 familias, hubo tres víctimas fatales y anoche, con los enfrentamientos, una más.

Las responsabilidades no asumidas

El discurso de la ausencia del Estado desde el Estado

La irresponsabilidad de hablar sin pruebas de organizaciones mafiosas que articulan usurpación, delito y narcotráfico

El racismo

http://www.lapoliticaonline.com/noticias/val/69923/macri-mantiene-la-linea-dura-no-tengo-nada-de-que-disculparme.html

Macri: “No es momento de intentar sacarse las responsabilidades de encima. La seguridad es responsabilidad del gobierno nacional. La ciudad está para apoyar”, afirmó mientras se sacaba la responsabilidad de encima.
Luego le pidió a la Presidenta que “no abandone el sur de la Ciudad”. Además negó que sus dichos de ayer hayan sido xenófobos, aunque visiblemente molesto reiteró que “la Ciudad no puede resolver los problemas de vivienda de la Argentina y el Mercosur”.
Criticó “la mentira de decirle a los latinoamericanos que, en un país que tiene más de 30 por ciento de los argentinos debajo de la línea de la pobreza, que aquí tenemos soluciones para ellos”.
Esta inmigración descontrolada por causa del estado ausente ha traído de la mano de personas de bien y trabajo otra gente que viene a instalar la droga en la Ciudad de Buenos Aires, en el Gran Buenos Aires y en el resto de la Argentina. Por eso insistimos en trabajar para que el estado tenga presencia”, dijo.
Reiteró además que “el accionar violento” para ocupar ilegalmente el Parque Indoamericano fue propiciado por “organizaciones mafiosas que articulan la usurpación, el delito y el narcotráfico”.
En ese sentido, le pidió a “los trabajadores honestos, que se suman a estas organizaciones delictivas, que se diferencien de esa gente” y que reflexionen que “la superación de la pobreza se consigue con el tiempo”.
“A pesar de lo que creció la Argentina en ocho años tenemos iguales o peores índices de pobreza que hace varios años porque falla la distribución de la riqueza”, afirmó y dijo que la riqueza no se distribuye correctamente “por la proliferación de mafias”.

Generando dudas para desmentir el cuarto muerto

http://www.libertaddigital.com/mundo/tres-muertos-en-buenos-aires-en-una-batalla-campal-de-un-parque-ocupado-por-indigentes-1276409272/

Seggio, el vecero de la Policía Federal, dijo que la Fiscalía y la comisaría de la zona establecieron contacto con la ambulancia asaltada, cuya dotación declaró que el vehículo, mientras trasladaba al herido, fue interceptado por dos centenares de persones que abrieron la puerta y bajaron al lesionado.
Los ocupantes de la ambulancia vieron que los agresores tenían objetos similares a las “tumberas” (armas de fabricación casera), sin poder precisar si eran armas de fuego, aunque vieron que apuntaban al herido “pero en ningún momento efectuaron disparos”, dijo Seggio.
“Al ver esto, la dotación de la ambulancia partió temiendo algún otro tipo de agresión. La persona quedó allí. La comisaría fue a los hospitales y no se había registrado el ingreso de ningún fallecido. Es probable que esta persona herida se haya retirado por sus propios medios porque estaba golpeada, no herida de bala”, dijo el portavoz.
http://www.elpais.cr/articulos.php?id=37966

“La ambulancia llevaba al herido y de repente aparece un grupo de personas y le apunta al chofer. Otros abren la puerta trasera. Sacan al herido y le pegan un tiro, lo fusilaron”, contó el médico del SAME Carlos Russo a Télam, la agencia de noticias estatal.
Sin embargo, la Policía Federal afirmó que “no tiene registro” del cuarto muerto. Lo mismo aseguró el gobierno de la Ciudad, ya que dice que el cuerpo no fue encontrado ni identificado.

El quinto muerto

El reino del revés: Para Macri los asesinos son vecinos deseosos de defender su derecho a los espacios públicos y la gente que reclama el derecho constitucional a una vivienda digna son grupos de delincuentes

http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2010/12/11/politica/POLI-01.html

Cerca del espacio ocupado se realizaba esta mañana el velatorio del joven de 19 años que fue asesinado anoche de un balazo en la cabeza y se transformó en la cuarta víctima fatal.

Anoche, un joven murió en el hospital Piñero, mientras que numerosas personas resultaron heridas, al menos dos de ellas en estado grave, como resultado de nuevos choques entre vecinos de edificios de la zona y ocupantes del abandonado Parque Indoamericano, en el barrio de Villa Soldati, confirmó el director del sistema porteño de emergencias (Same), Alberto Crescenti.

Grupos de vecinos de la zona incendiaron tiendas de campaña y viviendas precarias a raíz del rechazo a la ocupación del predio de la zona sur de Buenos Aires por parte de centenares de pobres que reclaman ayuda humanitaria.

Macri aseguró que este nuevo hecho de violencia muestra el deseo de los vecinos de Buenos Aires “de defender su derecho a los espacios públicos” y señaló a “grupos de delincuentes” como responsables de la violencia.

 

Manifestación frente a la jefatura de gobierno durante la reunión de la que se habló poco

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1332742

Atacaron la jefatura del gobierno porteño

Rompieron vidrios, prendieron fuego y realizaron pintadas contra Macri

En medio de la reunión entre las autoridades del gobierno nacional y porteño, piqueteros y activistas de izquierda atacaron esta madrugada la sede de la jefatura comunal.

Los manifestantes se concentraron en Avenida de Mayo 525 tras los incidentes que protagonizaron ayer los ocupantes y vecinos de Villa Soldati, y quemaron con bolsas de basura y neumáticos, la puerta de la casa del gobierno porteño.

Además, activistas del Frente Darío Santillán rompieron vidrios de la sede porteña y pintaron leyendas contra Mauricio Macri.

En tanto, los manifestantes pintaron leyendas como “Macri, hacete cargo de los muertos”; “Tierra ya”; “Macri racista” y “Justicia por la masacre de Lugano”.

Tras ser corridos por el único patrullero presente en el lugar, los manifestantes cortaron la Avenida de Mayo donde incendiaron bolsas y neumáticos. El fuego debió ser apagado por una dotación de bomberos.

http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2010/12/11/politica/POLI-02.html

Un grupo de piqueteros y activistas de izquierda quemó anoche la puerta de Avenida de Mayo de la Jefatura de Gobierno porteño, donde también provocó destrozos en los ventanales y pintó leyendas contra el titular del Ejecutivo comunal, Mauricio Macri.

Los manifestantes utilizaron bolsas de basura, cajones de madera y neumáticos para encender la puerta de Avenida de Mayo 525, que quedó totalmente chamuscada.

Eran activistas del Frente Darío Santillán y de otras organizaciones, quienes tras ser corridos por la policía, cortaron el tránsito en esa avenida, a la altura de Perú, donde también encendieron bolsas y neumáticos. El fuego debió ser apagado por una dotación de bomberos y por personal municipal desde dentro del edificio. Además de arrojar objetos contundentes contra la fachada del Palacio Municipal, los manifestantes pintaron leyes tales como “Macri, hacete cargo de los muertos”; “Tierra ya”; “Macri racista” y “Justicia por la masacre de Lugano”.

Sobre la medianoche, los manifestantes volvieron a la sede comunal, donde rompieron vidrios de los ventanales, ante la ausencia policial, ya que el único móvil que había en el lugar se retiró ante el avance de los activistas.

La condición de pacificación es que en el parque no haya personas”.

Gabriela Michetti, diputada nacional PRO.

 

Se reanuda la reunión en casa rosada

La presencia de francotiradores

La propuesta del Estado nacional de entregar tierras y que la Ciudad construya las viviendas necesarias.

La negativa del Estado municipal bajo el argumento de “no poder hacerlo”

http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2010/12/11/politica/POLI-02.html

Tras el cuarto intermedio de esta madrugada, Fernández y Randazzo recibieron nuevamente hoy a Macri y a referentes de los ocupantes del Parque Indoamericano.

Con una hora de demora, Macri descendió de su camioneta en la explanada de la Casa Rosada acompañado por su jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta y los ministros de Desarrollo Social, María Eugenia Vidal y de Seguridad, Guillermo Montenegro.

En el encuentro también se encontraba presente el viceministro de Desarrollo Social, Sergio Berni, que secunda a Alicia Kirchner en la cartera nacional, informaron fuentes oficiales.

Una vez finalizado el diálogo en el despacho de Randazzo entre los funcionarios nacionales y del ámbito porteño se sumaron representantes de los ocupantes del predio ubicado en la zona sur de la Ciudad para retomar las negociaciones que se iniciaron en la medianoche de ayer.

“La reunión (de anoche) fue de alta tensión, porque el gobierno de la Ciudad tenía una postura de no solución al problema. Lo único que quería es que se desalojara”, comentó hoy el líder de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Juan Carlos Alderete, quien asistió al encuentro. Alderete pidió al gobierno nacional que “ponga su parte” para llegar a una solución. “Pedimos garantías a los dos Estados”, agregó Alderete, quien denunció la presencia de francotiradores en la zona del Parque Indoamericano, donde fueron asesinadas cuatro personas desde el martes pasado.

En tanto, cientos de familias mantenían la toma del parque ubicado en el barrio de Villa Soldati y se realizaban asambleas en diferentes sectores del predio para analizar la situación que por ahora no cuenta con una solución.

Anoche, el encuentro fue convocado de urgencia alrededor de las 23.30 y se extendió hasta las 3.30 de esta madrugada, sin llegar a ningún resultado.

La intención del Ejecutivo Nacional, que durante las dos últimas jornadas se negó a enviar fuerzas de seguridad federales a la zona, es “propiciar el marco del diálogo” entre las partes, pero dejó en claro que la solución se debe dar entre el gobierno porteño y las organizaciones sociales que participan de la toma.

El propio Fernández explicó que la salida fue impulsada por “los ocupantes del Parque Indoamericano, que nos pidieron que intercediéramos y fuéramos garantes de una reunión con el jefe de la Ciudad”.

Según pudo saberse esta mañana, durante gran parte de la reunión los funcionarios se “pasaron la pelota” respecto a la responsabilidad en el conflicto generado en Soldati. En un momento, el ministro Randazzo propuso que la Nación entregue tierras y que la Ciudad construya las viviendas necesarias. Ante la negativa de Macri, quien argumentó “no poder hacerlo”, Juan Carlos Alderete, de la Corriente Clasista y Combativa, preguntó si era por razones “económicas o ideológicas”, a lo que el jefe de gobierno porteño se limitó a responder: “No puedo hacerlo”.

 

Acuerdo político: en realidad cumplieron con lo que dictaminó la justicia

Acuerdo: Gendarmería cerca a los ocupantes del terreno baldío que nos pertenecen a todos menos a ellos

Acuerdo: Del cuarto muerto no se habla más y a partir de ahora ya no hay más muertos

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1332781

Cerco de Gendarmería y Prefectura en el Indoamericano para evitar incidentes

Tras una orden del Gobierno, ambas fuerzas se posicionaron en el perímetro del predio, que continúa ocupado; hoy no se produjeron disputas en la zona; ayer a la tarde hubo un furioso ataque para “recuperar” el espacio y se registraron violentos enfrentamientos; vecinos de la zona realizaron un marcha para reclamar el desalojo; protesta de agrupaciones de izquierda

Cientos de efectivos de la Gendarmería Nacional y Prefectura cercaron esta tarde el parque Indoamericano donde un fuerte operativo vigilaba la zona para evitar enfrentamientos entre los ocupantes y vecinos de la zona.

El operativo incluía helicópteros y carros hidrantes que supervisaban el territorio donde se instalaron cientos de habitantes que reclamaban una vivienda para dejar el lugar.

El Gobierno nacional decidió además que personal del grupo Albatros de la Prefectura Naval custodie las viviendas y monoblocks de la zona.

En las imágenes tomadas durante las primeras horas del día, pudo observarse los destrozos en las casillas que habían sido construidas por los ocupantes.

Mientras algunos permanecen en carpas, otro están sin protección durmiendo en el piso, con frazadas o tapados con un naylon. Tampoco hay demasiados medios de alimentación. “Estamos a mate”, dijo uno de los ocupantes.

“El más fuerte se queda con lo más grande y el más débil con lo más chico” señaló a este medio Norma Cruz, que está en el parque hace una semana.

“No te podés parar porque viene otro y te ocupa el lugar”, señaló uno de los ocupantes. Otra de las mujeres señaló que no encuentra su marido hace tres días.

http://www.elpatagonico.net/index.php?item=nota&idn=88160&ref=hoy

En tanto, luego de dos reuniones, siguen los cruces entre la Casa Rosada y el Gobierno porteño.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, anunció ayer que ordenó a la Gendarmería Nacional cercar el Parque Indoamericano ocupado desde el lunes con el objetivo de realizar “un relevamiento” y para “impedir nuevos ingresos”.
“Ordené a la Gendarmería que cerque el lugar para que no haya nuevas entradas, pero que sí permita salidas”, dijo Fernández en una conferencia de prensa ofrecida en Casa de Gobierno, y añadió que Prefectura Naval también colaborará en patrullar la zona aledaña al parque.
El jefe de Gabinete confirmó también que el Gobierno nacional estudiará la posibilidad de entregar tierras para solucionar el problema.
“No vamos a regalar nada, vamos a anticipar los terrenos para que se les permita acceder a un financiamiento”, afirmó.
Fernández explicó que de esta forma el Gobierno nacional cumple “el objetivo de garante” que abordó luego de convocar a las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires para destrabar el conflicto.
Fernández reiteró que la Casa Rosada es un “convidado de piedra en lo juridisccional, pero no en lo político”.
El funcionario afirmó por otra parte que la Nación apoyará “judicial, técnica y científicamente” a los habitantes del predio para dar con los responsables de los asesinatos cometidos.
Acompañado por el ministro de Interior, Florencio Randazzo, Fernández confirmó además que los fallecidos “eran de adentro” del predio y echó así por tierra las versiones que indicaban que podrían ser vecinos de los barrios aledaños.
Por su parte, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, cuestionó ayer la actitud del Gobierno nacional en relación al conflicto en Villa Soldati pero celebró el inicio de las negociaciones “para lograr la pacificación” del Parque Indoamericano ocupado desde el lunes.
“Tengo que pedirles tranquilidad y colaboración, un poco de paciencia y tiempo”, enfatizó Macri, y agregó: “Necesitamos que colaboren en pacificar, que no se movilicen ni den lugar a la provocación. El parque va a seguir siendo parque”.
“A pesar de la pequeñez del discurso del Gobierno, festejo que hayamos podido sentarnos a trabajar juntos”, subrayó, aunque cuestionó la actitud del Gobierno al señalar que “lo más falso es decir que son convidados de piedra en la Ciudad”.
“Quiero aprovechar para decir que este gobierno rechaza todo acto de discriminación y xenofobia. Hemos hecho de la diversidad de la Ciudad un valor. Acá estamos decidiendo si vamos a vivir fuera o dentro de la ley”, consignó.

El discurso del Estado ausente: Desgobierno. Vacío de poder

La pelea entre el Estado Nacional y el Estado Municipal ¿eso es el estado ausente?

¿episodios de violencia colectiva?

La policía es incompetente e inservible

La hipótesis de tomas de tierras porque como terminó el ciclo lectivo no hay tomas de colegios de Clarín

http://www.clarin.com/opinion/Dias-desgobierno-vacio-poder_0_388761203.html

Días de desgobierno y vacío de poder

No se recuerdan episodios de violencia colectiva, como ocurrió en Villa Soldati, desde el 2001. El Estado estuvo ausente. El kichnerismo y Macri quedaron atrapados en una pelea inútil . Ambos presumen conspiraciones. ¿Comienza la era “cristinista” en el Gobierno?

La Argentina, perpleja y asombrada, ha asistido a los episodios de violencia colectiva más estremecedores de la era kirchnerista . La memoria pudo remontarse incluso, sin exageraciones, a sucesos del 2001 cuando la sociedad pareció mecerse sobre una cornisa. Pobres contra pobres pugnando por un pedazo de tierra en un amplio descampado, inmigrantes cautivos de los negocios políticos, barrabravas del fútbol haciendo el trabajo de punteros, pistoleros, mafiosos y narcotraficantes. Cualquier diagnóstico módico podría hablar de un tejido social en estado de descomposición.

Todo fue más grave aún que ese cuadro de infierno. La violencia y el descontrol, con cuatro muertos, ocurrió mientras la Nación careció de ejes y de referencias políticas, con un Estado inoperante y ausente. La política y el poder estaban abstraídos en una pelea mezquina e inaceptable, protagonizada por los gobierno de Cristina Fernández y Mauricio Macri.

Nada más parecido eso que al caos y el desgobierno.

Valdría detenerse un poco en esos días de salvajismo. Hubo cuatro jueces y un fiscal que promovieron el desalojo en Villa Soldati, el diálogo y la pacificación, pero fueron desoídos. Uno de ellos habría tenido un diálogo áspero e intimidatorio con Mario Kestelboim, Defensor General de la Ciudad, de lazos con el kirchnerismo. El predio de la violencia fue también teatro de la vieja disputa entre la Policía Federal y la Metropolitana. La Federal hizo un primer desalojo incompleto con la falta de competencia acostumbrada. La Metropolitana, al menos para este tipo de situaciones, demostró todavía que es inservible.

La política hizo agua, además, desde el primer minuto. Macri y Aníbal Fernández se entretuvieron en varios contrapuntos públicos inútiles. El jefe de Gobierno terminó pidiendo socorro cuando el conflicto se había desmadrado. No lo atendió Cristina, ni siquiera el secretario general, Oscar Parrilli. Recién tuvo respuesta para abrir un diálogo cuando trascendió la noticia sobre la supuesta cuarta víctima.

De allí salió el acuerdo que dio intervención a la Gendarmería .

De la descripción podría concluirse una falta palmaria del Estado. Curioso: ese Estado ha figurado siempre como núcleo de la prosa kirchnerista cuando refiere con pompa a su modelo. Es cierto que ese Estado cobró una vigencia estos años que había desaparecido en los 90. Sirvió como dique social para los peores momentos de la crisis y la recuperación posterior. Sirvió, además, como ordenador de algunos aspectos de la economía. Pero luego pareció monopolizado por el Gobierno como herramienta de sus políticas particulares o sus negocios poco transparentes. Hay importantes funciones de ese Estado, vacías o huérfanas.

Una de esas funciones tiene que ver con el orden y la seguridad. El orden, como una noción no entendida desde la óptica castrense.

El orden social, precisamente, como la base imprescindible de cualquier construcción de un Estado. El kirchnerismo siempre pretende enlanzar la idea de orden únicamente con la represión. Así lo expuso Aníbal Fernández, el jefe de Gabinete, en una de sus discusiones mediáticas, rústicas y demagógicas, con Macri. Así lo reiteró Cristina en ese acto de rasgos alucinantes que realizó en la Casa Rosada por los derechos humanos mientras en Villa Soldati se desarrollaba una batalla campal.

El papel de las fuerzas de seguridad es un problema irresuelto por el gobierno de los Kirchner. Esas fuerzas nunca parecen en aptitud de garantizar ni una restauración incruenta ni la prevención oportuna y adecuada. Néstor y Cristina Kirchner, por esa razón, resolvieron replegarla estos años.

Cuando la Federal irrumpió en Villa Soldati sobrevino la batahola, con los dos primeros muertos. Aunque no hay ninguna constancia de que esas víctimas hayan caído por las balas policiales.

La Policía estuvo ausente, en cambio, cuando no debió estarlo. Una patota sindical del gremio ferroviario mató el 20 de octubre a Mariano Ferreyra, militante del PO, durante una manifestación de protesta. El incidente se inició en Avellaneda y concluyó trágicamente en Barracas. Ningún policía atinó a detener la persecución y el asesinato.

El problema no se circunscribe sólo a la Policía Federal o Bonaerense. Hay también registro de desbordes constantes en el interior. El 23 de noviembre en Formosa, el gobernador Gildo Insfrán ordenó retirar a miembros de la comunidad toba que cortaban una ruta en queja por el desalojo de tierras que, afirman, les pertenecen por ley. Dos indígenas y un policía murieron. La acción de Insfrán provocó indignación en el kirchnerismo, dividió aguas en el gabinete, irritó a Cristina e, incluso, provocó reproches de mandatarios del PJ al formoseño.

¿Hicieron algo los Kirchner para modificar esa recurrente inoperancia policial mientras resolvían su repligue? No existe constancia de tal inquietud, fuera de la actualización de los pertrechos mínimos de trabajo.

Esa brasa tomará en sus manos, desde el miércoles que viene, Nilda Garré, designada ministra de Seguridad.

La designación no fue el resultado de una medida cavilada –aunque sobre el tema se venía hablando– sino de la urgencia política que plantearon los desmanes en Villa Soldati. Esa designación, también, comenzó a hacer visibles fisuras en el equipo de gobierno que circulaban de manera solapada. Asoma una víctima: Aníbal Fernández.

El jefe de Gabinete dispone desde hace años del control de la Policía Federal. Cuando fue ministro del Interior con Néstor Kirchner, y ahora mismo, pese a que la Seguridad dependía, en los papeles, del ministro de Justicia, Julio Alak. Ese hombre, también, estaría más cerca de irse que de quedarse.

Aníbal Fernández sintió el impacto. Se vio cómo, con la cabeza gacha, soportaba la chanza del canciller Héctor Timerman, cuando Cristina anunciaba la entronización de Garré. Los hombres del macrismo que negociaron con él –entre otros– la salida del conflicto en Villa Soldati creyeron verlo apocado e inseguro. Aníbal Fernández, sin la Policía, perderá seguramente fuego.

Aquel discurso de Cristina del viernes pareció exceder, en sentido político, la evocación del Día de los Derechos Humanos. Fue una puesta en escena –teatralizada con niños que, repentinamente, besaron a la Presidenta y le entregaron flores– que apuntó al combate contra Macri , a quien le endilgó xenofobia. Podría haber marcado, amén, un nuevo punto de partida en su administración, luego de la muerte de Kirchner.

La Presidenta venía insinuando, desde entonces, algunos cambios en su forma política. Volvió la mujer punzante, de tono provocativo, que dijo muchas cosas que sorprendieron. Habló de su preocupación por la seguridad –la exacerbó con la creación del ministerio–, del valor igualitario de cada vida, del dolor por cada muerte originada en el delito o cualquier otra razón, de la confraternidad latinoamericana. Todo eso delante de personalidades extranjeras, de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, y con el telón de Villa Soldati donde al parecer fusilaban a un joven de 19 años, se apaleaban entre inmigrantes y vecinos y existía una cruel ausencia de fuerzas de seguridad y de su Gobierno.

Quizás ese relato no alcance para abarcarlo todo. Podría estar despuntando dentro de la era K el ciclo “cristinista”. La elevación de Garré y la devaluación de Aníbal Fernández sería, apenas, un anticipo de lo que estaría por venir.

Cristina deslizó la existencia de una imprecisa conspiración contra ella por el estallido de Villa Soldati. Aníbal Fernández chicanéo a Macri con la presencia del barrabrava Juan Carlos Capella, pariente además de un ex masajista de Boca. Pero ese reo estuvo en el Mundial de Sudáfrica llevado por los dineros de las hinchadas kirchneristas. El macrismo también presumió que la pueblada pudo estar armada en su contra. Habría un dato que lo avalaría: varios de los camiones que llevaron a los inmigrantes hasta Villa Soldati salieron desde La Matanza. Habrían contado con el apoyo del piquetero Luis D’Elía. Tampoco pasó inadvertido el sesgo político de las declaraciones de esos inmigrantes: contra Macri y contra la Policía Metropolitana. Mucho conocimiento para gente que está desembarcando en el país. Ese movimiento habría estado coordinado con otro: de nuevo las tomas en los colegios, frustradas por el fin del ciclo lectivo.

Habrá que ver cuántas de esas pistas responden a la certeza, a la casualidad o a una simple presunción. Tal vez Macri haya cometido en este tramo dos pecados capitales.

No advertir con debida antelación el fenómeno de las ocupaciones que atraviesa el país. Acaban de suceder también en Lomas de Zamora y en Córdoba. Las nuevas ocupaciones tienen vínculo con la saturación de las villas miserias, cuya población en Capital se duplicó en cinco años. Basta ver que la Villa 31 ya se confunde con los containers del puerto.

Otra cuestión difícil de explicar fue su devaneo electoral. El plan para adelantar a marzo el comicio en Capital como prólogo de las presidenciales de octubre. En suma, la posibilidad de su doble candidatura en apenas seis meses. Una especulación digna de haber sido extraída de algún manual kirchnerista.

En circunstancias como las actuales, con un trasfondo de muertes, violencia y desamaparo social, los gobernantes parecen quedar en soledad, extraviados, con sus limitaciones y sus sombras.

 

Barrabravas y punteros

Ciro James, Cristian Ritondo y Eduardo Duhalde

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-158547-2010-12-12.html

Entre desmentidas sobre si Capella todavía es municipal, surgen dos nombres asociados a los barrabravas.

“Esos tipos nos venían a matar. Esperamos que la de hoy sea una noche tranquila.” Deborah es argentina, tiene 20 años y tres hijos. Su marido, jaqueado por el paco, una noche de descontrol vendió la casa que compartían y ella ahora vive, sin su ex pareja, en casa de sus padres, en la Villa 20. La del viernes fue, para ella, una noche “de miedo, mucho miedo”. En el barrio, dirigentes de distintas organizaciones tejen hipótesis sobre quiénes fueron los supuestos vecinos de barrios aledaños que actuaron “como mafiosos” y sembraron el terror entre los vecinos. Ayer, el ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, afirmó que Julio Capella, el hombre filmado con un arma en la mano durante los incidentes en el Parque Indoamericano, ya no trabaja en el gobierno porteño, aunque el jefe de Gabinete nacional, Aníbal Fernández, insistió en que el sospechoso sigue en la administración macrista. La novedad es que la presencia de barrabravas de varios clubes fue asociada a dos nombres:

Ciro James, el procesado ex jefe de Inteligencia de la Metropolitana, y Cristian Ritondo, el ex peronista que encabeza hoy el bloque PRO en la Legislatura.

“Las personas que el martes a la madrugada entraron a los tiros al parque, antes de que comenzara la toma pacífica de las tierras, serían hombres que trabajaron en su momento con Ciro James, en el Ministerio de Educación y en Deportivo Español, donde hoy entrena la Policía Metropolitana”, dijo una fuente del barrio que conoce a la perfección los movimientos internos. Otro dirigente, que también pidió mantener su nombre en reserva, recordó que “ya se tiró la relación entre (Cristian) Ritondo, (Eduardo) Duhalde y la patota que entró a los tiros” el viernes y que hirió a varias personas.

“Acá la gente conoce el ambiente del fútbol y sabe que hay barras vinculados al macrismo, que están desde la época de Ciro James y que siempre alardearon de su relación con Ritondo”, el legislador de origen peronista que hoy es el jefe del bloque macrista. “Todos conocen a los barras de Nueva Chicago que suelen andar por la villa y que, se sabe, son del círculo que maneja Ritondo. Además, no hay que descartar que hayan venido algunos ‘novatos’ de la Metropolitana a los que conocemos porque entrenan en Deportivo Español. Acá nos conocemos todos”, aseguró una tercera fuente del barrio.

Ayer, Montenegro admitió que Julio Capella “era empleado de la Obsba”, pero aseguró que “ya no lo es y ahora deberá dar cuenta de sus actos ante la Justicia”. Sobre este punto, Aníbal Fernández dio otra versión: “Son señores que trabajan para la Ciudad”, aunque aclaró que ese dato “no imputa al gobierno (porteño) en nada”. Aseguró que el hombre que aparece con pantalón rojo en las filmaciones “está identificado por Anses como empleado del Gobierno de la Ciudad y su papá o su tío es asistente en el club Boca Juniors”.

La voz, acerca del conocimiento que se tiene sobre los barras que el viernes atacaron a los ocupantes del predio, corrió ayer por todo el parque y se advertía el temor por vivir otra noche semejante, a pesar de la presencia masiva de gendarmes. “Se nos vinieron encima. Venían a matarnos. Tiraban en todas las direcciones. Nosotros tuvimos que retroceder, pero después nos organizamos y los hombres salimos a enfrentarlos, porque de lo contrario se iban a venir encima de las mujeres y de los niños”. Tiene 27 años, dice que se llama Juan, y desde hace 15 años se vino a Buenos Aires desde su Oruro natal. “Los sacamos corriendo porque éramos muchos, aunque no teníamos armas, sólo palos y algunas piedras, pero igual teníamos que defendernos o nos mataban.”

Juan está enojado con cierta prensa. “Dicen que somos vagos, que queremos tierra gratis, pero no es así. Nosotros queremos comprar nuestras casas. Más de una vez hicimos trámites en el IVC (Instituto de la Vivienda de la Ciudad), pero cuando tenía un sueldo de 500 pesos, me pedían uno de 1000 y cuando llegaba a 1000 pesos, me exigían que fueran 2500. No queremos nada gratis, queremos pagar, pero los planes tienen que ser acordes a nuestras posibilidades. Sólo eso pedimos. Y una aclaración: los que estamos acá no sólo somos bolivianos y paraguayos, hay también muchos argentinos”, sostuvo Juan.

Ayer, a pesar de la lluvia, que entre las cuatro y las cinco de la tarde fue torrencial, casi nadie se movió de los terrenos. Por el contrario, había muchos más, asentados en chozas armadas con palos y manteles de plástico. Cerca de la noche, algunos ya se habían armado casitas precarias de madera y chapas. Alejandro Salvatierra, uno de los punteros del barrio, estimó que van a ser necesarias “unas tres mil viviendas” que servirían para crear “mil puestos de trabajo digno para muchos compañeros”. Las estimaciones, hasta anoche, decían que ya están asentadas en el predio entre 1500 y 2000 familias.

Algunos de los ocupantes, como Norma Cruz, se retiraron del sitio que ocupaban en el predio y retornaron a sus lugares de origen. “Muchos de nosotros estamos inscriptos desde hace muchos años en el Instituto de la Vivienda porque vivimos en la Villa 1-11-14, pero nunca tuvimos una respuesta a nuestro pedido. Por eso nos vinimos el martes a ocupar, pero tengo miedo de los gendarmes, porque siempre que aparecen nos desalojan y nos pegan. Tengo miedo porque acá estamos con nuestros hijos.”

De todos modos, la tarde-noche de ayer se presentaba pacífica. Hubo dos manifestaciones opuestas, una de apoyo a la toma y otra de rechazo, pero ninguna de las dos generó problemas. Unos mil militantes de izquierda intentaron llegar hasta el asentamiento, para solidarizarse con los vecinos de la toma, pero la Gendarmería los retuvo en la esquina de avenida Cruz y Escalada. Había banderas del PTS, de los empleados de Kraft y de los Subterráneos, de Cerámicas Stefani, Zanón y Brukman.

Con otras intenciones, en Cruz y Piedrabuena, vecinos de los barrios aledaños repudiaron una vez más la ocupación de tierras y pidieron el “inmediato desalojo”. Esta vez, sin barrabravas a la vista, los manifestantes cortaron la calle, hicieron ruido y se fueron a dormir.

 

Lo sabía, lo sabía, los mató la policía (metropolitana y federal)

SUTECBA, barras y punteres

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-158530-2010-12-12.html

Como en los preparativos de la masacre de Ezeiza en junio de 1973, la asociación gremial de los trabajadores municipales participó en la movilización de esos civiles armados. Entonces se llamaba UOEM y hoy SUTECBA, pero su conducción sigue estando en manos de Amadeo Nolasco Genta y Patricio Datarmini. Para gatillar el conflicto, centenares de pobres de solemnidad fueron traídos en colectivos y camiones pagados por el esposo de Graciela Camaño desde Tigre, Pilar, Moreno, Malvinas Argentinas y Lomas de Zamora, sin que la estructura política y policial de la provincia de Buenos Aires lo avisara al Poder Ejecutivo. Como en el asedio a la Legislatura porteña en julio de 2004, barrabravas del fútbol vinculados con Macrì intervinieron en el desencadenamiento de la violencia. Como en uno y otro caso, la política y los negocios se cruzaron en forma espuria. El gobierno camporista de 1973 avanzó indefenso hacia su consumación porque no comprendió la deliberada manipulación de lo que sucedía, según los pasos de “La técnica del golpe de Estado”, descrita en 1931 por Curzio Malaparte.

La oferta electoral

En el lanzamiento de su candidatura presidencial, Macrì definió con precisión su oferta al electorado. Precedido por su jefe de gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, responsabilizó a la política migratoria del gobierno nacional, que llamó permisiva y descontrolada, y propuso la disyuntiva entre atender las necesidades habitacionales, sanitarias y educativas de los porteños o de los extranjeros.

La presidente urgió la realización de las necropsias de los primeros muertos, para lo cual debió recurrir al presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, porque el Cuerpo Médico Forense remoloneaba sin premura; cotejó los resultados de esos peritajes con las versiones que divulgaban las policías Federal y Metropolitana; observó varias veces las secuencias filmadas por distintos canales de televisión. Durante las largas horas de silencio político, la única palabra oficial fue la de un vocero de la Policía Federal, sólo preocupado por defender la imagen institucional. Los mismos argumentos formaban parte del mensaje que se proponía leer el ministro que estaba a cargo de la Seguridad, Julio Alak. La presidente lo impidió. También recibió a los familiares del muchacho paraguayo Bernardo Salgueiro y de la chica boliviana Rosmarie Churra Puña, asesinados el miércoles. Algunos llegaron con el temor de verse involucrados en un show, pero CFK decidió que esos dolorosos encuentros íntimos transcurrieran sin fotógrafos ni periodistas, como ya había dispuesto cuando recibió a padres y hermanos de Mariano Ferreyra, el chico asesinado por una patota gremial en Constitución. No hizo lo mismo con los tobas agredidos por la policía de Formosa, lo cual marca una diferencia indefendible. En cambio, los recibió el ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien mostró fotos en las que se veía a un indígena con un machete, a otro con un arma de puño y a un tercero con una carabina rudimentaria, los instrumentos de trabajo de esa etnia de cazadores y recolectores, que de ninguna manera pueden equipararse con el despliegue de un cuerpo especial de la policía formoseña, de entre 70 y 200 hombres según qué fuente se escuche. Macrì siguió repitiendo la versión policial, según la cual Salgueiro había muerto antes de que comenzaran los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, pese a que la declaración de la chica que lo acompañaba, Alejandra González, de 18 años, ante un funcionario de la seccional 52 de la propia Policía Federal, ratificada luego por sus familiares y otros testigos, indicaba en forma categórica que los disparos que le costaron la vida provinieron de las armas de las dos policías, formadas codo a codo sobre el puente que domina la villa 20. La policía informó al gobierno que Salgueiro tenía sólo un perdigón y que nadie más de su grupo había recibido impactos, lo cual avalaría la hipótesis de un disparo de tumbera. Pero la necropsia no habla de un perdigón único sino de genérica “posta de plomo de cartucho”, y un pariente de Salgueiro que iba junto a él fue herido en un brazo. De este modo, CFK terminó de formarse un juicio sobre lo sucedido y tomó decisiones llamadas a poner fin al autogobierno policial, una de las principales asignaturas pendientes de la democracia argentina.

 

La metropolitana

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-158529-2010-12-12.html

El PRO alardeó sobre ese cuerpo de excelencia, que fracasó en toda la línea. Tiene 1800 o 2000 integrantes, según distintas versiones. En el brutal desalojo participaron menos de cien.

Unos pocos quedaron a cargo del parque y no fueron capaces de mantenerlo desocupado. Luego, Macri confesó impotencia y dejó una guardia testimonial, un puñado de patrulleros. El líder de PRO explicó que fueron desbordados.

La Metropolitana, se pretendía, era una “policía presencial”. Cuando hizo falta para separar a grupos ciudadanos antagónicos no destinó el 10 por ciento de sus efectivos y Macri clamó por la presencia de la Federal.

El jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, fue más específico: quería la Infantería. La represión otra vez, arrogándose la potestad de conducir una Policía ajena, en parte para tirarle a Cristina Kirchner eventuales “costos” de desbordes.

La Metropolitana está, además, acusada de haber asesinado a Juan Castañeta Quispe. La culpa penal es rigurosa, debe probarse. Esto dicho, la voz de las víctimas merece escucha. Y el cargo es consistente con las bravatas lanzadas por la policía porteña, escuchadas por centenares de sus destinatarios: “Bolivianos de mierda, váyanse de acá que los vamos a matar”.

La Federal

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-158529-2010-12-12.html

El desalojo fue una pésima operación. El operativo conjunto entre las dos Policías es una táctica desaconsejable, que siempre termina en cortocircuitos. No hay precedentes de cooperación ante una situación tan delicada y peligrosa. Tampoco hay protocolos vigentes que pauten modos de obrar.

La Federal fue violenta en su accionar, golpeó a mansalva a los ocupantes, disparó balas de goma con saña. Dos muertos consagran el fracaso y abren sospechas enormes. El fiscal a cargo de la pesquisa, Sandro Abraldes hizo lo debido: apartar a los federales de la investigación.

La inacción policial ulterior, por manda del poder político, también es una falta grave. Las usurpaciones, según las normas vigentes, son competencia de los tribunales porteños. Pero cuando un hecho deriva en crímenes comunes, cometidos a la vista de la ciudadanía, se exige intervención inmediata.

En verdad, se ha producido un resquebrajamiento respecto de una encomiable línea maestra del kirchnerismo, eficaz y virtuosa en los primeros años: no reprimir la protesta. Los actores le han tomado la mano, tiran de la soga a niveles extremos, la recurrencia del obrar estatal subleva a otros ciudadanos. En menos de dos meses, han muerto cinco personas en movilizaciones, lo que habla de una pérdida sensible de eficacia.

 

También aparecen punteros kirchneristas

http://www.emol.com/noticias/internacional/detalle/detallenoticias.asp?idnoticia=452262

Alejandro Salvatierra, puntero kirchnerista y delegado de las personas que ocupan el Parque, aseguró que las familias no abandonarán el predio hasta recibir “viviendas dignas” por parte del gobierno de la Ciudad, al que responsabilizó de “incitar” a las “bandas armadas” que actuaron en los últimos días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: