Posteado por: museodegrandesnovedades | diciembre 21, 2010

Las nuevas viejas caras de la Federal

La relación con la policía metropolitana

http://www.infobae.com/politica/552699-101275-0-Vamos-darle-al-ciudadano-el-status-seguridad-que-merece

El flamante jefe de la Policía Federal, Enrique Capdevilla, aseguró que “es necesario trabajar en forma conjunta con la Policía Metropolitana y con la Policía bonaerense”.
“No conozco a (Eugenio) Burzaco y todavía no hablé con (Juan Carlos) Paggi, pero ya nos vamos a poner en contaco”

Sobre las tomas en Villa Lugano dijo “Estamos trabajando en eso. Sepan comprender que hace cinco minutos que soy jefe de Policía. Y esto sé que va a ser permanente. Un conflicto acá, otro allá”, afirmó.
http://noticias.terra.com.ar/politica/capdevilla-asumio-en-la-policia-federal-y-se-comprometio-a-volcar-mas-efectivos-a-las-calles,4e1a25f09b6fc210VgnVCM20000099f154d0RCRD.html

Más de una docena de autoridades de la Fuerza pasaron a retiro tras la designación de Capdevilla y Di Nizo, promovidos además de comisarios mayores a comisarios generales, en el marco de una reforma que también prevé un mayor control civil de la Policía Federal Argentina.
Garré dispuso la remoción de toda la cúpula de la institución, en una medida que afectó al resto de los comisarios generales, junto con Valleca y Oriolo.
Capdevilla estaba a cargo de la Dirección de Orden Urbano y Federal, es decir, comandaba a la Infantería y a la Policía Montada, mientras que Di Nizio -ex jefe de Interpol Argentina- era director General de Coordinación.

http://www.urgente24.com/noticias/val/1564/policia-federal-la-duhaldizacion-de-cristina.html

Antecedentes de Capdevila

Gustavo Carabajal en el diario La Nación:

“(…) Capdevila fue elegido por la ministra Nilda Garré para reemplazar a Néstor Vallecca por “su perfil equilibrado, por su capacidad de negociar en los momentos en que le ordenaron concretar algún desalojo y por sus dotes de liderazgo”.

El nombramiento como jefe de la Policía Federal le llegó a Capdevila en su segundo año como comisario mayor. En Córdoba, donde nació, Capdevila fue compañero en el colegio de secundario de Carlos Zannini, el secretario de Legal y Técnica de la Presidencia y uno de los hombres de mayor confianza de la presidenta Cristina Fernández.

“Capdevila es muy querido por sus compañeros y tiene ascendencia sobre la tropa. Está acostumbrado a manejar grandes grupos. Por su experiencia como jefe del Cuerpo Guardia de Infantería y como máximo responsable de las circunscripciones I y V, donde cada zona agrupaba a siete comisarías”, explicó un veterano jefe policial.

Como jefe de la zona I, Capdevila tuvo que intervenir en los distintos operativos de contención realizados por las manifestaciones registradas en el área de la Plaza de Mayo.

Mientras que, cuando estuvo a cargo de la circunscripción V, Capdevila fue el máximo responsable de los operativos de seguridad en la cancha de River. Por entonces tenía el cargo de comisario inspector y era la mayor autoridad policial en la calle durante los procedimientos.

A partir del hecho de que conocía a los distintos referentes de la barra brava de River por su trabajo en la circunscripción V, y por hacer sido jefe de la comisaría 51a., con jurisdicción en el estadio Monumental, en 2006, fue designado por Vallecca para viajar al Mundial de Alemania para vigilar al grupo de hinchas violentos del club de Núñez.

También era el jefe de zona en el área de la cancha de River cuando se produjo la denominada “batalla de los quinchos”, un enfrentamiento entre grupos antagónicos de la barra brava riverplatense.(…)”.

Según el diario Clarín,

“(…) Tras su paso por las comisarías, Capdevilla ascendió a comisario inspector y dirigió la Circunscripción Primera, con jurisdicción sobre el centro y macrocentro de la ciudad. En pleno conflicto del Gobierno con el campo, se hizo ducho en el manejo de las protestas callejeras. Así llegó a Orden Urbano, a fines de 2008: de él dependían directamente los grupos de choque y especiales como la Infantería, la Caballería y el GEOF, que suele intervenir en situaciones de crisis como asaltos con tomas de rehenes.

El nuevo jefe no será el primer miembro de su familia en ocupar el cargo. Ni el único designado por una mujer. Su tío Omar Pinto fue jefe de la Federal en 1975, nombrado por Isabel Perón.”

La relación con la metropolitana

Raúl Kollman en el diario Página/12:

“(…) En la asunción de Capdevila estuvieron presentes el ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, y el jefe de la Metropolitana, Eugenio Burzaco. La relación con las autoridades de Seguridad porteñas es una de las claves de la gestión de Garré. Habrá que ver si la decisión de la Presidenta y de la ministra es convertir a la fuerza azul en una organización cada vez más federal, muy asentada en el interior y con el eje puesto en las investigaciones, mientras iría delegando paulatinamente en la Metropolitana todo lo que tiene que ver con la tarea cotidiana de seguridad en la ciudad de Buenos Aires.

La otra alternativa es la estrategia actual: seguir manteniendo una fuerte presencia de la Federal en el distrito porteño, compartir y hasta superponerse con la Metropolitana en lo que es la seguridad en la Capital Federal. (…)”.

Los antecedentes Duhaldistas de los nombrados

Pero lo más interesante es el enfoque de Roberto García en el bisemanario Diario Perfil:

“Justo cuando el Gobierno denuncia a Eduardo Duhalde por golpista y confabulador, decide utilizar el ejemplo Duhalde para transformar la Policía Federal, servirse de la misma reforma y personajes que el entonces gobernador aplicó en la provincia de Buenos Aires.

Paradoja funesta: aquella intervención pasada que protagonizó León Arslanian arrojó un saldo discutible, estadísticas tipo Indec, purgas controversiales y desmedida cobertura publicitaria para disimular errores. Casi un armado que se terminó de desmoronar con el secuestro y asesinato del hijo de Blumberg, manifestaciones callejeras y reclamos por mayor penalidad contra el delito. Tanto alboroto hubo que los Kirchner, preocupados por el ascenso de Blumberg, lo convocaron a su cercanía, lo llevaron a los cortes de Gualeguaychú y hasta ubicaron una estampita del joven asesinado en el despacho presidencial.

Después de siete años en el poder y elogiando todos los días su servicio, ahora el kirchnerismo descubre que la “federica” es pervertida y corrupta, brutal. Decide entonces dar vuelta como una media a la Policía con una dama como ejecutante, Nilda Garré, y el mismo equipo que estuvo con Duhalde y que pilotean el propio Arslanian y el teórico Alberto Binder, más algunos colaboradores de derechos humanos y un funcionario ad hoc como Marcelo Saín.

Entonces, el gobernador no contó lo que le había costado en contratos esa reforma, se supone que tampoco ahora abundará información al respecto. Pero el ciudadano no debe preocuparse por los gastos: son tantas las “cajas” de la Federal que los nuevos ascendidos piensan eliminar, que seguramente las futuras inversiones saldrán baratas.

La Garré preside –condición de artista, se negó a asumir hasta que se despejara el Parque Indoamericano–, pero del contenido y representación de la obra, como ella misma reconoció, sabe poco y nada. Hará cursos acelerados.

Como su número dos, la otra estrella, la fiscal Cristina Caamaño, a quien se la supone idónea en el tema seguridad por provenir de la Justicia, como ocurrió con los antecedentes de Carlos Stornelli y Guillermo Montenegro (aunque en sus casos, el ascenso parecía medirse más con el apartamiento y destino de ciertas causas) ((acá el comentarista de Perfil olvida que la fiscal seguía la causa del asesinato de Mariano Ferreyra por parte de patotas sindicales con la anuencia de la Policía Federal y que estaba llevando la causa por buen camino)) Como se sabe, ella se ha destacado por hacer docencia en las cárceles y conseguirles trabajo en la Justicia a los abogados salidos de prisión, casi un plagio de su mentor, Eugenio Zaffaroni, quien prohijó y llevó al título de letrado a un ex convicto que hoy dispone de uno de los mayores y más acaudalados estudios jurídicos del país. Tan loable esa gestión como el propósito enunciado de cambiar una fuerza heredada de la Revolución Libertadora (ya no de los 70) y que medra, según los nuevos ocupantes del área, con kioscos aleatorios a su función, como el tráfico humano, por ejemplo.
Lástima que hayan pasado siete años para descubrir estas inequidades

Tampoco se ha advertido en el Gobierno, como lo sabe todo el mundo, que la Garré se encuentra indispuesta con Aníbal Fernández –ya ancestral el odio, se espiaban mutuamente, complotaban para destituirse–, enemistad que ni el cinismo de los protagonistas puede ocultar. Esa porfía ilumina conflictos superiores, venideros, también en otros rubros oficiales. Del mismo modo que nadie habla del ascenso de uno de los funcionarios predilectos de Alfredo Yabrán, el nuevo ministro de Defensa, Arturo Puricelli, a quien duramente denunciaba Domingo Cavallo junto a Néstor Kirchner luego de almorzar ambos en un privado de Clark’s, cuando eran amigos íntimos y las rentabilidades de otra YPF también favorecían al santacruceño. De esa parte de la historia parece que se hizo cargo Julio De Vido.

El plan de seguridad

http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-159089-2010-12-21.html

El Ministerio de Seguridad separó a 16 comisarios de la Federal

Ocho comisarios generales y ocho comisarios mayores quedaron formalmente separados de la Policía Federal, en el marco de las reformas impuestas por el flamante Ministerio de Seguridad. Aún falta que se oficialicen los nombramientos de los nuevos jefes de las distintas dependencias que conforman la cúpula de la fuerza.

Las superintendencias y direcciones generales quedarán bajo las órdenes de jefes provisorios, con menor rango, hasta que la ministra de Seguridad, Nilda Garré, nombre a los nuevos oficiales superiores como titulares de esas oficinas. Además, en los próximos días se producirán los cambios de jefes en los departamentos, circunscripciones, comisarías y divisiones.

Los comisarios generales jefes de las superintendencias que fueron separados mediante una orden interna son: Daniel Segundo Rodríguez, de Planificación y Desarrollo; Horacio Giménez, de Interior y Delitos Federales Complejos; Alejandro Hayte, titular de Asuntos Internos; Angel Molinari, de Bienestar; Roberto Palavecino, de Seguridad Metropolitana; Juan Carlos Bertoloti, de Personal, Instrucción y Derechos Humanos; Luis Micales, de Drogas Peligrosas, y Ricardo Carella, de Comunicaciones Federales.

Por su parte, los comisarios mayores que estaban a cargo de superintendencias y fueron apartados de la institución son Norberto Poggio, de Investigaciones Federales; Alfredo Ahek, de Policía Científica; Roberto Verdini, de Administración, y Eduardo Innamoratto, de Transporte.

Por último, los comisarios mayores jefes de direcciones generales que fueron pasados a retiro son Marcelo Martínez, de Finanzas; Norberto Gabilán, de Comisarías; Jorge Gil, de Seguridad Interior, y Ricardo Pedace, de Secretaría General.

http://www.elporvenir.com.mx/notas.asp?nota_id=456053

A cinco días de haber puesto en marcha el nuevo Ministerio de Seguridad, la presidenta argentina convocó a superar falsos debates que oscilan en culpar a la pobreza de este problema o de centrarlo únicamente en el crimen organizado.

“Está claro que un país en el que falte trabajo, como sucedía en 2003, donde casi un cuarto de la población estaba desempleada, donde no hay crecimiento, sin derechos mínimos de salud educación y vivienda, jamás podrá ser un país seguro”, advirtió.

La inseguridad se presentará, agregó Fernández, sobre todo si hay sectores de la población que tienen acceso a derechos básicos en un escenario de una amplia brecha, de inequidad social.

“Nuestra obligación como autoridades institucionales elegidas por el voto popular es precisamente fijar esto, si no, estaríamos condenados al concepto de que ser pobre es ser delincuente y esto no es así”, señaló.

También existe el crimen organizado, el cual a su juicio muchas veces se apoya en las necesidades de la gente para poder encarar una estrategia, pero “tenemos claro lo que es una protesta social y lo que es un delito organizado”.

“No se puede proceder de la misma manera, cada vez que se le ha hecho creer a la sociedad que la seguridad estaba por encima de los valores del respeto a la vida humana siempre nos ha ido mal”, expresó Fernández.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: