Posteado por: museodegrandesnovedades | diciembre 6, 2010

Bonaerenses: Pagarían incentivo salarial para los “policías de calle” (2)

http://www.noticiasyprotagonistas.com/noticias/26774-consecuencias-de-la-honestidad/

Consecuencias de la honestidad

Combatir desde todos los sectores afectados la propagación de la criminalidad policial es la única manera en que los policías sanos no sientan que sus esfuerzos resultan inútiles.

El Gobierno bonaerense ha asegurado por estos días que reforzará con mil millones de pesos el presupuesto para seguridad en 2011. Esa suma estará destinada en gran parte a mejorar los sueldos de los policías que realizan servicios de calle, según informaron fuentes oficiales y legislativas. Los que más cercanos están a la gente.
En Mar del Plata, un policía honesto, a quien llamaremos Alfredo, realizó una denuncia correspondiente sobre compañeros suyos que se apropian para sí de los pocos recursos con los que cuenta la fuerza, en el mismo momento en que cada día camaradas suyos mueren asesinados por cumplir con su deber.
Noticias & Protagonistas: ¿Usted realizó una denuncia ante la Justicia?
Alfredo: Sí, la presenté ante la Fiscalía General de Delitos Económicos.
N&P: Usted es un funcionario en actividad. ¿Qué fue exactamente lo que denunció?
Alfredo: De todo lo que se habla siempre; estuve muy mal por algunas cosas que vi que pasan en las comisarías. Y bueno, me dediqué a hablar con los comerciantes, con la gente, lo que se paga la vigilancia y que va directamente al personal policial.
N&P: Usted afirma que se están cobrando servicios de vigilancia y garantía de presencia de personal, pero que no se realiza dentro de un servicio formal de la Policía de la Provincia sino que se cobra por izquierda. Ese dinero, ¿quién lo maneja?
Alfredo: Supuestamente personal de calle, con el consentimiento del jefe de la seccional.
N&P: ¿Usted tiene estimado el dinero que mueve la venta de seguridad?
Alfredo: No sé cuánto dinero mueve, pero sí sé que estamos hablando de mucha plata.
N&P: ¿Qué recepción tuvo su denuncia en la Fiscalía?
Alfredo: El Dr. Bruna fue quien me tomó la declaración. Igualmente mucho no puedo decir, porque este tema entró en el proceso de la investigación. Tendré algo más concreto esta semana. Claro que ahora tengo que jubilarme, yo ya llevo 25 años en la Policía Bonaerense.
N&P: Dentro de la fuerza se oscila entre los que se benefician con el clima de la inseguridad, y quienes, realizando un trabajo adicional un día de franco, pueden ser asesinados en la calle. ¿Lo conversó con sus compañeros antes de hacer la denuncia? ¿Qué clima hay en su lugar de trabajo?
Alfredo: Mis compañeros me apoyan, muchos me llamaron; yo sé que con este tipo de denuncias se corren riesgos.
N&P: ¿Qué tipo de riesgos? ¿Sobre su vida, o riesgos funcionales, como que lo trasladen?
Alfredo: Eso ya está, seguro que me trasladan. Pero bueno, de lo que tengo miedo es que estén haciendo otra cosa en mi contra, porque creo que me están armando un sumario administrativo. No sé por qué, pero lo hacen.
N&P: Es una respuesta del sistema para descalificar su denuncia…
Alfredo: Yo, cuando me di cuenta del delito, hice lo que correspondía, nada más. Si ellos van a hacer algo en mi contra, bueno, ya veremos.
N&P: ¿Usted está preocupado por su persona?
Alfredo: Sí, por supuesto, pero había que decirlo. Hay que empezar a hacer algo rápido.
La respuesta de la gente
Alfredo la está pasando mal, no hay dudas de eso. Y la gente que él cuidaba y con la que habló del tema que lo llevó a realizar la denuncia, lo sabe, y salen a defenderlo. Hablamos con una vecina del barrio Regional de nuestra ciudad, a quien llamaremos Estela.
N&P: ¿Cómo está el barrio a partir de la denuncia de Alfredo sobre corrupción policial?
Estela: Estamos indignados, porque cuando la policía es buena y actúa bien, no se la tiene en cuenta. Hay que hacer algo, porque necesitamos limpiar un poco el barrio, ya que en nuestra jurisdicción hay siete villas. Y si encima tenemos policías corruptos, será inmanejable. Tienen que ser intachables, no debe haber ni una sospecha para que podamos creer en la policía.
N&P: Como el caso de quien realizó la denuncia…
Estela: Este hombre es un buen funcionario, siempre respondió a la comunidad, nos dio su celular, trabajó bien, siempre estuvo con nosotros. Entonces indigna lo que le pasa, porque se nos escapa de las manos y los que están arriba no lo tienen en cuenta. Si yo recibo una denuncia en la Fiscalía de alguien que nunca tuvo una mancha, nunca estuvo preso, nada, lo que debería haber hecho es actuar de manera inmediata sobre la comisaría 12ª.
N&P: Sabemos que le llevó tiempo decidirlo porque sabía a lo que se enfrentaba, pensaba en un sumario y en la posibilidad de que lo suspendieran o lo removieran…
Estela: Por eso nosotros llamamos a los medios, para que la gente se entere. Yo leí la denuncia y es indignante que se siga pagando para la custodia. En la cancha de 180 casi Alvarado, hay siempre un patrullero parado que cuesta dinero. Hay comerciantes de la calle Alberti que también pagan; una señora se negó a pagar, pero ahora no tiene quién la cuide.
N&P: ¿El que recauda es el jefe de la calle, como dice el denunciante?
Estela: En efecto, es así. Ese señor tiene una causa por drogas; está todo filmado y ¿qué piensan hacer las autoridades? Los vecinos ya llegamos al tope, al máximo: tienen que poner lo que corresponde y limpiar a este pobre hombre, que es un valiente en denunciar. No cualquiera tiene ese valor.
N&P: Funcionarios policiales afirmaron que lo iban a “cepillar”, que lo van a perseguir.
Estela: Sí, pero no tienen que ganar los malos, necesitamos gente decente. Siempre cambiamos la figurita del comisario, pero no cambian los hechos. Ayer, en la cuadra tuvimos dos intentos de asalto, ahora es zona liberada, los policías pasan sólo de vez en cuando.
N&P: ¿Esta zona pertenece a la seccional 12?
Estela: Sí, de Champagnat hasta Santa Paula, y de la avenida Colón hasta Juan B. Justo. Tenemos una villa en la calle San Lorenzo que figura en tierras de la Municipalidad como terrenos donados para una plaza, un destacamento y un colegio. En la zona no tenemos un solo colegio del Estado, ni provincial ni de la municipalidad, ni primario ni secundario; y no es un barrio pudiente para poder pagar privados, los padres hacen muchos sacrificios. Así que esa es la situación de este hombre, me da pena y bronca; los vecinos somos autoconvocados porque no pertenecemos a ningún foro partidario, y lamentablemente no se va a limpiar así nomás porque hay siete villas en la zona, contando el FONAVI. Hay mucha gente corrupta; lo único que pido es que las autoridades intervengan la comisaría e investiguen a quienes corresponde.
N&P: Vamos pendularmente entre los policías que hacen barbaridades y quienes caen heroicamente…
Estela: Este hombre salió a la calle a defendernos, y le pagan así, mientras los sinvergüenzas siguen impunes. Seguiremos para adelante, mandaremos faxes, cartas… En fin, haremos todo lo que nos sea posible.

La historia sin fin

En los últimos meses de León Arslanián como ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, en 2007, fueron separados de la Policía Bonaerense 516 hombres involucrados en casos de corrupción; un promedio de diez por semana. Los datos fueron corroborados por la Auditoría General de Asuntos Internos, que seguía investigando a otros 4.018 efectivos más.

Arslanián, durante su administración, había impulsado sucesivas purgas dentro del cuerpo. Entre ellas sobresalió el pase a disponibilidad de 261 oficiales con jerarquías que iban de subcomisario a comisario inspector.
Ya por esos días se aseguraba que era habitual encontrar a policías a bordo de autos con pedidos de secuestro, es decir, robados, lo que constituye una falta gravísima. Pero no sólo se vinculó a policías corruptos con la sustracción de vehículos: reconocieron también que eran comunes las causas por extorsión, aquellas en las que los oficiales, a cambio de dinero, no iniciaban actuaciones contra delincuentes detenidos in fraganti y, en cambio, registraban su paso por las comisarías como una simple averiguación de antecedentes. Pero cuando cambió el gobierno provincial, la llamada purga de la Bonaerense terminó abruptamente.
En palabras del diputado Sabatella, Daniel Scioli es un retroceso profundo en relación con la reforma que había comenzado León Arslanián, porque volvió a otorgarle a la Policía Bonaerense el autogobierno. Afirmó también que el Gobernador está rodeado de una estructura política, la de los intendentes del PJ bonaerense, a la que no le interesa cambiar nada porque, en un alto número, es cómplice de la corrupción policial.
Actualmente, un policía que recién se inicia cobra un sueldo de $2.300, con posibilidad de sumar, como máximo $1.680 en horas CORE (extra). Esa cifra está muy por debajo de lo que cobra un agente de otras policías, como la Federal o la Metropolitana. El aumento del salario policial es uno de los puntos acordados en el Consejo Provincial de Seguridad, y esperemos que sirva para alejarlos de la corrupción y para que nos brinden una seguridad cierta y efectiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: