Posteado por: museodegrandesnovedades | noviembre 14, 2010

Comisión investigadora (30)

http://www.adnciudad.com/index.php?option=com_content&task=view&id=12483&Itemid=31

La secretaria de Mauricio Macri, Ana Moschini, afirmó este viernes ante la Comisión Investigadora por las escuchas ilegales de la Legislatura porteña exactamente lo mismo que había declarado ante la Justicia, con lo cual su testimonio no aportó ningún elemento nuevo a la investigación.

Aseguró que el Jefe de Gobierno le había pedido que le envíe a Sandra Macri, su hermana, un comunicado para la prensa por el cual el cuñado de Macri, Néstor Leonardo, debía admitir “situaciones controversiales” con su suegro, Franco, pero desvincular de todo a Mauricio.

Además, Moschini dijo: “He visto a Jorge Palacios una vez cuando fue a una entrevista con el ingeniero Macri, no lo conozco”.

http://www.gritoperonista.com.ar/2010/11/el-ministro-montenegro-y-el-jefe-de-la-policia-metropolitana-ante-la-comision-de-escuchas/

Guillermo Montenegro y Eugenio Burzaco se presentaron en la comisión parlamentaria que investiga a Macri por las escuchas. “Es para respaldar a los funcionarios del Ministerio que declaran hoy”, informaron fuentes oficiales

http://www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&idPub=203369&id=386283&dis=1&sec=1

Otros de los que declararán son el director de Compras y Contraciones del ministerio de Hacienda, Edgard Cenzón y el Comisionado Mayor de la Policía Metropolitana, Ricardo Ferrón.

http://www.infobae.com/politica/546820-101275-0-El-ministro-Montenegro-y-el-jefe-la-Policia-Metropolitana-la-comision-escuchas

Tras la sesión de la Comisión, el presidente del bloque PRO, Cristian Ritondo, afirmó que “no cabe ninguna duda que todas las compras hechas por la Policía Metropolitana se ajustaron a lo estipulado por la normativa vigente y que la oposición se quedó sin argumentos para tratar de atacar sin ningún sentido una operatoria por demás transparente”.
http://www.noticiasurbanas.com.ar/info_item.shtml?sh_itm=4e95fab911650f2150477742f29172a7

“La oposición avanza su investigación sin encontrar una sola prueba que incrimine al Jefe de Gobierno en relación a las escuchas ilegales. Ahora pretenden, atacando la compra de chalecos antibalas y patrulleros, eludir el bochorno inevitable al que se encaminan el 15 de diciembre cuando la Comisión Investigadora tenga que emitir su informe final”, agregan los legisladores del PRO.
No cabe ninguna duda que todas las compras hechas por la Metropolitana se ajustaron a lo estipulado por la normativa vigente y que la oposición se quedó sin argumentos para tratar de atacar sin ningún sentido una operatoria transparente”, afirmaron los cinco diputados del bloque del PRO.
http://www.ciudad1.com/Notas-9564-Pasando-facturas

Raúl Fernández, legislador de Encuentro Progesista, inquirió a Greco acerca de la contratación de un blindado para los patrulleros Chevrolet Meriva, que habría resultado ineficaz.
Según el funcionario, el servicio que dio la empresa Interserving fue adecuado en su momento, según requerimientos técnicos, pero ahora se esta estudiando cambiar para optimizar el funcionamiento de los rodados. A pesar de esto, resaltó el buen estado de los patrulleros e invitó a los legisladores a subirse a los mismos.
Luego, los diputados Diego Kravetz (Bloque Peronista) y Eduardo Epszteyn (Diálogo por Buenos Aires) indagaron a Greco sobre su conocimiento de la empresa Pesqueira, que habría sido contratada por la Metropolitana para asesorarlos en cuanto al blindado.
Ante el desconocimiento del testigo sobre la cuestión, Epszteyn sostuvo que la firma mencionada es una gomería.
A pesar de esto, el diputado Fabio Basteiro (Proyecto Sur) preguntó por la compra de unos chalecos antibalas a la empresa American blindaje, que no resultaron aprobados por el organismo competente del RENAR. Más allá de esta situación, el legislador Fernández sostuvo que hubo otra irregularidad en la contratación directa  porque dos de los tres oferentes eran la misma empresa: American Blindaje y Next Class.
En respuesta, Grecco sostuvo: “A nosotros nos figuran como dos firmas distintas”.
Así como la compra de chalecos, el blindado de autos se hizo mediante contratación directa pagándose los importes con dinero de la caja chica de la fuerza de 2 millones de pesos. Este manejo fue cuestionado por la Comisión que pidió una rendición que Greco confirmó para fin de año.

Epszteyn después se refirió a la contratación de la empresa proveedora de combustible Accord, que según él gana todas las licitaciones del Gobierno de la Ciudad. Por último, Kravetz preguntó por el sistema de liquidación de sueldo que resultó ser el Tango, presuntamente comprado a Macri y asociados.
Terminada la declaración  de Greco, la silla de testigos fue ocupada por Edgardo Cenzón, ex director de compras del gobierno de la Ciudad, quien respondió por los mismos motivos que su antecesor.
El primer legislador en pedir la palabra fue Kravetz, quien detalló una lista de diversos aparatos de inteligencia, entre los cuales se destacaban un analizador de espectro, un generador de radiofrecuencias y una cámara termodinámica.

Al ser indagado sobre el método de compra de estos artefactos, Cenzón alegó que fueron adquiridos sin ser declarados públicamente por cuestiones de seguridad.
En este punto los legisladores comenzaron una discusión acera de la pertinencia de utilizar la normativa de confidencialidad al comprar insumos de este calibre. Al respecto, el jefe del bloque PRO, Cristian Ritondo, alegó que “en cualquier estado del mundo, sea democrático o no, la Policía realiza este tipo de compras de forma secreta, por una cuestión de seguridad. Revelarlo sería también decir cuales son las vulnerabilidades de la fuerza”.
Kravetz continuó su interrogatorio y preguntó a Cenzón si compró alguna otra cosa secretamente y si no le habían llamado la atención los equipos solicitados. Ambas preguntas recibieron respuestas negativas por parte del funcionario.
Por último, el diputado peronista se refirió a la compra de un software especial de seguridad y quiso saber por qué se había elegido ese programa informático en particular, a lo que Cenzón respondió que fue una directiva de sus superiores y que él “no tenía poder de decisión” respecto a esos asuntos.
Finalmente, el diputado Fernández hizo mención a una serie de cámaras camufladas como paquetes de cigarrillos o camperas, las cuales aparecían en los catálogos oficiales. Cenzón aseguró no tener conocimiento de ellas y se comprometió a indagar al respecto. Fue allí cuando el legislador oficialsita Martín Ocampo aclaró que “el hecho de que estas cámaras estén catalogadas no significa que hayan sido compradas por el Gobierno”. Fernández respondió sardónico “No. Pero si no espían, parece”.
http://www.adnciudad.com/index.php?option=com_content&task=view&id=12486&Itemid=29

El ex director de Compras y Contrataciones del Ministerio de Hacienda, Edgardo CenZón, debió responder una serie de cuestionamientos que la oposición viene realizando sobre los expedientes de compras directas de un software de inteligencia criminal y de equipamiento para la Policía Metropolitana realizadas en el 2009.
Los diputados Diego Kravetz (Peronista), Raúl Fernández (Encuentro Progresista) y Eduardo Epszteyn (Diálogo por Buenos Aires) consultaron al testigo acerca del sistema de compra directa y qué normativa fue aplicada. El declarante sostuvo que “aplicó la Ley de Compras” y agregó que “los expedientes tuvieron el aval de la Procuración de la Ciudad”. Además, aclaró que fueron “las dos únicas compras” en la Ciudad realizadas por vía excepcional y explicó que “”a justificación de la compra la dio el Superintendente de Seguridad avalando por qué quería que se compren” esos elementos.
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-156789-2010-11-13.html

EL GOBIERNO PRO INCLUYO APARATOS DE ESPIONAJE EN SU CATALOGO DE COMPRAS

Sólo faltaba el zapatófono

En el listado figuraban cámaras ocultas en elementos como paquetes de cigarrillos o agendas. Salió a la luz en la sesión de ayer de la comisión investigadora de las escuchas, donde se expusieron varias irregularidades en compras hechas por la Metropolitana.

“Cámara oculta en paquete de cigarrillos, en agenda, en campera, en linterna infrarroja.” Esos curiosos ítems aparecen en el catálogo de efectos y servicios del gobierno de Mauricio Macri y salieron a la luz en la reunión de la comisión investigadora de la Legislatura (CIE), en la que declararon dos funcionarios PRO vinculados con las contrataciones de la Policía Metropolitana.

El encuentro fue una colección de irregularidades que no pudieron explicar: la Metropolitana hizo una licitación de blindaje de patrulleros en la que participaron dos empresas que están ubicadas a 32 metros de distancia. Ese blindaje generó un sobrepeso que impedía frenar bien a los autos y debieron modificarlo. Y, por último, le volvieron a comprar chalecos antibalas a una compañía que ya les había vendido otros que tuvieron que devolver.

“Lo desconozco, no lo recuerdo, no tengo esa información”, fueron las principales respuestas del subsecretario de Administración de la Policía Metropolitana, Ignacio Greco

Sobrepeso policial

El legislador Raúl Fernández le preguntó a Greco por los informes técnicos de la Metropolitana acerca del sobrepeso que tenían 30 patrulleros debido al blindaje que les pusieron: les impedía alcanzar una velocidad de persecución, los desviaba ante una frenada súbita y los hacía resbalar sobre adoquines mojados. El análisis dice que podían llegar a desprenderse las puertas por el peso del blindaje (16 kilos más de lo previsto) y recomendaba inflar más las gomas para “paliar un poco la situación”.

“Los patrulleros funcionan muy bien. Tenemos uno cerca. Si quiere, lo invito a probarlo”, le propuso Greco. Efectivamente, había dos autos con el juego de luces prendido al lado de la Legislatura. Fernández declinó la oferta. “¿No abrió un sumario?”, le preguntó. “No lo consideré necesario”, respondió el encargado de las compras de la Metropolitana. El diputado le recordó que firmó una providencia en la que detallaba los problemas del blindaje que “alterarían el normal uso que la Policía debe dar a los vehículos”. “La continuación del contrato resultaría antieconómica e inoperante”, escribió Greco. El funcionario dijo que sólo fue una recomendación. No pudo informar cómo modificaron los autos, ni dónde, ni si se pagó por caja chica o con una licitación. Tampoco recordaba ninguno de los gastos hechos con una “caja chica especial” de la Metropolitana.

Fabio Basteiro, de Proyecto Sur, inquirió sobre una compra de chalecos antibala. Greco informó que se compraron 416 chalecos por 1.110.000 pesos a la empresa América Blindajes. Fernández le preguntó si en la licitación había participado también la empresa Next Glass. Greco le contestó que sí. El legislador mostró, entonces, una foto en la que se ve que entre Next Glass y América Blindajes sólo median unos escasos metros: la primera está en Avenida Constituyentes 2040 y la segunda en el Constituyentes 2076, de General Pacheco. “Parece que son la misma empresa”, recalcó.

El legislador le preguntó luego por otra licitación de chalecos que el gobierno porteño compró, pero debió devolver luego de las pruebas de balística en el Renar. “¿Cómo me explica que a la misma empresa se le hizo una compra directa por un millón de pesos para chalecos?”, le preguntó Fernández. “Son distintos modelos. Y eran los más baratos”, explicó Greco.

Catálogo del buen espía

Diego Kravetz, del bloque peronista, le preguntó a Greco para qué compraron un analizador de espectro y un generador de radiofrecuencia.

Dijo que no sabía. Lo siguió el ex director de Compras Edgardo Cenzón, que confirmó que esos aparatos y un software de inteligencia criminal fueron obtenidos en una compra secreta, en cuya argumentación citan al menemista Roberto Dromi. Los opositores le recordaron que, como dicta la Constitución porteña, todas las compras deben ser públicas y se abrió una discusión legal con algunos ribetes de comedia: “En Venezuela y Cuba no se sabe dónde compran, si viene en un trasbordo ruso”, afirmó el jefe del bloque PRO, Cristian Ritondo. Luego de un concierto de chicanas, Kravetz preguntó si la compra del analizador de espectro la impidió el Departamento de Estado norteamericano. “Como la Argentina no es miembro de la OTAN, no está permitida su importación”, confirmó Cenzón.

En tanto, Fernández explicó que el “catálogo de efectos y servicios” del gobierno porteño es un registro al que debe incorporarse un ítem antes de que pueda ser comprado. Y le preguntó por qué catalogaron una serie de cámaras ocultas “en paquete de cigarrillos”, “en agenda”, “en campera” y “en linterna infrarroja”. “No recuerdo”, dijo Cenzón, quien sostuvo que iba a averiguar en qué época se los había catalogado. Fernández concluyó: “Si no espían, parece”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: