Posteado por: museodegrandesnovedades | octubre 10, 2010

Meten la pata y ven una confirmación de sus hipótesis

En el post Comisión investigadora (9) decíamos que los del PRO debían hacerse cargo de haber divulgado la localización de antenas de la SIDE. En lugar de hacer eso patean la pelota afuera y quieren suponer que la denuncia por el delito que cometieron es una prueba que la SIDE los obligó a nombrar a Ciro James en el ministerio de Educación.

Sin embargo lo que están haciendo es reconocer algunas cosas:

– cuando dicen “es imposible que ellos (la SIDE) permitieran la instalación del locutorio donde estaban sus antenas si esa persona no era de su estricta confianza. Ningún particular podría haber armado un comercio allí sin contar con el visto bueno de los espías, más allá de lo que decidiera el jefe de Gobierno de turno. ¿cómo lo saben? ¿si nunca hicieron ni quisieron hacer inteligencia cómo es posible que sepan y aseguren esa frase?

– Sostienen sin ponerse colorados: “el gobierno de Ibarra no podía desconocer que James era un agente de inteligencia” y a la vez sostienen que el gobierno de Macri desconocía absolutamente que James era un agente de inteligencia. ¡Qué poca inteligencia!

– Dicen sin aportar ninguna prueba que los pingüinos Héctor Icazuriaga (el Señor 5, o sea, el titular de la SIDE) y Francisco ‘Pancho’ Larcher (el subjefe del organismo). Ellos fueron los que ordenaron la presentación ante la Justicia”

– Dice Ritondo que Anun “se le dio el último ascenso nombrándolo como administrativo en la Subsecretaría de Seguridad en los Espectáculos Futbolísticos, para enmascarar su condición de espía” lo que demuestra que conocen el funcionamiento de nombrar personal para enmascarar su condición de espía. ¿Y Ciro James?

– La causa (por la que denunciaron que sus teléfonos estaban pinchados) recayó en el juzgado de Ariel Lijo, donde nunca se pudieron probar esas escuchas. Sin embargo en la denuncia de Burstein si pudieron ser probadas.

– “se puede advertir una complicidad entre Ibarra y James a partir de un claro encubrimiento, desde el momento en que un policía federal en actividad desde el 2003 recibe esta habilitación en flagrante violación de las leyes que regulan la materia” Sin embargo niegan el nombramiento del mismo James en la policía metropolitana aún violando las mismas leyes que declaman.

– Y por último Ritondo empieza a decir los funcionarios cruzados en distintas administraciones reconociendo por último ser amigo de Miguel Angel Toma y de haber sido funcionario de él. Esto último lo único que demuestra es lo infieles, veletas y acomodaticios que son los políticos.

http://www.noticiasurbanas.com.ar/info_item.shtml?sh_itm=5bd6e3cda6fecea677e8c1bc58764b43

Espionaje porteño
La movida de la SIDE
La denuncia de la Secretaría de Inteligencia contra el PRO por violar la Ley de Inteligencia demuestra, para el macrismo, su vinculación con Ciro James. Su papel y sus padrinos políticos.

La denuncia penal que los abogados de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) presentaron el primer viernes de octubre en la Justicia para acusar a tres legisladores de Propuesta Republicana (PRO) que integran la comisión que investiga las responsabilidades políticas del caso de las escuchas clandestinas: el titular de la bancada Cristian Ritondo y los diputados Martín Borrelli y Martín Ocampo. La SIDE los denunció por violar la Ley de Inteligencia y revelar secretos de Estado cuando hicieron referencia a que en el predio del Parque de la Ciudad están instaladas dos antenas que le pertenecen (también hay dos de la Policía Federal y otra del Batallón de Inteligencia 601 del Ejército) y que la administración del Parque les dio autorización para ello en 1978. Según los letrados de los espías, los legisladores macristas violaron la Ley de Inteligencia al dar a conocer públicamente la existencia de estas antenas.
Para el PRO “La formulación de la denuncia no hace más que confirmar que la SIDE tiene una vieja relación con James, porque es imposible que ellos permitieran la instalación del locutorio donde estaban sus antenas si esa persona no era de su estricta confianza. Ningún particular podría haber armado un comercio allí sin contar con el visto bueno de los espías, más allá de lo que decidiera el jefe de Gobierno de turno. En esa cuestión en particular la SIDE tiene más poder que este último. En síntesis, la persona que conseguía la habilitación seguro que trabajaba para la Secretaría de Inteligencia”, aseguró un operador cercano a uno de los diputados macristas.

Al espía le dieron la concesión de un locutorio en el lote 301 del “Sector Carnaval” del Parque, el 6 de septiembre de 2002. La nota la firmaron el ex director general de Espacio Público, Jorge Giberti (hoy kirchnerista), y el ex coordinador general Santiago Edis. El convenio lo rubricó el entonces titular del parque, Luis Genovesi, de la UCR. El superior de todos ellos era el secretario de Medio Ambiente y Planeamiento Urbano del Gobierno porteño, el ahora legislador ibarrista Eduardo Epszteyn.

Para el PRO, entonces, la licencia “era sólo para que pudiera ingresar a hacer actividades de inteligencia”. En fin, los macristas afirman que “el gobierno de Ibarra no podía desconocer que James era un agente de inteligencia”. Todos esos argumentos les sirven para avalar su hipótesis sobre la parcialidad de la investigación que lleva adelante el juez Norberto Oyarbide.
“La relación entre James y la SIDE confirma la teoría del jefe porteño, Mauricio Macri, de que la causa caratulada ‘James, Ciro Gerardo y otros s/escuchas ilegales y otros delitos’, fue armada políticamente por el kirchnerismo, ya que los jefes políticos de los agentes secretos son los ultra K y amigos personales del ex presidente Néstor Kirchner, los pingüinos Héctor Icazuriaga (el Señor 5, o sea, el titular de la SIDE) y Francisco ‘Pancho’ Larcher (el subjefe del organismo). Ellos fueron los que ordenaron la presentación ante la Justicia”, agregó la fuente consultada por este medio.
Los diputados macristas reafirmaron la conexión entre el kirchnerismo, la Secretaría de Inteligencia y James, y, por ende, la participación de los tres actores en el “armado parcial” de la trama de espionaje que fundamentó la causa de las escuchas ilegales y que, según el PRO, “desde su origen buscó dañar la figura de Macri”.
Al efectuar una segunda denuncia pública en la que establecieron una vinculación política entre James y el actual jefe de Gabinete de la Nación, Aníbal Fernández, los legisladores PRO de la Comisión Investigadora aseguraron que el ex miembro de la Policía Federal trabajó hasta el 2009, “como socio o accionista”, en la consultora y empresa de seguridad Lyon SRL (habilitada en 2005 por la gestión ibarrista), de la que uno de sus principales dueños es Ricardo Luis González Anun, funcionario desde 2007 de la Secretaría de Seguridad y Derechos Humanos del Ministerio de Justicia de la Nación.
González Anun entró a trabajar en la cartera de Justicia cuando su titular era Aníbal Fernández. “Queda claro que Ibarra habilitó a Consultora Lyon SRL por pedido expreso de Fernández, ya que González Anun, accionista de Lyon SRL, es un hombre de confianza del actual ministro de la Jefatura de Gabinete, como lo demuestran los decretos 58/2009 y 1.268/2009, y el 1.094/2010, donde, con fecha 9 de marzo, se le dio el último ascenso nombrándolo como administrativo en la Subsecretaría de Seguridad en los Espectáculos Futbolísticos, para enmascarar su condición de espía”, indicó Ritondo.
Según el legislador Martín Borrelli, el año que se habilitó Lyon (2005) “fue el mismo en el que efectuamos la denuncia de pinchaduras telefónicas a los que llevábamos el juicio político contra Ibarra. La causa recayó en el juzgado de Ariel Lijo, donde nunca se pudieron probar esas escuchas”.
Los macristas también denunciaron que James constituyó el 1 de junio de 2005 una sociedad con una participación accionaria del 30 por ciento, con el objeto social de seguridad privada, custodia de bienes y personas en general, denominada Protect Compañía de Seguridad SRL. Y que en “tiempo record”, el 16 de agosto de 2005, la gestión de Ibarra, a través de la Disposición N° 290 emitida por la Dirección General de Servicios de Seguridad Privada, habilitó el funcionamiento de esta empresa como prestadora de servicios de seguridad privada.
Dicha disposición fue publicada en el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires el 16 de septiembre de 2005 (BO N° 2277). “Con esta habilitación se puede advertir una complicidad entre Ibarra y James a partir de un claro encubrimiento, desde el momento en que un policía federal en actividad desde el 2003 recibe esta habilitación en flagrante violación de las leyes que regulan la materia”, acusó Borrelli.
La denuncia expuesta por el legislador del PRO destaca también que el trámite de habilitación para que James pudiera poner en funciones en el ámbito porteño a una empresa de seguridad privada recayó en las manos del por entonces director general de Servicios de Seguridad Privada, Marcelo Martínez.
“Este obediente ex funcionario ibarrista es quien hoy instruye los sumarios administrativos, nada más y nada menos, que para la Jefatura de Gabinete de la Nación a cargo de Aníbal Fernández. ¿Y quién era el superior de Martínez, que debía supervisar su trabajo? Claudio Suárez, en ese momento, subsecretario de Seguridad Urbana, hoy asesor del bloque ibarrista en la Legislatura y funcionario del área de Asuntos Municipales del Ministerio del Interior de la Nación, que encabeza Florencio Randazzo”, remarcó Borrelli.
En el expediente de Oyarbide figura una prueba que confirma la relación de amistad que James mantenía con un importante agente de la Secretaría que trabajaba en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, a quien le hacía frecuentes llamadas para saber “el horario de partida y llegada de los vuelos”, pese a que el ahora preso no realizó viajes al exterior. La certeza de la amistad entre este espía y James fue confirmada por el propio agente de la SIDE, que declaró en sede judicial.
“Cuando la SIDE sale a respaldar un hecho es porque alguno de sus hombres está involucrado en el caso, y ése es James. Por eso, la SIDE ya no puede hacerse la distraída y debe aclarar sus actividades en el tema de las escuchas ilegales, algo que en el ambiente de la Inteligencia vernácula es bien conocido”, remató un personaje del espionaje argento.

Cristian Ritondo, presidente bloque PRO
–¿Qué opinión le merece la denuncia penal de la SIDE?
–La verdad, uno espera que la Secretaría de Inteligencia se dedique a los temas de su incumbencia, como por ejemplo el crimen organizado y el narcotráfico, y no ande denunciando a diputados porteños por asuntos que son de público conocimiento. Igualmente creo que en este tema no tienen nada que ver los agentes de carrera del organismo y que la acusación penal fue ordenada por los responsables políticos de la SIDE, los kirchneristas Héctor Icazuriaga, el jefe del organismo, y Francisco Larcher, el subjefe.

–¿Con la denuncia no están reconociendo que James trabajaba para ellos?
–Esa es una hipótesis. Pero, básicamente hay dos: una es que la SIDE cubre a James y otra que demuestra que Ibarra miente, ya que dijo que en el Parque de la Ciudad sólo había una antena repetidora.

–¿Para usted la SIDE actuó en la causa de las escuchas ilegales para perjudicar al jefe de Gobierno, Mauricio Macri?
–Lo que está claro es que uno de los dueños de la agencia de seguridad Lyon, Ricardo González Anun, contrató a James como empleado. González Anun es, desde agosto de 2007, funcionario de la Secretaría de Seguridad Interior del Ministerio del Justicia, que dependió del ahora jefe de Gabinete de la Nación, Aníbal Fernández. O sea que Anun es empleado de Aníbal desde hace tres años.

–Entonces, ¿se cometieron irregularidades en la causa?
–Voy a poner un solo ejemplo: apenas se realiza la llamada anónima a la casa del líder de la agrupación Familiares y Víctimas del Atentado a la AMIA, Sergio Burstein, la comisaría 11 manda un patrullero de inmediato; y hace poco a mí me amenazaron y llamé a la comisaría de la zona de la Legislatura porteña y la policía no vino. Por eso me llama la atención la celeridad con la que actuaron en el caso de Burstein.

–A usted lo relacionan con el ex titular de la SIDE durante la presidencia de Eduardo Duhalde, Miguel Ángel Toma, afirmando que fue él quien le dio los datos sobre James.
Soy amigo de Toma y trabajé en la función pública con él, pero hace más de seis meses que no lo veo, ni siquiera para un café. Y cuando hice la presentación, él estaba en Europa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: