Posteado por: museodegrandesnovedades | agosto 22, 2011

La policía metropolitana y el gatillo fácil (2) Convalidación a través de las urnas (3)

En el post anterior enumeramos: 2 casos de gatillo fácil por otras fuerzas donde policías metropolitanos eran testigos, 2 casos de muertos en represión donde la policía metropolitana está involucrada (parque indoamericano), 4 casos de muertes por no escoltar las ambulancias a las villas, un caso donde policías metropolitanos de civil producen un enfrentamiento sin víctimas pero con riesgo para terceras personas y finalmente el caso del policía metropolitano  Juan José Lisondo que ante una discusión saca su arma reglamentaria y le dispara en la sien a una persona desarmada que sigue luchando por su vida.

http://www.eldiario24.com/nota/230226/policia-mata-a-ladrones-dentro-de-un-colectivo.html

Policía mata a ladrones dentro de un colectivo

El agente se enfrentó cuerpo a cuerpo con los asaltantes y redujo a dos de los cinco. Los otros tres lograron fugarse.

Un agente de la policía metropolitana mató este lunes a dos ladrones que intentaron asaltar a pasajeros de un colectivo que transitaba por el barrio de Barracas.

El hecho se produjo cerca de las 6:30 cuando cinco asaltantes armados buscaron asaltar a los pasajeros de un colectivo de la línea 79, que recorría la Avenida Vélez Sarsfield y Zepita, en Buenos Aires.

Según los informantes, el efectivo policial que se encontraba en el colectivo, enfrentó a los tiros a los ladrones.

Según testigos dos de ellos asaltaron al chofer mientras que los otros tres hacían lo propio con los pasajeros. El policía impartió la voz de alto, vestido de civil, pero lejos de cumplir con la orden policial, los delincuentes efectuaron varios disparos contra el agente, quien logro abatir a dos. Los otros tres lograron fugarse.

http://www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&dis=1&sec=1&idPub=233672&id=441768&idnota=441768

Para Burzaco, el policía actuó con “valentía y profesionalismo”
Eugenio Burzaco, el jefe civil de la Policía Metropolitana, dijo hoy que el efectivo de esa fuerza que mató a dos delincuentes en un asalto a un colectivo en el barrio de Barracas “actuó con valentía y profesionalismo” y que se graduó con un “muy buen concepto”.

“El oficial de la Metropolitana actuó con valentía y profesionalismo para proteger la vida del conductor y los pasajeros del transporte”, señaló el funcionario del gobierno de esta Capital Federal en un comunicado de prensa.
Para Burzaco, “todo policía es un funcionario público y como tal debe responder ante un delito que se presenta en flagrancia ante sí, esté o no de servicio”.
Y agregó: “Este oficial se recibió en la primera promoción de cadetes en diciembre de 2010 graduándose con un muy buen concepto por parte de los profesores del Instituto Superior de Seguridad Pública. En la Metropolitana tiene un excelente desempeño brindado sus servicios en la Comuna 12″.
Por último, el funcionario porteño añadió que tanto el oficial como la Policía Metropolitana están “colaborando con todo lo que el juez Juan Martín Ramos Padilla (a cargo de la causa) considere necesario”.

http://www.larazon.com.ar/policia/policia-Metropolitana-mato-ladrones-colectivo_0_268200205.html

Un policía de la Metropolitana mató a dos ladrones en un colectivo

Cinco delincuentes se subieron a un interno de la línea 79 en Avellaneda y amenazaron al chofer y a los pasajeros. El agente, que viajaba en el vehículo, respondió a los tiros.

Un oficial de la Policía Metropolitana mató hoy a balazos a dos hombres que, aparentemente junto a otros tres cómplices, subieron a robar a un colectivo que se dirigía a la estación de trenes de Constitución, informaron fuentes de esa fuerza de seguridad porteña.
El hecho se produjo pasadas las 4.30 de la madrugada a diez cuadras del Puente Vélez Sársfield, cuando cinco delincuentes subieron al interno 67 de la línea 79, que cubre el trayecto entre la localidad de San Vicente hasta la estación de trenes de Constitución.
Según informó la Metropolitana, en ese momento cuatro de ellos se distribuyeron en distintos sectores del colectivo y uno se acercó al chofer, a quien amenazó con un arma y le dijo que se trataba de un asalto.
En el vehículo había unos 10 pasajeros y en el último asiento viajaba un oficial de la Policía porteña que había subido en Berazategui y se dirigía a Saavedra, donde presta servicio.
El agente se despertó por los gritos y observó a los cuatro asaltantes que comenzaban a robarle a los pasajeros, por lo que se identificó como policía y sacó su pistola calibre 9 milímetros reglamentaria, con la que se resistió a tiros.
Según las fuentes, el policía, quien al momento del hecho se hallaba vestido de civil, alcanzó a herir y matar a dos de los delincuentes, mientras que los otros tres huyeron del lugar a la carrera.
En medio de una crisis nerviosa, el chofer cerró las puertas del colectivo, cruzó a la Capital Federal y se detuvo cuando encontró un control vehicular de la Policía Federal, en la avenida Vélez Sarsfield y Zepita, en el barrio de Barracas.
Los policías certificaron que dentro de la unidad se hallaban los dos hombres fallecidos, de 18 y 25 años, de quienes aún se desconocen sus identidades.
El oficial de la Metropolitana entregó su arma reglamentaria y se hallaba en los Tribunales para declarar sobre el hecho.
En tanto, también fueron citados a declarar los pasajeros del colectivo, quienes resultaron ilesos, para intentar determinar si alguno de ellos puede aportar datos sobre los delincuentes prófugos.

http://www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&idPub=233670&id=441684&dis=1&sec=1

Un pasajero del colectivo aseguró a la prensa que uno de los asaltantes que subieron a robar “era un chico de entre diez y once años” y que durante el robo “estaban muy nerviosos, sacadísimos”.
En tanto, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, aseguró que los delincuentes estaban armados y que el oficial de la metropolitana “está muy bien, pero muy nervioso por la circunstancia que le tocó vivir”.
Por su parte, el jefe civil de la fuerza, Eugenio Burzaco, consideró que el efectivo, graduado en diciembre de 2010 con “muy buen concepto” actuó “con valentía y profesionalismo para proteger la vida del conductor y los pasajeros del transporte”.
Además, las fuentes aseguraron que, en principio, no está acreditado que los delincuentes hayan alcanzado a disparar sus armas de fuego.
De todas formas, el ministro Montenegro explicó que “se secuestraron armas” dentro del colectivo y que el hecho “está muy, muy claro”.
Un pasajero del colectivo aseguró que los delincuentes “estaban sacadísimos, muy nerviosos, y no se les entendía lo que decían”.
“Todo ocurrió muy rápido, fueron segundos. Me querían sacar la billetera y yo les mostré que no tenía plata. Entonces, el policía se identifica”, relató el hombre a la prensa.
“A uno le aplica dos disparos y después cae. Al otro le aplica uno, medio que quiere balbucear algo, pero ahí, de remate, le aplica otro, porque no se sabía si quería resistirse con un arma”, agregó.
El testigo explicó que “el más chico (de los asaltantes) tenía entre diez y once años. Los chicos estaban adelante del colectivo y fueron los que se escaparon. Los más grandes, que actuaban como los cabecillas, fueron los que se dirigieron atrás y quedaron muertos”.
Finalmente, el hombre contó que “los ladrones no alcanzaron a disparar sus armas porque el policía actuó bastante bien y rápido”.

http://www.noticiasurbanas.com.ar/info_item.shtml?sh_itm=287766f2d3b4cb734608367d54447098

En diálogo con la prensa, Montenegro relató que los delincuentes, cinco en total, subieron al colectivo en territorio bonaerense, y tras amenazar con armas al colectivero y a los pasajeros, fueron enfrentados por un oficial de la Metropolitana vestido de civil.
Negando las versiones de un posible gatillo fácil, el Ministro remarcó que “se secuestraron armas dentro del colectivo y está todo muy claro”.
“Por lo que dicen los testigos, se hace conocer como policía y se produce una serie de disparos donde mueren dos de los delincuentes. El colectivero abrió la puerta para que huyeran los otros tres asaltantes, y decidieron seguir de largo hasta que encontraron a un patrullero de prefectura, ya del lado de Capital Federal”, relató, destacando que “se están haciendo todas las actuaciones para poner a disposición de la investigación”.

http://www.noticiasurbanas.com.ar/info_item.shtml?sh_itm=b01e34b906f9339da88abe1389c0daae

Burzaco destacó el accionar de un agente de la PM
En la madrugada de este lunes, un agente de la Metropolitana se enfrentó con cinco delincuentes en un colectivo. Según fuentes de la Prefectura Naval y de la PM, fallecieron dos de ellos. El hecho se produjo alrededor de las 4.30 cuando cinco ladrones ascendieron en Valentín Alsina, partido de Lanús, al interno 77 de la línea 79 perteneciente a la empresa San Vicente, en el que viajaban 10 pasajeros.

http://www.laprensa.com.ar/379640-Un-policia-de-la-Metropolitana-se-enfrento-con-cinco-delincuentes-en-un-colectivo-dos-murieron.note.aspx

Entre los pasajeros viajaba vestido de civil un oficial de la Policía Metropolitana -destinado a la seguridad de la Comuna 12 de Saavedra- que al intentar detener a los delincuentes fue atacado a balazos, por lo que extrajo su arma y los enfrentó a los tiros, según se informó.

El enfrentamiento armado terminó cuando dos de los ladrones cayeron muertos y sus cómplices escaparon. El chofer, los pasajeros y el policía no sufrieron heridas.

“El efectivo de la Policía Metropolitana que viajaba en el último asiento se levanta y da la voz de alto, los ladrones no acatan la orden y comienzan a dispararle, por lo que se produjo un enfrentamiento”, se informó en un comunicado de prensa.

http://www.lanacion.com.ar/1397892-brutal-asalto-en-barracas-dos-muertos-tras-un-violento-enfrentamiento

Un grupo de delincuentes intentó robar en un colectivo de la línea 79, pero un efectivo de la Metropolitana, que se encontraba a bordo, quiso frustrar el ataque y protagonizó un feroz tiroteo

Un efectivo de la Policía Metropolitana mató esta mañana a balazos a dos presuntos ladrones en el interior de un colectivo de la línea 79 en el barrio porteño de Barracas, informó el departamento de prensa de la misma policía.

Entonces, un efectivo de la Policía Metropolitana, que viajaba de civil, extrajo su arma reglamentaria al tiempo que les impartió la voz de alto.

Lejos de acatar la orden, los delincuentes efectuaron varios disparos contra el policía, quien repelió la agresión con su arma logrando abatir a dos y poner en fuga a los otros tres.

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-174584-2011-08-16.html

De milagro sólo fueron dos los muertos

Cinco jóvenes asaltaron el interno 77 de la línea 79. El micro llevaba once pasajeros, entre ellos un agente de la Metropolitana. El policía disparó contra los ladrones. Mató a dos y los otros escaparon. El gobierno de Macri respaldó lo actuado.

La información es confusa. Si se atiende a la información inicial, un agente de la Policía Metropolitana mató ayer, temprano en la mañana, a dos ladrones que intentaron asaltar a los pasajeros de un colectivo de la línea 79 a la altura del supermercado Makro, dos cuadras antes de cruzar el puente Victorino de la Plaza hacia el territorio porteño. Siguiendo la misma información, otros dos o tres asaltantes lograron escapar. También se señaló que los ladrones iban armados y cuando el agente, que no llevaba puesto el uniforme, descubrió lo que ocurría dio la voz de alto y, como los delincuentes no acataron la orden, disparó dos veces a cada uno de los fallecidos. Pasado el mediodía, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, y luego el jefe de la Metropolitana, Eugenio Burzaco, respaldaron la actuación del agente y destacaron su valentía y profesionalismo. Hasta acá, la información de las fuentes policiales. Poco o ningún énfasis se hizo en que en el colectivo viajaban otros diez pasajeros, y que por el momento no consta que las supuestas armas de los supuestos asaltantes hayan sido disparadas.

La historia, según las fuentes policiales, se inició a las 4.30 (aunque las primeras versiones, señalaron las 6.30) cuando un adolescente de 16, un muchacho de unos 25 años y unos tres chicos subieron al interno 77 de la línea 79 que se dirigía hacia la Capital. Lo hicieron a la altura del supermercado Makro, que se encuentra en Francisco Pievoni y Fiorito, en Valentín Alsina, partido de Avellaneda, y a dos cuadras del puente que cruza el Riachuelo para desembocar en la avenida Vélez Sársfield. Los tres más chicos amenazaron con armas al colectivero, mientras que otros dos se distribuían para robar las billeteras a los pasajeros. En el fondo, dormía el agente de la Metropolitana que había subido en Berazategui y se dirigía hacia la comisaría de la Comuna 12 en Saavedra, De acuerdo a las mismas fuentes, se despertó por los gritos y dio la voz de alto mientras desenfundaba su arma reglamentaria. Cuando comprobó que no acataban la orden, disparó contra los dos que se encontraban más cerca, provocándoles la muerte. Los otros tres huyeron.

La información, de hecho, no sólo fue respaldada sino subrayada por Montenegro y Burzaco, este último sostuvo que el agente (graduado en diciembre de 2010 con “muy buen concepto”, acuñó el jefe) actuó “con valentía y profesionalismo para proteger la vida del conductor y los pasajeros del transporte”, sin que quedara demasiado clara la última parte de la defensa de su subordinado.

De hecho, la ley de Seguridad Pública, artículo 28, inciso h), sostiene que los Metropolitanos deben “recurrir al uso de armas de fuego solamente en caso de legítima defensa, propia o de terceros y/o situaciones de estado de necesidad en las que exista peligro grave, inminente y actual para la vida de las personas protegidas, o para evitar la comisión de un delito que entrañe ese mismo peligro, debiendo obrar de modo de reducir al mínimo los posibles daños y lesiones a terceros ajenos a la situación”.

Los ajenos a la situación serían, para el caso, los otros diez pasajeros y el chofer, suponiendo que los cinco asaltantes eran cinco y eran asaltantes. De ser así, la ímproba tarea de sólo mostrar el arma y evitar que las otras se disparen contra sí mismo o contra los “ajenos” en el reducido espacio de 20 metros cuadrados más que un acto de valentía y profesionalismo, pareciera la bola de un pinball puesta a rebotar al azar.

Una de las probabilidades, aunque no planteada por fuentes policiales, es que el metropolitano haya disparado antes de que lo detectaran como policía, que lo hubiera destacado como blanco. La portación obligada del arma lo instaló en la falsa opción de proteger su vida anticipadamente. Esta hipótesis coincide con lo que señaló un testigo a las agencias: “Estaban armados pero no pudieron disparar porque apareció el policía. No pensaban que había un policía entre los pasajeros”.

“Todo ocurrió muy rápido, fueron segundos. Me querían sacar la billetera y yo les muestro que no tenía plata. Entonces, el policía se identifica. Yo no lo escucho porque tenía el MP3 puesto, y empiezan los disparos”, relató el hombre a la prensa, sin explicar cómo supo que el policía se identificó sin escucharlo. “A uno le aplica dos disparos y después cae. Al otro le aplica uno, medio que quiere balbucear algo, pero ahí, de remate –afirmó el testigo–, le aplica otro, porque no se sabía si quería resistirse con un arma”, agregó el testigo.

El caso quedó a cargo del juez de instrucción Juan Ramos Padilla. Que el caso haya ocurrido en Avellaneda podría generar el cambio jurisdiccional. Entre tanto, centenares de casos como el de Witis (ver abajo), Damián Rosende, Carla Laborde, dan testimonio de los intereses de las fuentes.

http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-174796-2011-08-18.html

ADVIRTIO LOS RIESGOS DE LA MANIPULACION OFICIAL

El CELS reclamó el esclarecimiento del asesinato de dos jóvenes por parte de la Metropolitana

A través de un comunicado, el Centro de Estudios Legales y sociales recordó que el lunes pasado un “efectivo de la Policía Metropolitana, David Alejandro Barrios, asesinó a Jesuán Ariel Marchioni, de 23 años, y a Rodrigo Alfredo Romero, de 16, durante un supuesto asalto ocurrido arriba de un colectivo en la localidad bonaerense de Avellaneda” Y denunció que “el caso evidencia la violación de las normativas y protocolos sobre uso de la fuerza letal”. El juez de Garantías de Avellaneda, Luis Carzoglio, dispuso la liberación de Barrios.

Más adelante el CELS agrega que el caso “muestra, además, los riesgos de la intervención de funcionarios policiales en hechos que se producen fuera de su jurisdicción y cuando no se encuentran en funciones.

“A la gravedad del caso se agrega el respaldo político de las más altas autoridades civiles al policía y a su versión de los hechos. El jefe de la Metropolitana, Eugenio Burzaco, elogió la ‘valentía y el profesionalismo’ del funcionario, a quien atribuyó haber actuado para ‘proteger la vida del conductor y los pasajeros del transporte’. En el mismo sentido, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, afirmó de manera inmediata que el hecho ‘está muy, muy claro’”.

Para el CELS, en cambio, “este apoyo automático de los funcionarios políticos busca instalar una versión sobre hechos que aún no han sido esclarecidos. Los indicios y testimonios recolectados hasta ahora muestran que el funcionario se habría comportado de forma temeraria y con una evidente falta de control en el uso de la fuerza letal. De acuerdo con los datos brindados por testigos a los medios de comunicación, Barrios habría disparado dos veces al adolescente, la segunda de ellas cuando agonizaba en el piso del colectivo. Es inadmisible que se justifique este tipo de actuación policial como parte de un programa de seguridad”.

En una primera instancia intervino el Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 24, a cargo del juez Juan María Ramos Padilla, quien dictó una resolución en la que se declaró incompetente y remitió la causa al juzgado correspondiente con jurisdicción sobre la localidad de Avellaneda.

“Los primeros datos de la investigación muestran que todos los disparos salieron del arma de Barrios y que de las otras dos armas secuestradas, una no tenía municiones y la otra tenía un solo proyectil que no llegó a dispararse”, indicó el CELS en un comunicado.

Por estos motivos, el propio Ramos Padilla sostuvo que las declaraciones de Burzaco y Montenegro fueron “apresuradas” y afirmó que el chico de 16 años pudo haber sido “simplemente un pasajero”.

“La creación de la Policía Metropolitana tuvo como objetivo generar una institución capacitada para intervenir en la prevención y represión de contravenciones y delitos menores. Resulta inadmisible que una fuerza local, de pretendida inserción comunitaria reproduzca las peores prácticas tradicionales del resto de las instituciones de seguridad”, sentenció el CELS.

El organismo de derechos humanos agregó: “El caso se suma al del oficial de la Metropolitana Juan José Lisondo quien el pasado lunes 8 de agosto baleó en la cabeza a un vecino luego de una discusión personal en el partido de Lomas de Zamora”.

Desde el CELS se exigió que “se esclarezcan las responsabilidades penales por parte de la justicia y que se lleve adelante la investigación administrativa correspondiente, a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad de la ciudad de Buenos Aires”.

Por último, el CELS advirtió que “la forma en que actuó el policía Barrios y la legitimación de este tipo de accionar por parte de las autoridades, contradice las normas de la propia Policía Metropolitana”.

http://www.noticiasurbanas.com.ar/info_item.shtml?sh_itm=dfe51a6a65a3eba9620ae3a1d31b1d31

La justicia ordenó la libertad de un oficial de la PM
Ante las críticas del juez nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 24, Juan María Ramos Padilla, y del CELS, el PRO ratificó su defensa al agente metropolitano David Alejandro Barrios, que el pasado martes participó de un tiroteo dentro de un colectivo, donde fallecieron dos personas, en la localidad de Avellaneda.

El magistrado que intervino en un primer momento tras producirse el incidente, el juez nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 24, Juan María Ramos Padilla, sostuvo que las declaraciones de Burzaco y Montenegro fueron “apresuradas” y afirmó que el chico de 16 años pudo haber sido “simplemente un pasajero” dejando en duda de esta manera la versión dada por el policía y avalada por los altos funcionarios PRO, esa que hace referencia a un asalto.
Más allá de estas declaraciones, este jueves la Policía Metropolitana aseguró que el Juez de Garantías de Avellaneda, Luis Carzoglio, falló y aseguró que “no existen elementos ni indicios de la comisión de delito que se pretende imputar y que justifiquen la detención del oficial que, según el fallo, obró para proteger la vida de los pasajeros”.
Según la resolución, el oficial David Alejandro Barrios actuó ante la presencia de cinco sujetos armados que habrían exteriorizado expresamente su intención de robo mediante el uso de armas de fuego contra el chofer y los pasajeros que se encontraban en el interno 77 de la Línea 79.
“En tal sentido el fallo asegura, además, que Barrios actuó de acuerdo a lo previsto en artículo 28 inciso h de la Ley de la Ciudad Nº 2894, que al referirse a la actuación policial habilita a los integrantes de la Policía Metropolitana a recurrir al uso de armas de fuego en caso de legítima defensa propia o de terceros”, agrega el texto.
El Gobierno porteño, además, hace referencia a lo actuado por el magistrado Padilla. “Según el fallo de la justicia, tampoco resulta acertado que el criterio expuesto en la resolución del Dr. Ramos Padilla se remita por un lado a publicaciones periodísticas para sustentar las dudas que se plantean en la misma. Quedó descartada la hipótesis sustentada por el juez incompetente, quien habría argumentado que el menor de 16 años era pasajero. Por el contrario, quedó probado que esta persona formaba parte de la banda que intentó asaltar a los pasajeros. Además, el juez de garantías, no comparte la opinión en cuanto a que el accionar del policía podría haber causado la muerte de una persona inocente”, afirma la PM.

http://www.infobae.com/notas/600497-Una-distincion-a-un-efectivo-de-la-Metropolitana-genero-polemica-con-un-juez.html

Una distinción a un efectivo de la Metropolitana generó polémica con un juez

El juez Ramos Padilla dijo que “es un poco apresurada” la decisión. El juez de instrucción federal Juan Ramos Padilla cuestionó al ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, por querer condecorar al oficial de la Policía Metropolitana que mató a dos delincuentes que habrían intentado asaltar un colectivo de la línea 79, que cubre el trayecto entre la localidad de San Vicente y la estación de trenes de Constitución.

El magistrado consideró que “es un poco apresurado condecorar” al oficial tal como pretende Montenegro y el jefe de la fuerza, Eugenio Burzaco. “La verdad que no sé si ellos tuvieron acceso al expediente, pero yo no vi las cosas tan claras. Tenemos una sola arma con cuatro disparos, presuntamente, con un ‘informecito’ que me ha dado balística, percutada. Tenemos que ser muy cuidadosos”, dijo Ramos Padilla.

En este marco, el juez de Garantías de Avellaneda, Luis Carzoglio, aseguró que no existen elementos ni indicios de la comisión de delito que se pretende imputar y que justifiquen la detención del oficial, que según el fallo, obró para proteger la vida de los pasajeros.

http://www.online-911.com/leer.php?s=1&id=19603&t=Qued%C3%B3-en-libertad-el-polic%C3%ADa-de-la-Metropolitana-que-mat%C3%B3-a-dos-asaltantes

Quedó en libertad el policía de la Metropolitana que mató a dos asaltantes

El titular del juzgado de Garantías número 9 de Avellaneda, Luis Carzoglio, consideró que no existen “elementos suficientes o indicios vehementes de la comisión de un delito y motivos bastantes para sospechar que ha participado en su comisión”, tal como lo establece el artículo 151 del Código Procesal bonaerense.
Además, el juez invocó un artículo del Código Penal que sostiene que no es punible la acción de quien “obrare en cumplimiento de un deber o en el legítimo ejercicio de su derecho, autoridad o cargo”.
Se trata del hecho ocurrido en la madrugada del 15 de agosto.
El juez Carzoglio recibió la causa ayer, después de que su colega porteño Juan Ramos Padilla declinara la competencia por entender que los hechos habían ocurrido en la jurisdicción bonaerense.
Pese a la decisión del juez de Avellaneda, la causa fue remitida a la UFI 3, que continuará adelante con la investigación hasta determinar si hay mérito para imputarle algún delito al policía o si, en cambio, el expediente se cerrará definitivamente.

http://www.eldiariodelfindelmundo.com/noticias/leer/38109/muere-joven-fueguino-a-manos-de-un-policia.html

El policía –28 años, con un pasado en la Infantería de Marina– quedó demorado e incomunicado. Si bien el jefe de esa fuerza, Eugenio Burzaco, salió a respaldar a su subordinado, lo cierto es que no está muy claro si éste se defendió de un ataque armado o si directamente disparó a matar.
Montenegro habló de “serie de disparos”, y un primer comunicado oficial de la Metropolitana sostiene que los ladrones “comenzaron a disparar”. Sin embargo, un testigo (uno de los pasajeros) dio otra secuencia.
Matías Palacios, uno de los muertos, era un joven fueguino de 25 años, quien desde hacía algún tiempo ya se había radicado en Buenos Aires.

http://www.online-911.com/leer.php?s=1&id=19558&t=Seguir%C3%A1-preso-el-polic%C3%ADa-de-la-Metropolitana-por-los-asesinatos-en-un-colectivo

Según las primeras pericias, Barrios fue la única persona que abrió fuego. El magistrado no descarta  que uno de los muertos –Rodrigo Romero, de 16 años– podría ser uno de los pasajeros que iban en el micro.
Fuentes judiciales explicaron que “los testigos no fueron claros en cuanto a la supuesta participación del menor en el intento de robo”.  En ese sentido, “amerita que se profundice la investigación, se cite a sus parientes, e incluso a su novia que es mencionada en el informe (policial)”, agregó en su escrito el magistrado.

Las fuentes detallaron que hay dudas del vínculo que tendrían los dos supuestos delincuentes muertos: “El menor tenía residencia en Lanús mientras que el mayor -Jesuán Ariel Marchioni, de 23 años-, que tendría antecedentes viviría en la localidad de Avellaneda. Debe profundizarse la investigación para determinar las razones de porqué el chico estaba allí” escribió Ramos Padilla.
Con respecto a las otras dos armas halladas en el interno 67 –además de la secuestrada al policía– los investigadores señalaron que no fueron disparadas: una de ellas estaba descargada; mientras que la otra tenía un solo proyectil en la recámara. Esa bala habría sido percudida pero no salió.
El juez que se haga cargo del caso deberá estudiar también los peritajes que solicitó su par porteño para establecer cuándo fue gatillada esa pistola. Ramos Padilla también pidió que se establezca el origen de esas dos armas. En tanto, la pistola calibre 22 reglamentaria de Barrios tenía 13 cartuchos y cuatro vainas servidas.
Para la investigación será clave la declaración de un pasajero que le dijo a la prensa que una de los jóvenes fue rematado por el policía. “Existen elementos de juicio que aconsejan profundizar la investigación para establecer cómo ocurrieron los hechos, y descartar en su caso que el accionar del imputado no haya causado la muerte de un inocente”, culmina la resolución.

http://crimenyrazon.com.ar/temas/liberan-al-policia-de-la-metropolitana-que-mato-a-asaltantes/

La utilización de armas de fuego por parte de policías fuera de servicio constituye una de las principales circunstancias en las cuales se producen muertes violentas con participación policial. De acuerdo con los datos producidos por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), a lo largo de los últimos diez años, 547 personas fallecieron en circunstancias en las que intervinieron efectivos fuera de servicio. Este número representa más de un tercio (36%) de los casos de civiles muertos en hechos violentos con participación policial.
“El caso evidencia la violación de las normativas y protocolos sobre uso de la fuerza letal. Muestra, además, los riesgos de la intervención de funcionarios policiales en hechos que se producen fuera de su jurisdicción y cuando no se encuentran en funciones”, señaló en un comunicado el CELS.
Desde el CELS también explicaron que, la intervención de policías fuera de servicio en hechos de violencia es la principal causa de muerte para los propios efectivos. Ya que de los 530 funcionarios policiales muertos en los últimos 10 años en hechos de violencia en la Región Metropolitana, sólo el 23% se encontraba de servicio, mientras que el 43% estaba de franco. El resto corresponde a policías retirados.

En el hecho ocurrido el lunes último, Jesuán Marchioni y Rodrigo Romero, son las personas que fueron asesinadas en el colectivo por David Alejandro Barrios, quien se hallaba vestido de civil y se dirigía al barrio de Saavedra a prestar servicio.

About these ads

Responses

  1. la verdad que hay que felicitarlo a este efectivo. ojala que siempre apoyen a los efctivos que realizen estas acciones, de lo contrario gracias a esta “gente” si se puede decir asi, vamos a vivir como si fueramos nosotros los malvivientes encerrados . dejen de poner gatillo facil por que cuando un caco mata a un policia nadie pone nada por que no vende la noticia entre tantos el periodismo el participe de la mala fama que tienen las fuerzas de seguridad.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 260 seguidores

%d personas les gusta esto: