Posteado por: museodegrandesnovedades | octubre 17, 2010

Los gastos de la policía metropolitana

http://www.noticiasjudiciales.info/Noticias_del_Dia/Compraran_1500_pistolas_Beretta_para_la_Policia_Metropolitana

Comprarán 1500 pistolas Beretta para la Policía Metropolitana

El Ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Dr. Guillermo Montenegro aprobó una contratación directa por un monto de $ 6.450.000,00.

El Ministro de Justicias y Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Dr. Guillermo Montenegro aprobó los pliegos de bases y condiciones particulares y de especificaciones Técnicas para la adquisición de 1500 pistolas Beretta modelo PX4 Storm F en una contratación directa por un monto de $ 6.450.000. Estas armas serán entregadas a los integrantes de la Policía Metropolitana – PM-. Anteriormente fueron adquiridas 800 unidades de este mismo tipo de pistola para la PM y un informe comparativo señala que resulta conveniente este modelo por su sistema de puntería, por mejor material constitutivo del grip y por sus seguros – en este trabajo fueron analizadas además las pistolas “Sig Sauer SP 2022”, “Bersa Thunder” -

También el Ministro Guillermo Montenegro señaló que en una serie de prácticas intensivas la pistola Beretta PX4 Storm F “cumplió acabadamente con las exigencias requeridas, no registrándose fallas en el funcionamiento en circunstancias límites que le fueron impuestas” y que la adquisición de nuevas unidades permitirá“homogeneizar todas las armas de puño calibre 9mm que utiliza el personal de la Institución”. La Comisión Evaluadora de Ofertas de la Contratación Directa para la compra de 1.500 pistolas Beretta modelo PX4 Storm F estará conformada por los funcionarios Claudio Enrique Serrano, Roberto Jorge Cots y Miguel Angel Ciancio. El pliego de bases y condiciones – no tiene valor asignado- podrá ser consultado y retirado en Avda. Pte. Roque Sáenz Peña 547, piso 8º- Ciudad Autónoma de Buenos Aires -

NoticiasJudiciales.INFO en el mes de Diciembre de 2009 informó que el Ministro Guillermo Montenegro aprobó la compra de escopetas de dotación general, escopetas de dotación táctica y pistolas de dotacion específica – Resolución Nº 1.049 – MJYSGC/0- a las empresas Bucello y Asociados y Trompia SRL por $ 968.321, 66. Las escopetas de dotación táctica corresponden a la marca Mossber 590 A 1, calibre de 12/76 UAB, con una capacidad mínima de 5 cartuchos – recamaras adaptadas para cartuchería magnum -, con miras metálicas que permitan efectuar disparos a media y larga distancia. Las pistolas son Sig Sauer 1911 Nitron con acabado exterior negro mate, anti-reflejo, con alta resistencia a la oxidación, calibre 45 y cargadores con una capacidad mínima de 8 cartuchos.

http://www.noticiasjudiciales.info/Portada/Columna_3/Gastan_casi_3.000.000_en_muebles_y_cortinas_para_la_Policia_Metropolitana

Gastan casi $3.000.000 en muebles y cortinas para la Policía Metropolitana

El Ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Dr. Guillermo Montenegro autorizó el llamado a licitación pública.

El Ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Dr. Guillermo Montenegro autorizó el llamado a licitación pública para la adquisición de muebles y cortinas destinadas a la Policía Metropolitana –PM –y el Instituto Superior de Seguridad Pública por la suma de $ 2.921.250. La Comisión Evaluadora de Ofertas estará integrada por los funcionarios Claudio Serrano, Daniel Pujol y Constanza María Gentile Oviedo.

El Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires mediante esta licitación pública tiene previsto adquirir sillas y sillones tapizados con cuero negro, muebles en madera enchapada y con melamina, mesas de reuniones, armarios, bibliotecas, distintos tipos de escritorio, archiveros, mesas de comedor, sillas universitarias, estrados, percheros, cajas de seguridad, cestos de basura, distintos tipos de cortinas y colchones.

http://www.elargentino.com/nota-54890-Como-crear-una-fuerza-policial-sin-empobrecerse-en-el-intento.html

Cómo crear una fuerza policial sin empobrecerse en el intento

El 27 de julio, tras una compra directa autorizada por el ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, dicha operación fue publicada en el Boletín Oficial. El equipamiento de la policía  macrista se habría hecho en base a comisiones y sobreprecios. Palacios empresario.

En la mañana del martes 18 de agosto, durante el acto por los 15 años del atentado a la Amia, el ministro de Educación porteño, Mariano Narodowski, soportó con estoicismo el abucheo que la concurrencia le dedicó a su jefe a raíz de la designación del comisario Jorge Fino Palacios en la Policía Metropolitana. Luego deslizaría al oído de un dirigente comunitario la siguiente frase:
–Cuando Mauricio se emperra con algo, es difícil hacerlo entrar en razones.
Sus palabras fueron tapadas por la lúgubre sirena que cada año evoca la hora exacta en que el 18 de julio de 1994 una bomba destruyó el edificio de la calle Pasteur. A unos metros estaba la Presidenta y cuatro de sus ministros.
Lo cierto es que tal obstinación es un misterio en sí mismo, máxime cuando proviene de alguien proclive a cancelar sus iniciativas más bizarras. “En el fervor de la gestión firmó muchos decretos en los que no sé los detalles”, supo decir tras suspender otra  extravagancia suya: la obligación de las empresas en brindar datos sobre las adicciones de sus empleados.
En esos días –ello ocurría a fines de julio– su gestión sumaba unas 53 medidas luego aplazadas por inviables o ridículas. Sólo por semejante motivo, resulta inexplicable su fijación psicológica con Palacios. Y, además, que esté dispusto a pagar el correspondiente costo político. Lo cierto es que en este punto sobrevuela un interrogante: ¿en qué se basa realmente su compromiso con el Fino?
La respuesta por ahora es como un secreto de Estado.
Claro que el origen de semejante enigma se remonta a la mañana del 23 de noviembre de 1991, cuando el heredero de Franco fue llevado a una casa ubicada sobre la avenida Garay al 2800, de Parque Patricios, para reconocer el sitio en el que dos meses antes había transcurrido su secuestro.
Y al llegar a un oscuro sótano, rompió en llanto. Su sollozo entrecortado y agudo era casi infantil. En ese instante, un oficial lo estrechó entre sus brazos con  fingida ternura. Se trataba del Fino. La cuestión es que ese gesto bastó para que el joven millonario recobrara la compostura. Y fue el comienzo de una gran amistad.
Tanto es así que aquella inusual variante del síndrome de Estocolmo –en este caso, la identificación de una víctima con su presunto salvador– le deparó a Palacios una changa paralela a su oficio policial: ser el responsable de la seguridad de la familia Macri. Y, desde luego, el ejercicio de esa tarea lo introdujo en los secretos más íntimos del poderoso clán. “Por ahí pasa los tiros”, confió una fuente vinculada al Gobierno porteño.
El sabueso emprendedor. Fue en el otoño de este año cuando un sujeto impecablemente trajeado ingresó a unas oficinas ubicadas en el séptimo piso del edificio de Maipú 216. Allí fue recibido por la señora Alicia Beatríz Ares, quien le informó que su marido lo recibiría en unos minutos. Al rato, el Fino emergió por un pasillo con los brazos abiertos, antes de guiar al otro hacia su despacho.
–Carlos te manda saludos– dijo éste, tras sentarse en un sillón.
Se refería a un amigo de ambos: el ex ministro Carlos Corach.
Luego hablaron de negocios. El visitante era nada menos que titular de la empresa Trompia, representante exclusivo de la marca Beretta en Argentina su nombre: Juan Carlos Modestini. Y tras una breve tratativa, acordó con su anfitrión la venta de 850 pistolas 9 milímetros por cuatro millones de pesos. Era un precio beneficioso para las dos partes, ya que superaba los 165 euros que cuesta ese arma por unidad. Antes de cerrar el asunto, el señor Modestini quiso saber cómo se iría a sortear el problema de la licitación. Por toda respuesta, el Fino agitó un brazo, como para espantar a una mosca imaginaria.
El 27 de julio, tras una compra directa autorizada por el ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, dicha operación fue  publicada en el Boletín Oficial.
Idéntica dinámica se utilizó en la compra de uniformes, tal como  fue publicado el 9 de enero en el Boletín Oficial. El Fino habría cerrado el negocio en las oficinas de la calle Maipú, antes de que el ministro Montenegro estampara su firma en su despacho oficial, eludiendo –con la excusa de la urgencia– todos los procedimientos vigentes en materia de compras y contrataciones del Estado.
Pero, en este caso, ello fue lo de menos; en realidad lo escandaloso del asunto fue que esas indumentarias fueran adquiridas a la empresa Texicorp, cuyo titular es Alberto Kaanore (h), nada menos que el sospechoso del caso Amia que Palacios habría encubierto, tal como sostiene el fiscal Alberto Nisman.
Siempre a través de la compra directa, Montenegro avaló otra operación de casi dos millones de pesos, esta vez a cambio de 15 patrulleros y 15 motocicletas, adquiridas a la empresa Roycam. El hecho es que, cuando ese negocio fue cerrado, el Fino adquirió una camioneta Mercedez-Benz C200 Kompressor Avantgarde, valuada en 160 mil pesos; los vendedores: una agencia vinculada con Roycam. Hay quienes suponen que ese lujoso vehículo fue es la comisión personal de Palacios.
Al menos eso es lo que ahora trata de establecer la casa central de la automotríz alemana, cuyos directivos ordenaron una investigación sobre uno de sus representantes locales para determinar si hubo realmente una maniobra de subfacturación.
En un aspecto global, lo cierto es que, en el mayor de los sigilos, el Fino planificó el diseño de la policía macrista desde su oficina de la calle Maipú. Allí funciona la empresa Strategic Security Consultancy SRL, creada en 2006 por el matrimonio Palacios. De hecho, en ese sitio el comisario no sólo acordó las compras de equipamiento para la futura fuerza sino que también seleccionó a sus cuadros jerárquicos, además de liquidar los sueldos de los primeros instructores. Y lo hizo en representación de su consultora, la que había sido contratada a tal efecto por el Gobierno de la Ciudad.

Dicho de otro modo, la creación de la Metropolitana fue tercerizada por la empresa de quien sería su primer jefe, con las correspondientes ventajas económicas: facturar en nombre de su consultora, cobrar como titular de la Metropolitana, a lo que se suman los beneficios mensuales de su retiro en la Federal.
La existencia de la Pyme de Palacios fue cuestionada durante una reciente interpelación a Rodríguez Larreta en la Legislatura. Y sin que se le mueva un sólo músculo del rostro, esgrimió la siguiente explicación: “La empresa es del suegro”.
En efecto, hace unas semanas el Fino habría dado –en el aspecto formal– un paso al costado para borrar su nombre del directorio de SSC, así como en el pasado lo hizo con su otro emprendimiento: la empresa Arpa-Organización de Seguridad SRL, creada en 1979, cuyos titulares nominales, a través de los años, fueron alternativamente sus suegros, sus cuñados, sus concuñados y sobrinos.

Legajo secreto. En estas horas  ha tomado fuerza un rumor inquietante: entre los asesores inorgánicos de la policía macrista figuraría un ex comisario de la Bonaerense de intensa trayectoria durante la década pasada. Dicha versión –propalada por una fuente vinculada al Gobierno porteño– asegura que dicho personaje sería Mario Naldi. Sin embargo, allegados al Gordo –tal como lo llamaban sus subordinados– insisten en desmentir tal información.
En el aspecto estrictamente policial persiste un enigma en torno al legajo de Palacios. Sucede que en su carrera hay un agujero negro entre 1976 y 1987. Se sabe que en tal lapso pasó por Coordinación Federal (posteriormente rebautizada Superintendencia de Seguridad Federal), el brazo político de la mayor agencia policial del país durante la dictadura. De ello, el Fino no tiene causas judiciales ni denuncias por delitos de lesa humanidad. Pero sí hay indicios fragmentados. Y uno de ellos proviene del ex comisario Carlos Gallone, un ex represor actualmente condenado a reclusión perpetua por la masacre de Fátima, ocurrida el 20 de agosto de 1976. Según sus propios dichos, Palacios habría sido subordinado suyo, tal como sostuvo en una declaración judicial.
Ello posiblemente se ajuste a la verdad, puesto que a fines de los años ‘80, Palacios –ya con el grado de subcomisario– fue nombrado segundo jefe en la Dirección de Inteligencia de la fuerza. No es imaginable que alguien sin experiencia en la materia acceda a semejantes funciones. Y en su legajo público no hay referencias sobre su paso por esa área. Tal vez en los años de plomo se haya cultivado en el arte de espiar al prójimo. Habría que saberlo.

 

About these ads

Responses

  1. siempre lo mismo, claudio serrano realizo los mismos negocios raros estando en la policia federal como socio del importador bucelo.realizando compres de manera expurea para el geof .

  2. si, si comprando para el geof armamentomarca sig al igua que las pistolas sig del grupo especial doar de la metropolitana. solo resta que investiguen.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 253 seguidores

%d personas les gusta esto: