Posteado por: museodegrandesnovedades | septiembre 7, 2010

Cámaras de seguridad (ciudad, provincia de Buenos Aires y Londres)

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1302092

La Capital suma cámaras de seguridad

El gobierno porteño instaló 300 equipos en espacios públicos; llegarán a 1000 en marzo próximo; hay otros en autopistas y subtes

Se multiplican en la ciudad los ojos electrónicos contra el delito. El gobierno porteño ya tiene 300 cámaras de seguridad, distribuidas en más de 20 barrios, y según adelantaron serán 1000 en marzo próximo, en tanto que a partir de abril de 2011 se planifica comenzar a instalar otros 1000 equipos de videovigilancia.

El despliegue forma parte de un plan integral de vigilancia con cámaras, cuyas imágenes son transmitidas al Centro de Monitoreo Urbano (CMU) que la Policía Metropolitana posee en sus oficinas sobre la avenida Patricios, en La Boca.

Desde esta central se da aviso de situaciones irregulares al Centro Unico de Comando y Control porteño (CUCC), situado en Chacarita, que deriva los casos a las policías local y Federal. Según voceros de la Metropolitana, la recepción de las imágenes por medio de la vigilancia electrónica ya permitió alertar a las fuerzas de seguridad en 300 casos de delitos, contravenciones, accidentes y emergencias.

Por ejemplo, el 20 de agosto, alertados por la sala de monitoreo, policías federales y metropolitanos lograron detener a dos hombres en los alrededores de la plaza San Martín que minutos antes habían sido observados cuando realizaban una brusca maniobra en torno de un joven que tomaba sol en el espacio verde y salían corriendo.

El personal de monitoreo logró guiar a los policías hasta los presuntos delincuentes, en el otro extremo de la plaza, donde comienza la calle Marcelo T. de Alvear. Los individuos fueron interceptados y, tras ser identificados, se supo que tenían pedido de captura por robo con armas.

De los 300 dispositivos instalados durante la primera etapa del plan, actualmente 220 captan imágenes desde espacios públicos de Balvanera, Barracas, Belgrano, La Boca, Boedo, Caballito, Coghlan, Colegiales, Constitución, Devoto, Flores, Monserrat, Parque Chacabuco, Parque Patricios, Paternal, Recoleta, Retiro, Saavedra, San Nicolás, San Telmo, Villa Pueyrredón y Villa Urquiza.

La semana pasada, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri; el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, y el jefe de la Policía Metropolitana, Eugenio Burzaco, visitaron la comuna 12 (que agrupa a Saavedra, Coghlan, Villa Urquiza y Villa Pueyrredón), y desde el Centro de Comerciantes de Villa Urquiza anunciaron que esos barrios -donde opera la fuerza de seguridad local- contarán con 64 cámaras; 15 ya están hoy operativas.

LA NACION solicitó conocer la ubicación exacta de los dispositivos, pero voceros de la Policía Metropolitana explicaron que, por cuestiones de seguridad, esos datos no pueden difundirse, si bien en las adyacencias de cada lugar de emplazamiento hay carteles que advierten sobre la presencia de las cámaras, tal como lo establece la ley vigente, para evitar toda posible invasión de la privacidad. De todos modos, muchas de ellas -especialmente las situadas en espacios verdes- resultan claramente visibles por el cartel identificatorio. Por caso, las que funcionan en las plazas Miserere, Houssay y San Martín.

La capital de Gran Bretaña, Londres, es un paradigma en cuanto a la videovigilancia. Cuenta con 10.524 cámaras monitoreadas por la policía, pero suman unas 500.000 si se cuentan los equipos privados. El gobierno británico defiende la iniciativa, pero el gran despliegue de vigilancia electrónica también cosecha críticas en cuanto a la invasión de la privacidad; los más tenaces opositores a la medida la equiparan con el ojo del Gran Hermano de George Orwell.

Otros dispositivos

Además de estos dispositivos monitoreados por la Policía Metropolitana, funcionan otras 23 cámaras en Puerto Madero, supervisadas por la Prefectura Naval Argentina.

La empresa estatal concesionaria de las autopistas porteñas, AUSA, cuenta con 150 aparatos dispuestos en los peajes, las autopistas y sus accesos, que emplea para auditar el tránsito en las vías rápidas de la Capital. Voceros del organismo dijeron que en algunos casos la Justicia solicitó las grabaciones en investigaciones de hechos delictivos o de accidentes viales.

Otras 40 están dispersas en distintos puntos de la ciudad, principalmente en el macrocentro y el Noroeste, para controlar el tránsito, y son monitoreadas desde Carlos Pellegrini al 200 por la Subsecretaría de Tránsito y Transporte.

Voceros de Metrovías, concesionaria del servicio de subtes, confirmaron que tienen instaladas 220 cámaras de seguridad en estaciones, pasillos, accesos y andenes. Las imágenes son recibidas tanto por el Puesto Central de Seguridad de las oficinas de Metrovías, en Once, como por la Policía Federal.

A este cúmulo de dispositivos de vigilancia y auditoría hay que sumar un número no especificado de cámaras manejadas por entidades privadas, de las que no existe un registro unificado. Un número no precisado de esos equipos de video es controlado por la Policía Federal.

Durante la segunda etapa del plan de vigilancia con cámaras, la Policía Metropolitana instalará 200 equipos de video más, esta vez en Villa del Parque, Núñez, San Cristóbal, Almagro, Palermo, Chacarita, Villa Crespo, Villa Ortúzar y Agronomía.

A fines de marzo próximo, las autoridades porteñas prevén que habrá 1000 cámaras en funcionamiento en toda la Capital. La inversión en los 1000 dispositivos, su instalación y la remodelación del Centro de Monitoreo Urbano para adaptarlo a los nuevos requerimientos sumarán 13.000.000 de pesos, dijeron voceros de la Policía Metropolitana.

El gobierno porteño planifica colocar 1000 más en tres etapas antes de que culmine el mandato de Macri, en diciembre de 2011.

EN DETALLE

Hay 300 cámaras colocadas en los barrios de Balvanera, Barracas, Belgrano, La Boca, Boedo, Caballito, Coghlan, Colegiales, Constitución, Devoto, Flores, Monserrat, Parque Chacabuco, Parque Patricios, Paternal, Recoleta, Retiro, Saavedra, San Nicolás, San Telmo, Villa Pueyrredón y Villa Urquiza.

Otros 200 dispositivos serán colocados antes de fin de año en Villa del Parque, Núñez, San Cristóbal, Almagro, Palermo, Chacarita, Villa Crespo, Villa Ortúzar y Agronomía.

Para marzo próximo serán 1000 las cámaras de la Policía Metropolitana dispuestas en la Capital, gracias a una inversión de 13 millones de pesos.

EN RECOLETA, LAS COSTEAN LOS COMERCIANTES

En la zona de Recoleta se instalaron cámaras de seguridad por una iniciativa de los vecinos, y ellos mismos solventan su funcionamiento. Desde marzo pasado comenzaron a colocarse 19 cámaras con aportes exclusivos de comerciantes de la zona, que deben desembolsar 2000 pesos por mes por cada unidad durante el primer año, y otros 1000 pesos por el segundo año. Los aparatos están ubicados en tramos de las avenidas Alvear y Quintana, y en las calles Posadas, Guido y Ayacucho. El gobierno porteño concentra el monitoreo y las filmaciones en la central de comando, en el barrio de Barracas.

http://www.clarin.com/policiales/investigaciones/Camaras-seguridad-dudas-gasto-millonario_0_296370536.html

Cámaras de seguridad: las dudas de un gasto millonario

Son muy caras y se discute si sirven para bajar el delito. En el Gran Buenos Aires ya se instalaron 1.100 y la idea es que haya 5.000. En algunos partidos, se llevan la mitad del presupuesto de seguridad. Los expertos dicen que, por sí solas, son poco efectivas.

Si la Policía británica se cuestiona acerca de la efectividad de las cámaras de seguridad en Inglaterra, donde hay una cada 14 habitantes, ¿por qué deberían ser efectivas en el conurbano bonaerense, donde hay una cada 9.000 personas? La primera pregunta dispara otras. Si la cámara en la calle realmente disuade a los delincuentes, ¿significa que el mapa del delito se irá corriendo hacia los barrios donde no hay cámaras? Si esto es así, ¿sólo sería posible imaginar un ideal de estrategia de seguridad con cámaras en todas las esquinas, como en el set de The Truman Show? Eso requeriría de un ejército de controladores (alguien tiene que mirar las cámaras las 24 horas), que ocuparía una buena franja de los habitantes de los barrios a vigilar.

Los vecinos terminarían mirándose unos a otros, pero en monitores .

El escenario de un barrio entero bajo un ojo electrónico es cada vez menos disparatado. En los barrios del Gran Buenos Aires ya se instalaron 1.100 cámaras de vigilancia, y van por más. Llegarán a 5.000, según lo previsto en el Plan de Seguridad Ciudadana lanzado hace 16 meses, más las que se coloquen con fondos propios y asistencia de la Provincia, que llevará cámaras a los 90 municipios bonaerenses que aún no las tienen: los del interior.

La inversión global es millonaria (200 millones sólo de la Nación) y plantea dos dudas bien marcadas. Una, quién se queda con el negocio de la venta, colocación y mantenimiento de semejante arsenal tecnológico. La otra, si su implementación alcanzará uno de los sueños dorados de la Argentina del tercer milenio: bajar, al fin, el delito real en la calle .

Instalar cámaras demanda bastante más que los tornillos para fijarlas a las paredes de las esquinas. “Las cámaras no son sólo el aparato: implican tendido de cables, construcción y montaje de un centro de monitoreo y la contratación de personal”, explican en la Secretaría de Gobierno de la Municipalidad de San Martín.

Allí no hay cámaras todavía, aunque ya están instalando el anillo de fibra óptica que servirá para procesar las imágenes. Pondrán 140 cámaras provistas por Telefónica , la empresa que ganó la licitación. El sistema costará 5,9 millones de pesos sin contar los sueldos de los empleados que vigilarán.

Telefónica también se ocupa del tema en Berazategui, y otras empresas se reparten más municipios: XN Networking en La Matanza y Malvinas Argentinas; United Security Service en Hurlingham y San Miguel, y Global View –una empresa del ex montonero Mario Montoto que no pertenece a la cámara del sector y opera algunos servicios por contratación directa , a través de convenios con universidades– en Tigre, Lomas de Zamora, Lanús y Vicente López.

Esta diversidad de empresas y condiciones presentan perfiles confusos para los costos. Tigre paga $ 845 por mes por cada cámara (tiene 400) y, entre los que compraron, la diferencia es notable: La Matanza pagó entre $ 11.000 y 22.000 pesos cada cámara (según sea fija o móvil); Morón, entre 17.400 y 30.300 pesos; Lanús, $ 38.500 y Quilmes, $ 40.600.

¿Será todo esto para una mayor seguridad? Para Eduardo Hortel –ex camarista de Casación de la Provincia y profesor de Derecho Procesal en la Universidad de La Plata– “la inversión se justifica si el material es de calidad. Si en vez del rostro de la persona sólo se ve la figura difusa de alguien delinquiendo, nos enteraremos del delito igual que si no hubiera cámaras y no podríamos detener a nadie con eso”.

En Morón dicen que, desde que están las cámaras en la zona bancaria del partido, allí no se registraron nuevas “salideras”. Aunque aclaran: “Tenemos que ser prudentes con esta apreciación, porque pudo haber un corrimiento del delito o bien un cambio en su modalidad”. Y lo que piden es que “se considere la utilización de las grabaciones como prueba”.

La polémica estalló en Tigre hace dos meses. Una de las cámaras del municipio captó el intento de asalto a un automovilista y el fiscal del caso ordenó liberar a los sospechosos al considerar que la imagen no era prueba suficiente. Las autoridades del partido -con el intendente Sergio Massa a la cabeza- se presentaron como querellantes y apelaron. Les fue bien: el procurador le dio el caso a otro fiscal, que terminó procesando a los ladrones.

Entonces, ¿las cámaras están dando resultados? En San Isidro dan un ejemplo cercano. Dicen que en mayo pasado las 220 cámaras de seguridad instaladas en el partido contribuyeron a la detención de 22 personas (8 de ellas sólo por averiguación de antecedentes) y al secuestro de 11 vehículos. No está mal para empezar, aunque parece irrisorio al lado de las 6.239 causas penales que se abren allí cada mes , según datos de la Procuración de la Provincia que no toma en cuenta los casos donde estén involucrados menores.

Aunque Scotland Yard, la Policía de Londres, cuestionó la eficacia del sistema de cámaras comparado con el gigantesco gasto fiscal que ocasiona (es la ciudad más vigilada del mundo), en la Provincia de Buenos Aires creen firmemente en el sistema. Guido Lorenzino, subsecretario de Planificación Estratégica del Ministerio de Seguridad bonaerense, acepta que “el delito no desaparece, pero la cámara disuade y previene”. Y asegura que ya hay indicadores que lo demuestran: “En Berazategui el delito bajó un 30% en los lugares donde hay cámaras”, dijo a Clarín .

–¿Y qué pasará con los barrios donde no las hay? –No puede haber una cámara en cada esquina como no puede haber un policía en cada cuadra. Sería imposible y antieconómico. Pero la cámara no es el único medio para luchar contra la inseguridad, sino un instrumento más. Hay que abordar la cuestión como un bloque y desarrollar otras acciones.

–¿Podrán afrontar los municipios el enorme gasto que significa mantener el sistema cuando las cámaras ya estén instaladas? –Se hará sin problemas. Primero porque el gasto no va a ser tan grande, y segundo porque entre la Provincia y la Nación haremos un esquema para asistir con fondos a los municipios que lo necesiten.

Detrás de la necesidad hay un negocio enorme. Marcelo Colanero, presidente de la Cámara Argentina de Seguridad Electrónica (CASEL), habla de un mercado en franca expansión. Cuando se fundó la Cámara, hace 8 años, estaba integrada por 30 empresas.

Ahora hay 110 . Se dedican a vender y operar cámaras de vigilancia, alarmas y sistemas electrónicos de control de accesos. “Es un rubro que viene creciendo a un ritmo de entre un 20 y un 30 % por año ”, dice Colanero. Y afirma que “ un vecino de Martínez que va hacia su trabajo en la Capital puede ser filmado más de 70 veces , si contamos los peajes y shoppings”.

¿Dónde poner las cámaras? “Las distribuimos con un criterio de cerrojo perimetral del partido, abarcando los ingresos y egresos. Son sitios estratégicos que permiten saber dónde van los que roban”, explica Diego Santillán, director de Protección Ciudadana de Tigre. Eso necesita muchos pares de ojos: allí, los monitores son vigilados por 180 personas que cobran un promedio de 3.500 pesos . Un gasto fijo importante para un tema que en Tigre consideran esencial: el sistema de cámaras se lleva el 50% del presupuesto del área de Protección Ciudadana.

http://www.publico.es/internacional/246184/cctv/londres/videovigilancia/scotland-yard

La videovigilancia contra el crimen en Londres fracasa

Un informe de Scotland Yard revela que tan sólo se detiene a un criminal al año por cada mil cámaras de vigilancia

Un caso resuelto al año por cada mil cámaras.  La estrategia empleada en los últimos años por el Gobierno británico para luchar contra el crimen y el terrorismo no parece funcionar. La inversión, de 500 millones de libras (unos 580 millones de euros), para instalar la red de cámaras de Circuito Cerrado de Televisión (CCTV) por toda la capital británica tampoco parece justificada. Resolver un crimen a la Policía Metropolitana de Londres recurriendo a las pruebas grabadas le sale al contribuyente por la friolera de cinco millones de libras. “Un gasto enorme para una eficacia mínima”, en palabras del diputado conservador David Davis.

Todos estos datos se desprenden del ultimo informe interno de Scotland Yard revelado este martes por el diario The Independent. La conclusión, la expuesta por el Inspector Jefe de la Policía de Londres, Mick Neville: los agentes deberían dedicar más esfuerzos a capturar a los criminales en la calle que en resguardarse en las evidencias de las cámaras de vigilancia.

En la última década, el Reino Unido se ha plagado de redes de cámaras de CCTV con el objetivo de atajar los crímenes y luchar contra el terrorismo. No hay datos oficiales por la controversia que esto podría causar en la opinión pública, pero sí hay estimaciones que apuntan a que en todo el país podría haber instaladas casi cinco millones. La cifra invertida en todo este tiempo se multiplicaría por cinco.

Neville, en su informe, duda de que esto sirva para algo. En el informe, el jefe de Policía dice que cualquier persona puede ser grabada varias veces a lo largo de un día y que la Policía suele tener bastantes expectativas cuando arresta a alguien, pero la realidad acaba siendo otra completamente distinta. A veces, incluso las evidencias grabadas en vídeo no son suficientes para acusar a nadie. Un ejemplo gráfico: según Neville, en un mes las cámaras sólo sirvieron para encarcelar a ocho de 269 sospechosos de robo en todo Londres.

Intimidad violada

Las críticas, que ya las había, no van a tardar en volver a emerger tras este informe. Para Davis, “El uso de cámaras de CCTV es una gran intrusión en la vida privada de las personas porque todo el mundo puede ser grabado a cualquier hora del día pero “no provoca un aumento claro en la seguridad de esas personas”. Por ello opina que “la Policía Metropolitana ha tardado mucho en darse cuenta de la falta de efectividad de las CCTV, algo que es palpable tanto en Londres como en el resto del país”.

Mientras tanto, Scotland Yard está inmerso en la Operación Jabalina, un programa patrocinado por el Ministerio de Interior con el objetivo de optimizar el uso que se hace de las cámaras. Al mismo tiempo se ha creado en 11 distritos de la capital el Departamentode Indentificación y Detección Visual. Su propósito es seleccionar cuidadosamente las imágenes de los potenciales sospechosos, almacenarlas en una base de datos a la que tiene acceso cualquier agente de Policía y tenerlas presentes para que en caso de delito, puedan ser usadas contra los criminales.

El problema es que esa selección es la subjetividad. Un policía, en base a uss conocimientos, puede hacer un seguimiento de cualquier persona que le parezca sospechosa con una cámara. Esas imágenes quedan almacenadas y, a no ser que haya una evidencia de crimen, permanecerán estancadas en los servidores de la Policía por si acaso. Una forma de prevención un tanto intrusiva.

About these ads

Responses

  1. hola me llamo Gladis, quisiera saber. si tengo posibilidad de trabajar para el gobierno de la ciudad.en el sector de cctv. tengo experiencia desde el año 1994 actualmente trabajo de seguridad.por cooperativa para el banco ciudad.desde ya muchas gracias.

  2. ayer me rayaron el auto en calle llavallol y margariños cervantes,la camara esta en la esquina y se ve si alguien se acerca al auto,como hago para verla


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 261 seguidores

%d personas les gusta esto: